Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urbanismo aprueba el plan que limita la apertura de nuevos bares en Russafa

Se establece un máximo de 9 bares y restaurantes en un radio de 80 metros y de 2 discotecas o 'pubs' en 200 metros de radio

Las terrazas se acumulan en las aceras del barrio valenciano de Russafa. Ampliar foto
Las terrazas se acumulan en las aceras del barrio valenciano de Russafa.

La Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Valencia ha aprobado este lunes el Plan Especial de Russafa en el que limita la apertura de nuevos locales de ocio "con el objetivo de evitar la acumulación de residuos en franjas horarias concretas, el aumento de viandantes y de ocupación de la zona pública o el nivel de ruido en la calle". La modificación de la normativa, promovida por la Asociación de Vecinos y la asociación de hosteleros del barrio, trata de controlar el número de nuevos bares, restaurantes, discotecas o pubs que en los últimos años han proliferado en el barrio.

La Modificación puntual de las Ordenanzas del ámbito del Plan Especial PEP-2 (Russafa-Sur) regula la implantación de nuevas actividades recreativas y establecimientos públicos en la zona y limita su número en función de la proximidad o densidad de locales en la actualidad. El plan define dos grupos de actividades. Para el primer grupo, formado por restaurantes, cafés, bares y cafeterías, se establece un máximo de 9 locales en un círculo de 80 metros de radio. En el segundo grupo, formado por discotecas, salas de baile o pubs, se podrán ubicar un máximo de 2 locales en un círculo de 200 metros de radio.

El presidente de la asociación de vecinos de Russafa, Giovanni Donini, se ha mostrado satisfecho con la aprobación de este plan que, asegura, cuenta con el beneplácito de la asociación de hosteleros de Russafa. Para Donini, este plan "llega tarde" puesto que ya son numerosos los locales de hostelería existentes y las quejas por el ruido derivado de su actividad no cesan.

La asociación de vecinos explica que van a tratar de alcanzar cuantos acuerdos sean oportunos para tratar de evitar que el barrio sea declarado Zona Acústicamente Saturada, como ha ocurrido con el barrio del Carmen, donde se restringe el tráfico desde las 10 de la noche y la policía controla exhaustivamente el horario de cierre de locales. Giovanni Donini ha explicado que la actividad comercial y de ocio en el barrio es positiva porque lo revitaliza pero ha argumentado que los hosteleros deben ser conscientes de la necesidad del descanso vecinal y tratar de conciliar sus intereses con los de sus vecinos.