Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Exigimos un pacto

En cuatro años los grupos políticos no han sido capaces de llegar a un mínimo acuerdo para luchar contra la pobreza

Las nuevas cifras de pobreza en Cataluña publicadas por el IDESCAT demuestran que cada día hay más personas que viven en situación de pobreza y que Cataluña es un país más pobre que hace un año. Está aumentando la crisis social en nuestro país. Las cifras demuestran lo que las entidades sociales vemos cada día y hace meses que denunciamos. Los indicadores publicados exponen, una vez más, que la pobreza es un problema de país.

La pobreza en Cataluña es extensa, severa y crónica y la situación social que vive el país está poniendo a prueba a las entidades sociales de Cataluña. La situación actual ha generado un nuevo paradigma social y político: las entidades sociales catalanas aceptamos este cambio de época —porque es un hecho—, pero no aceptaremos que este cambio de época acabe provocando una pérdida ni un debilitamiento de los derechos sociales.

La situación actual también tiene que provocar que todos los actores de la sociedad: las Administraciones, las empresas, el tercer sector y los otros agentes sociales, y la ciudadanía repensemos nuestra acción colectiva e individual y construir, entre todos, una salida de la crisis más igualitaria y más justa para todo el mundo.

Para construir un futuro de progreso para las personas todos tenemos que tener muy claro que ahora, más que nunca, la inversión social es la clave para el desarrollo económico y la calidad de la democracia. Sin cohesión social, sin política social y sin avanzar en derechos no tendremos un desarrollo económico estable y sostenido. Tenemos que construir una ciudadanía que defienda la justicia social en primera persona y participe conjuntamente con los gobiernos en la construcción colectiva de una sociedad mejor y menos desigual. La situación es crítica. O avanzamos en derechos, o retrocedemos y adelgazamos el Estado del Bienestar.

En Cataluña, casi 1,5 millones de personas viven en situación de pobreza; 554.600 personas no tienen ningún ingreso en nuestro país (185.000 más que hace 5 años)

Tenemos que avanzar, y lo tenemos que hacer entre todos y todas. Ni la sociedad civil sola lo puede sostener, ni tampoco podemos esperar que todo lo hagan los gobiernos. Necesitamos unos gobiernos con responsabilidad pública, para los cuales el fortalecimiento de la sociedad civil y el tercer sector sea una prioridad. Necesitamos un tercer sector fuerte, eficiente, plural y cooperador con la Administración, y necesitamos una ciudadanía cada vez más comprometida socialmente.

En Cataluña, casi 1,5 millones de personas viven en situación de pobreza; 554.600 personas no tienen ningún ingreso en nuestro país (185.000 más que hace 5 años) y somos la comunidad autónoma con más desahucios en toda España.

Además, vivimos un proceso de proletarización de las clases medianas y empobrecimiento de las clases trabajadoras. Las entidades sociales que atendemos a más de dos millones de catalanes hemos visto cómo ha bajado la financiación pública de nuestras acciones, pero a la vez hemos ganado complicidad ciudadana. A día de hoy contamos con la complicidad de 300.000 voluntarios y voluntarias y, día a día, conseguimos más presencia pública y más visibilidad.

Hace falta que las Administraciones cumplan con sus compromisos de pago y poder conocer un calendario para poder planificar nuestras acciones y evitar nuevos problemas de tesorería que pondrían en peligro la atención de los colectivos más vulnerables de la sociedad. Desde el Tercer Sector decimos que “hacemos mucho con poco", pero no aceptamos hacer nada con menos, por responsabilidad social con las personas.

Para construir un futuro de progreso para las personas hace falta la ciudadanía y los poderes públicos tengan muy claro que ahora, más que nunca, la inversión social es la clave para el desarrollo económico y la calidad de la democracia. Sin cohesión social, sin política social y sin avanzar en derechos no tendremos un desarrollo económico estable y sostenido.

Las entidades sociales del país apostamos por un pacto contra la pobreza en Cataluña. Hace años que venimos reclamando este gran acuerdo, le damos pleno apoyo, y pedimos que sea lo más consensuado posible con los partidos políticos y los agentes sociales. Lamentamos que después de cuatro años hablando del pacto contra la pobreza, los grupos parlamentarios no hayan podido llegar ni a un acuerdo de mínimos. Realmente, ¿hay voluntad y unidad política para ir a la una en la lucha contra la pobreza?

Queremos que los derechos sociales tomen cada día más protagonismo en todos los medios informativos. Reclamamos que la lucha contra la pobreza y la reivindicación de los derechos sociales tengan un renovado protagonismo y sean una prioridad para el desarrollo social, económico y democrático. Hagamos entre todos y todas de la lucha contra la pobreza y las desigualdades la clave del progreso humano de nuestro país.

Àngels Guiteras Mestres es presidenta de la Taula de Entitats del Tercer Sector Social.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS