Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más dinero del Ministerio para el Real, menos para el Liceo

El esfuerzo inversor del Estado con el teatro de Madrid es casi un 30% superior en el del coliseo barcelonés

La platea del Liceo llena de público, durante una jornadas de puertas abiertas.
La platea del Liceo llena de público, durante una jornadas de puertas abiertas.

La balanza del esfuerzo inversor que hace el Ministerio de Educación Cultura y Deportes con las aportaciones ordinarias que hace en el Teatro Real de Madrid y el Liceo barcelonés siempre se inclina en favor del primero. Entre 2010 y la temporada de 2015 el Real recibirá 72 millones de euros del Ministerio de Cultura y el Liceo 55,2 para su funcionamiento ordinario. El Ministerio contribuye con un 68% de las subvenciones públicas en el caso del Real que recibe un 25% de la Comunidad de Madrid y una subvención menor del Ayuntamiento de la ciudad. En el caso del Liceo, con los estatutos del consorcio que lo rige en la mano, la aportación del Ministerio debería ser del 45% y la de la Generalitat del 40%. En la práctica y desde hace tres temporadas es la Generalitat la que aporta más —ocho millones de euros anuales que representan el 43% de las subvenciones— y el Ministerio se ha plantado en un 35%. En euros contantes y sonantes: 6,8 por temporada. El Ayuntamiento de Barcelona aporta un 10% y un 5% la Diputación.

El Liceo ha percibido este año 3,8 millones de euros más por la devolución de las subvenciones al IVA en las obras de reconstrucción del coliseo y otros 4,1 por la aportación que le correspondía al Ministerio dentro del plan de viabilidad aprobado para enjugar el déficit que arrastra el teatro barcelonés de 16 millones de euros. A pesar de esta aportación extra, lo que aporta el Ministerio al Teatro Real es casi un 30% más que al Liceo.

El intento de CiU, PSC y Entesa en el Congreso y en el Senado para aumentar la aportación del Ministerio de 6,8 millones de euros con una enmienda a los presupuestos de 2015 fracasó por la oposición de PP. “Lo que pretendíamos era corregir el desequilibrio creciente entre lo que, según los estatutos, el Estado debería aportar y lo que realmente contribuye”, explica el diputado socialista en el Congreso, Álex Sáez. En cambio, sí se aprobará la enmienda del PP para aumentar en 300.000 euros la aportación del Ministerio al Real por lo que recibirá como subvención 9.075.000 euros.

El plan de viabilidad del Liceo ha supuesto inyectar 11 millones de euros

“El desequilibrio es histórico y obedece a dos factores. Uno, que la titularidad del Real es del Ministerio de Cultura y el Liceo es un consorcio en el que se pactó un determinado porcentaje por administraciones que está siendo incumplido en los últimos años. El segundo casi se podría calificar de ideológico porque obedece a un espíritu centralista de las inversiones y en eso el Liceo es solo un caso más”, añadía el diputado.

Los dos teatros han sufrido recortes importantes en las subvenciones públicas. Las aportaciones del Ministerio al Liceo han caído a la mitad desde la temporada 2009/2010 que fue de 12,7 millones de euros a 6,8 de la temporada 2014/2015. Pero también ha pasado algo parecido en el Real que en 2010 recibió 17,1 millones de euros de Cultura y en 2015 serán 9. Los dos han recortado sus presupuestos en proporciones parecidas: el Real partía de 54 millones de euros para la temporada de 2010 y en 2014 fueron 42; mientras que el Liceo tuvo un presupuesto de 54 millones de euros en 2009/2010 y afronta la actual con 41 millones.

El Real ha conseguido rebajar su dependencia respecto a las subvenciones en ese mismo periodo de tiempo y si en 2010 las aportaciones públicas representaron el 45% de sus ingresos, en 2014 fueron el 30%, lo mismo que suponen los ingresos por mecenazgo y el resto por las actividades propias del teatro y el alquiler de espacios. A ese equilibrio entre las tres entradas de ingresos se refiere un alto responsable del Real para negar un trato de favor del Ministerio: “Desde que estuvo claro que las aportaciones de las administraciones nunca serían lo que eran, hemos hecho un esfuerzo en no depender tanto de ellas, en buscar más patrocinio y otros ingresos. Y lo estamos consiguiendo, por eso rechazamos el victimismo de que el Estado ayuda más al Real”.

Una visión opuesta a la que tiene Ferran Mascarell, consejero de Cultura de la Generalitat: “El Estado ha disminuido sus aportaciones sin previo aviso año tras año y se han roto los pactos. Se da la circunstancia, además, de que el Liceo retorna al Estado gran parte de lo que recibe vía impuestos, algo que no pasa con la Generalitat". El año pasado la actividad del Liceo supuso un retorno de 9 millones de euros por ingresos fiscales —sobre todo IVA— que recauda la administración central.

El presupuesto del Liceo es fuertemente dependiente de las subvenciones aunque ha conseguido reducir el 51% de esos ingresos al 45% de la última temporada en la que otro 39% procedía de taquilla y alquiler de salas y el 14% restante del mecenazgo. En el coliseo barcelonés, la ecuación de menos subvenciones y pérdida de ingresos por mecenazgo y taquilla es lo que ha motivado la generación de un déficit de 16 millones que supuso una operación rescate en toda regla por parte de las administraciones y un esfuerzo en captar más ingresos y recortar gastos. El plan de viabilidad ha supuesto una inyección de 11,1 millones de euros —9 en 2014 y el resto en 2015— entre las cuatro administraciones. Precisamente, la extrema fragilidad de su tesorería es lo que provocó el enésimo reproche entre los patronos. El Ministerio se comprometió en liquidar su aportación de 4,1 millones de euros en dos plazos: el primero entre mayo y junio y el segundo entre octubre y noviembre. Pero la liquidación no se ha hecho hasta ahora: “Se han retrasado meses y eso nos ha supuesto problemas”, apuntan desde el Liceo. “Son aportaciones extraordinarias que tienen que tramitarse por real decreto por cada una de ellas. Por eso se optó por unificarlas en un solo pago”, se justifican desde el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM). Y añaden: “No nos parece justo que se diga el Ministerio aporta menos porque este año han sido 14,7 millones de euros entre las aportaciones ordinarias, la devolución del IVA y la del plan de viabilidad”.