Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La confederación del Guadalquivir denuncia las amenazas a tres agentes

200 agricultores retuvieron a los policías fluviales durante una hora en una finca

Un pozo ilegal en los alrededores de Doñana. Ampliar foto
Un pozo ilegal en los alrededores de Doñana.

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ha denunciado ante la Guardia Civil las amenazas e insultos que unos 200 agricultores del entorno de Doñana profirieron a tres agentes fluviales que el lunes fueron a inspeccionar los pozos ilegales en una finca en Lucena del Puerto (Huelva). El jefe del Servicio de Control y Vigilancia de Dominio Público Hidráulico, Enrique Rodicio, ha precisado que los técnicos que han sufrido ese altercado “se encuentran muy mal de ánimo” y que “llegaron a temer por sus vidas”.

Rodicio asegura que es “la primera vez en 20 años” que se produce un incidente de estas características. “Es normal que se produzcan tensiones cuando se impone una sanción pero no que una multitud amenace y rodee a quienes solo están cumpliendo con su labor”, detalla este responsable de este organismo. La confederación dispone de una veintena de guardas que vigilan las zonas de dominio público de las provincias de Sevilla y Huelva que dependen de ella. En Andalucía la guardería fluvial está compuesta por 90 agentes.

Las reacciones al incidente no se han hecho esperar. La Plataforma en Defensa de los Regadíos del Condado también ha condenado estos hechos. Su presidente, Cristóbal Picón, ha querido dejar claro que el altercado del lunes no es una práctica habitual sino un suceso “aislado”. Con todo, Picón ha remarcado que en la zona hay “mucha impotencia” por las sanciones que están recayendo en el colectivo por la extracción de agua subterránea en Doñana a instancias de la Fiscalía de Medio Ambiente. “Ha sido una sorpresa lo que ha ocurrido y desde la plataforma intentamos que estos altercados no se repitan. Estos son hechos aislados que se nos escapan de las manos , pero sí entendemos el estado delicado en el que se encuentran los agricultores que en cualquier momento se puede perder los nervios”.

El delegado de la Junta en Huelva, José Fiscal, ha hecho un llamamiento a la sensatez, una cualidad que dice siempre ha definido a los agricultores. “Hago un llamamiento a la tranquilidad para que estos incidentes no se produzcan más. Los agricultores han demostrado siempre ser gente preocupada por sus asuntos pero sensata”, ha remarcado el delegado. Fiscal confía en que la situación cambie cuando se apruebe definitivamente el Plan de Regadío de la Corona Norte de Doñana, que regulará los cultivos en esa comarca. “Los agricultores necesitarán agua superficial y en ese asunto tendrá mucho que decir la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir que depende del ministerio”, ha dicho Fiscal, quien asegura que “la confederación está trabajando en ese asunto”.