Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas moviliza a los centros de negocios en el exterior para la consulta

Las oficinas de promoción de negocios Acció funcionarán como colegios electorales el 9-N

Manifestación por la consulta del 19 de octubre. Ampliar foto
Manifestación por la consulta del 19 de octubre. Bloomberg

El Gobierno catalán ha encargado la misión de organizar la consulta por la independencia de Cataluña en el exterior a unos organismos que nada tienen que ver con su función original. Los centros de promoción de negocios Acció, vinculados a la Generalitat, funcionarán el 9 de noviembre como improvisados colegios electorales. Estos centros no disponen de ningún censo previo ni de instrucciones acerca del registro, solo ellos supervisarán la votación y enviarán las urnas con las papeletas a Cataluña el lunes siguiente para el recuento.

Hace apenas 15 días, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, admitió que la consulta soberanista no podía celebrarse tal y como estaba planteada, por falta de garantías legales, y propuso un sucedáneo, un “proceso de participación ciudadana para conocer la opinión de los catalanes sobre el futuro político de la comunidad”. El objetivo era evitar por todos los medios la impugnación del proceso. Pero esta modalidad de consulta legal no prevé que haya urnas en la calle. Y acaban de llegar dos a la sede de Acció en la Ciudad de México.

La suspensión de la antigua consulta por parte del Tribunal Constitucional el pasado 29 de septiembre anuló también la validez del uso del Registro de Catalanes y Catalanas Residentes en el Exterior que lanzó Mas en abril con el propósito de crear una especie de censo electoral ad hoc. Así, en este nuevo 9N los que quieran votar tendrán que inscribirse ese mismo día antes de introducir su papeleta con la doble pregunta: ¿Quiere usted que Cataluña se convierta en un Estado? En caso afirmativo, ¿en un Estado independiente?

La urnas estarán custodiadas ese día por los trabajadores del organismo y tendrán la ayuda de unos ocho voluntarios que se inscribieron en la página web oficial de la consulta, según cuenta la directora de Acció, Gabriela Gándara. No habrá presidentes de mesa ni vocales, como sí esta previsto en los puntos de votación catalanes. Tampoco sabe si tendrán suficientes papeletas o si cada uno puede imprimir la suya desde Internet. Lo único que saben es que deben recoger un DNI con domicilio en Cataluña o un documento que lo acredite. A partir de ahí, elaborarán un listado con un nombre, número de identificación y firma, que ellos mismos han diseñado para evitar que se dupliquen los votos y que sea un “proceso limpio”. Pero es probable que no tenga el mismo formato que el del resto de países, cuenta Gándara.

Se habilitarán 17 puntos de participación en todo el mundo. De éstos, seis estarán en el continente americano. Los centros de promoción de negocios en Sao Paulo, Bogotá, Buenos Aires, Santiago de Chile, San José (California) y en Ciudad de México enviarán las urnas a Cataluña el lunes con la empresa de mensajería que ellos consideren más conveniente. “Supongo que no son tan estrictos porque el conteo no lo llevamos nosotros. Solo nos encargamos de la logística”, cuenta insegura la directora de Acció en el país azteca.

México es el segundo país no europeo con más catalanes en el exterior, 13.123, según los últimos datos del Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat), por detrás de Argentina (24.919) y por delante de Estados Unidos (12.048). El organismo calcula que hay un total de 221.444 catalanes residentes en el extranjero, un 9% más que en 2012.Todos ellos podrán votar el 9 de noviembre en las delegaciones que el Gobierno de Cataluña tiene en Europa y en los centros de promoción de negocios situados en Milán, Copenhague, Montreal, San José (California) y en las cinco ciudades latinoamericanas. Pero en el resto de España no se abrirá ningún punto de participación.

El presidente catalán ya ha asumido que solo votarán los "convencidos sobre el derecho a decidir" y, sobre todo, los abiertamente independentistas. Y esta previsión se hace más evidente en el extranjero por la precipitación de los cambios en los requisitos y por la documentación requerida. Desde Acció aseguran que todavía muchos no han recibido el certificado del Registro de Catalanes Residentes en el Exterior con el que pueden votar si su DNI no está vigente, como ocurre en muchos casos. Las incógnitas sobre la validez de la gestión del voto extranjero añaden incertidumbre al éxito de la consulta.

Más información