Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Convergència avisa de que el objetivo no es correr sino “votar y ganar”

Los nacionalistas avisan que la fecha electoral vendrá determinada tras el pacto con ERC

Artur Mas, durante el Consejo Nacional del partido celebrado este sábado en Bellaterra.
Artur Mas, durante el Consejo Nacional del partido celebrado este sábado en Bellaterra. EFE

Convergència (CDC) está dispuesta a anticipar las elecciones pero no a precipitarse y que sean “cuanto antes” como pide Esquerra. Francesc Homs, portavoz del Ejecutivo catalán, calculó el viernes que Artur Mas anunciará su decisión en un mes. En el consejo nacional de CDC, Josep Rull, coordinador del partido, abundó ayer en esa teoría y primó la necesidad de ampliar el apoyo al independentismo. “Hay que encontrar el momento clave [de las elecciones]. El objetivo no es correr; hay que llegar, votar y ganar”, recalcó el número dos de los nacionalistas, que rechazó también dilatar demasiado el proceso para no perder la potencia de la movilización soberanista.

Mariano Rajoy sigue tachando el 9-N de fracaso porque fueron a votar 2,3 de los siete millones de catalanes (1,8 millones votó por la independencia). En Convergència hacen la lectura justo al revés: creen que fue un éxito apabullante y por ello se consideran con fuerza moral para marcar los tiempos después de que Mas ideara la consulta alternativa del 9-N, que al principio fue rechazada por sus socios, incluido ERC. “Cataluña ejerció de país libre y digno”, dijo Mas en el cónclave.

El Consejo Nacional de CDC dedica una larga ovación a Mas por haber puesto las urnas

El plan de CDC es seguir con el ejemplo “inteligente” y “audaz” del 9-N. Su estrategia se basa en seducir a quienes votaron “sí-no” (sí a un Estado propio pero vinculado a España). El eje de su campaña se centrará en explicar cómo se financiaría y estructuraría ese hipotético Estado y cómo lograría el reconocimiento internacional. Y, después, busca pactar la lista con ERC. Rull avanzó que la fecha se fijará tras consensuar cómo celebrar las plebiscitarias. “Parece que la primera cuestión es el cuándo y lo importante es el qué y el cómo”, insistió. Y, para tranquilizar a ERC, remachó: “Hemos decidido ser un país libre. No habrá Gobierno, fuerza, tribunal o fiscalía puedan detener el anhelo de este pueblo”.

No hay Gobierno, fuerza, fiscalia o tribunal que pueda detener el anhelo de este pueblo", dice Rull

Tras la conmoción del caso Pujol, los ánimos en Convergència han dado un vuelco. El partido que fundó Jordi Pujol cumple este lunes 40 años pero Rull, que aludió a la efeméride, apenas le citó. Convergència es cada vez más la Convergència de Mas y especialmente tras llevar al límite su apuesta del 9-N. “Presidente”, le dijo Rull, “gracias por poner las urnas”. Los 400 consejeros, en pie, le aplaudieron dos minutos.

Rull cargó contra el Gobierno de Rajoy por amedrentar a los voluntarios y tildó de “vergonzante” que Alicia Sánchez-Camacho, líder del PP catalán, “inspirara” a la Fiscalía sobre cómo actuar contra Mas. En una entrevista en el Punt-Avui, Camacho dijo ayer que en Madrid se empieza a ser consciente de la magnitud del conflicto y atribuyó la tardanza al doble discurso que practica CiU en Barcelona y Madrid. “¡Espectacular!”, zanjó Rull en alusión al tiempo que ha tardado el Gobierno en asumirlo.

Unió apuesta por agotar la legislatura pero ve inevitable las elecciones si no hay consulta

Unió, en un consejo nacional paralelo, optó por agotar la legislatura y actuar con la “misma serenidad” del 9-N. Ramon Espadaler, su secretario general, subrayó, sin embargo, que no habrá más remedio que ir a las elecciones si Rajoy no pacta una consulta. Mas, por otra parte, publicó ayer un artículo en Le Figaro en el que asegura que el proceso soberanista no tiene nada que ver con el nacionalismo, que siete de cada diez catalanes tienen su origen fuera de Cataluña y que es un país de vocación europea.