Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
diálogo social

ELA anima a los sindicatos a mandar “a freír espárragos” al Gobierno

Muñoz cree que el documento marco de la negociación renuncia al equilibrio social

Adolfo Muñoz, junto a Mikel Noval, este lunes en Bilbao.
Adolfo Muñoz, junto a Mikel Noval, este lunes en Bilbao.

El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, ha opinado este lunes que "si el movimiento sindical tuviera un mínimo de dignidad" mandaría "a freír espárragos" al Gobierno vasco con su propuesta de diálogo social.

En comparecencia ante los medios, Muñoz ha pedido al Ejecutivo "que no monte la mesa" de diálogo social y ha denunciado que el documento entregado a los sindicatos como marco de esa negociación, "explicita" que el Gobierno vasco "renuncia a cualquier función de equilibrio" social.

Muñoz ha considerado que los sindicatos vascos tendrían que tener "un punto en común" y plantarse ante ese documento. ELA ha lamentado que el Ejecutivo llevara ese texto "sin firma" a la reunión y ha exigido que identifique a los "supuestos expertos" que lo han elaborado.

"Las reflexiones del documento reflejan que los que lo han redactado viven en una burbuja donde no se sufre", ha denunciado. Según Muñoz, "resulta muy peligroso para la democracia" que el Gobierno vasco se atribuya la competencia de decidir el modelo social del país y que decida también de qué se puede hablar en esa mesa con los sindicatos.

A su juicio, el Ejecutivo pretende dejar a las centrales fuera del debate en aspectos fundamentales para influir en la distribución de la riqueza como la fiscalidad, los presupuestos, la sanidad y las prestaciones sociales.

ELA ha censurado que el documento recoja explícitamente la necesidad de "acotar el marco de actuación de los sindicatos". "Los sindicatos podemos hablar con el Gobierno vasco de qué color es el felpudo que se pone en Lakua" porque "todo lo demás está ya decidido" y de los asuntos relevantes "no aparece nada", ha señalado irónicamente.

A juicio de ELA, el texto plantea "un nuevo y perfeccionado sindicalismo vertical" porque recoge una "amenaza" de retirada de subvenciones a las organizaciones sindicales que no estén de acuerdo con el modelo de sociedad que subyacen en las políticas del propio ejecutivo, que está "al servicio de las organizaciones empresariales".

Según ha avisado Muñoz, el sindicato es "celoso" respecto de su "autonomía sindical, social y política", "no a aceptar opiniones prestadas de nadie" y se va rebelar porque "el Gobierno no va a decidir lo que va a hacer ELA", ha sentenciado.

A juicio del sindicato, "de las reformas que se han hecho viene una nueva esclavitud" y las políticas del ejecutivo de Iñigo Urkullu "están agravando las desigualdades sociales y fabrican pobres".