Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica por el nuevo grado de veterinaria en la Universidad de Lleida

La reivindicación histórica del territorio choca contra la opinión de los colegios profesionales

La Universidad de Lleida (UdL) por fin tendrá su grado en Veterinaria. El centro y el secretario de Universidades, Antoni Castellà, presentaron ayer el nuevo programa. La decisión se comunicó después de que el Consejo Interuniversitario de Cataluña diera luz verde a la nueva titulación, que no está exenta de polémica. El Colegio de Veterinarios de Cataluña y una parte del mundo universitario cuestionan que sea conveniente y viable.

La Escuela Superior de Ingeniería Agraria (ETSA) de Lleida ofrece desde 2008 un grado en Ciencia y Producción Animal. La nueva propuesta crearía el grado de Veterinaria, ofreciendo la posibilidad de la doble titulación aunque permite optar solo por una de las dos. Duraría seis años y constaría de 240 créditos.

Lleida, en su condición de epicentro pecuario de Cataluña, siempre ha reivindicado la posibilidad de tener este grado, que ahora solo ofrece la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Una posición que defienden tanto los sindicatos como el mundo empresarial, la Diputación y la Paeria. Es por ello que el verano pasado todos se unieron para criticar que el Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña y el de Lleida consideraran que la propuesta “no está avalada por un estudio sobre la demanda real de veterinarios” y precisa de una gran inversión.

60 nuevas plazas

“La apertura de esta titulación no es una mera visión territorial, sino que se debe a la gran calidad y reconocimiento académico de ETSA”, aseguró Castellà. Por su parte, el rector de la UdL, Roberto Fernández, agradeció al secretario su implicación personal en el impulso. Ambos recordaron el incumplimiento del acuerdo con la UAB para una titulación conjunta. En Cataluña hay 3.500 veterinarios en activo y cada año hay 145 nuevos estudiantes. UdL agregaría 60 nuevas plazas.

En los últimos cuatro cursos en la UAB se han matriculado un total de 15 estudiantes leridanos en veterinaria, dato que utilizan algunos detractores de la nueva facultad —que abogan por la creación de estudios postuniversitarios— para rebajar el nivel de demanda.

La Diputación ofreció un edificio para instalar un futuro hospital veterinario, una infraestructura obligatoria. En Lleida hay censados 65.000 animales de compañía, lo que también genera dudas sobre la posibilidad de impartir la docencia clínica mínima.