Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diócesis de Córdoba inmatricula un quiosco del Ayuntamiento

El local, levantado hace un siglo por un particular, se asienta en terreno de dominio público

En 2005, un año antes de la inmatriculación de la Mezquita, la Diócesis de Córdoba declaró la iglesia de San Hipólito, gestionada por la Compañía de Jesús, como propia en el Registro de la Propiedad. El edificio incluía un pequeño quiosco adherido en una esquina del exterior de la colegiata; una minúscula estructura construida por el Ayuntamiento a principios del siglo XX. Por eso, la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) de Córdoba considera que el quiosco es de “dominio público”. Según el presidente de la Gerencia, Luis Martín, en su departamento “queda constancia” de que se trata de un espacio construido en un dominio público y ha avanzado que el Ayuntamiento planteará “alegaciones” al Catastro para que se modifique la ficha.

El Ayuntamiento ha comprobado la titularidad pública de esa esquina de la ciudad tras la sorpresa de saber que el espacio había sido inmatriculado por Iglesia. Los técnicos se percataron de este hecho cuando, en junio del año pasado, el consejo rector de la Gerencia Municipal de Urbanismo aprobó un proyecto a instancias de la Compañía de Jesús por las que se les cedía el uso del quiosco para explotar socioculturalmente este espacio.

En los archivos de Urbanismo consta que el quiosco fue construido a principios del siglo pasado por un particular, quien solicitó el correspondiente permiso al tratarse de un terreno de dominio público. Posteriormente, el bien se traspasó al Ayuntamiento. Por lo cual, el presidente de la Gerencia asegura que el quiosco no forma parte de la Iglesia. Además, insinuó que el Consistorio se podría plantear, incluso, emprender acciones legales para recuperar la titularidad de este bien. El Área de Gestión ha iniciado ya los trámites y está recopilando información sobre este bien para tratar de demostrar que es de propiedad municipal.

Este no es el primer encontronazo que tiene el Ayuntamiento con la Iglesia a cuenta de bienes inmatriculados por la diócesis. El caso más flagrante es el del Triunfo de San Rafael, que estaba incluido en el inventario municipal de bienes de 2010 y que, sin embargo, desapareció del inventario de 2013. El Consistorio determinó finalmente que el monumento y la plaza vallada que lo rodea eran propiedad del Obispado de Córdoba, pero anunció que iniciaría negociaciones para que se cediese a la ciudad.

Un ejemplo del lío que existe en los archivos municipales. El Ayuntamiento de Córdoba reconoció, el pasado octubre, que en el inventario municipal hay bienes que no deberían estar, mientras que otros que sí que deberían, no aparecen. Por eso, el Área de Hacienda encargó a sus técnicos que se pongan a trabajar “ficha a ficha” en el inventario municipal para aclarar qué bienes son del Ayuntamiento y cuáles no.