Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sitio de El Prado y de El Retiro, más cerca de la lista de la UNESCO

El Ministerio de Cultura reconoce este bien como Patrimonio Mundial

El lago del parque del Retiro, con el monumento a Alfonso XII. Ampliar foto
El lago del parque del Retiro, con el monumento a Alfonso XII.

El Consejo del Patrimonio Histórico —dependiente del Ministerio de Cultura y con representación de todas las comunidades autónomas— decidió ayer incluir el madrileño Sitio de El Retiro y El Prado en su lista de patrimonio mundial en España, cumpliendo así con el primer paso para que la UNESCO le otorgue ese mismo reconocimiento a nivel internacional a partir de 2016.

El Consejo ha tomado esta decisión durante su 75ª reunión, en Lanzarote, presidida por el director general de Bellas Artes, Miguel Ángel Recio (PP). La propuesta madrileña fue impulsada por el Ayuntamiento de la capital (PP), con respaldo pleno de la oposición, y avalada por el Gobierno regional (PP); se puso en conocimiento del Ministerio de Cultura el pasado mes de marzo.

Una vez que el sitio madrileño forme parte de esta lista de ámbito nacional durante al menos un año, podrá ser tomado en consideración por la UNESCO. Ese periodo servirá además para preparar el expediente correspondiente para tramitar dicha candidatura.

La zona reconocida ayer comprende 203 hectáreas en el corazón de la ciudad, fundamentalmente el parque de El Retiro y el paseo del Prado; no sólo el área ha sido declarada Bien de Interés Cultural por el Gobierno regional, sino que incluye 23 monumentos que cuentan también con ese mismo reconocimiento.

Destacan en este conjunto patrimonial los tres grandes museos del conocido como Paseo del Arte: el Prado, el Thyssen-Bornemisza y el Reina Sofía. Pero también se incluye la Puerta de Alcalá, el Jardín Botánico, la Real Academia Española, el Observatorio Astronómico o el Palacio de Cibeles, sede del gobierno municipal.

En la actualidad, en la lista de la Organización de las Naciones Unidas (que se remonta a 1972) hay más de un millar de lugares; España es el tercer país en número de bienes reconocidos (44). Con su candidatura, “Madrid corrige una deuda histórica, ya que es una de las pocas capitales europeas que aún no posee ningún bien incluido en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO”, señaló ayer la alcaldesa de la capital, Ana Botella.

Según el Consejo de Patrimonio Histórico, “el valor de un paisaje urbano único en el centro de Madrid reside en su singular unidad de conjunto, que refleja el extraordinario ensamblaje de sus diversos elementos a través de períodos muy distintos de la historia. Por una parte, dicha evolución, de más de tres siglos, se da en los jardines, que siguen sucesivos patrones barrocos, neoclásicos, románticos y paisajistas; y, por otra, destacan estilos arquitectónicos diversos. El espíritu del lugar, lejos de corresponder a una imagen fosilizada de tiempos pretéritos, se hace vívidamente patente en aspectos culturales y sociales de la actualidad”.

Además del sitio madrileño, el Consejo de Patrimonio Histórico validó ayer también las otras tres candidaturas presentadas: Los Bosques de Hayedos; Madinat Al-Zahra y el Pórtico de Ripoll.

La primera es un proyecto internacional reconocido en 2008 a iniciativa de Eslovaquia y Ucrania, y ampliado tres años después a Alemania. En el caso de España, se incluyen los hayedos de Aztaparreta y Lizardoia (Navarra) y los de Ayllón (Madrid y Castilla La Mancha). Madinat Al-Zahra es un yacimiento arqueológico a cinco kilómetros de Córdoba. La ciudad fue fundada hacia el año 940 por el califa Abd al-Rahman III como sede del recién creado califato de Córdoba. Fue destruida apenas 70 años después en las revueltas que acabaron con ese califato. Cayó en el olvido tras la ocupación cristiana, y no empezó a ser excavada hasta 1911. El monasterio de Ripoll fue construido para la familia del conde Wifredo el Velloso, el primero en ser enterrado allí, en 897. Su pórtico, del siglo XII, es un referente del arte románico, según el Consejo.