Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere la cría de oso que fue hallada en abril en el Val d'Aran

El animal tenía 10 meses y lo estaban criando en un cercado en semicautividad

La cría de oso pardo hallada sin su madre en el municipio de Aubèrt. Ampliar foto
La cría de oso pardo hallada sin su madre en el municipio de Aubèrt.

Aubèrta, la osita de tres meses encontrada el pasado 17 de abril en el patio de una casa del pueblo de Aubèrt (Val d’Aran), ha sido encontrada muerta esta mañana por sus cuidadores. Las causas de su muerte se están investigando en la facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

Desde que fue encontrada descarriada, el cachorro de oso ha permanecido custodiado en un cercado natural secreto del Pirineo, próximo a la frontera con Francia. Ahora tenía ya 10 meses de vida, pesaba unos 50 kilos y los técnicos consideraban que estaba en condiciones de ser devuelta a la vida salvaje.

El cadáver del plantígrado ha sido trasladado esta mañana a la Facultad de Veterinaria de la UAB, donde un experto en fauna salvaje le practicará una necropsia para conocer las causas de la muerte

El cadáver del plantígrado ha sido trasladado esta mañana a la Facultad de Veterinaria de la UAB, donde un experto en fauna salvaje le practicará una necropsia para conocer las causas de la muerte. Según el consejero de Agricultura aranés, Jose Enric Arró, el animal ha podido morir a causa de una herida abdominal provocada por la rama de un árbol.

Los técnicos de Medio Ambiente del Conselh Generau d’Aran estaban realizando un exhaustivo seguimiento de los movimientos de Aubèrta en su vida en semicautividad. Para ello le habían colocado identificadores visuales en las orejas, un emisor GPS en la espalda y un emisor de radio intraabdominal. Incluso una cámara web instalada en el cercado estaba pendiente de todas las actividades del animal.

La comisión de seguimiento acordó el pasado mes de septiembre plantear a Francia la liberación de Aubèrta en su territorio, cerca de la frontera, en una zona donde solo quedan dos plantígrados machos. El objetivo era soltarla a primeros de diciembre, antes del período de hibernación, pero no hay constancia de la respuesta de las autoridades galas.