ARTE

Chillida-Leku sería viable con una aportación pública de 400.000 euros

La cifra, anual, no incluye el desembolso que tendría que hacer el Gobierno vasco y otras instituciones para la compra de las obras

Los jardines de Chillida-Leku en 2011, cuando el museo aún estaba abierto al público.
Los jardines de Chillida-Leku en 2011, cuando el museo aún estaba abierto al público. JESÚS URIARTE

Chillida-Leku, el museo-obra de Eduardo Chillida, cerrado en diciembre de 2010 por problemas económicos, tendría asegurada su viabilidad con una aportación pública al año de 392.226 euros, según recoge un informe encargado por el Gobierno vaso a la empresa Lord Cultural Resources. El texto ha sido la base con la que el Ejecutivo autonómico ha trabajado en lo que va de año con la familia del escultor para definir el modelo de gestión que permita la reapertura del centro.

El Departamento de Cultura ultima un acuerdo con la familia Chillida sobre el proyecto artístico que desarrollaría el museo, según ha explicado esta tarde el viceconsejero de Cultura, Joxean Muñoz, en el Parlamento vasco, pero para la reapertura definitiva, el Ejecutivo debe encontrar la fórmula para la adquisición de las obras que atesora Chillida-Leku (más de 40 de gran formato), en Hernani, así como la compra de los terrenos y del caserío Zabalaga, que alberga las piezas de menor envergadura.

El Gobierno vasco trabaja ahora en esta segunda fase de la negociación con los herederos del escultor y para ello, el informe recomienda la creación de una fundación pública con un patronato compuesto por representantes de la familia y de las instituciones que se embarquen en la compra de Chillida-Leku. El texto propone la implicación del Gobierno vasco, la Diputación de Gipuzkoa y el Ministerio de Cultura, así como “otras entidades locales”.

“Empieza el problema de ver si en este país existen los recursos suficientes para la compra de una obra de este valor”, explicó Muñoz a este periódico en una entrevista en verano. El anterior Gobierno vasco, en manos de los socialistas, ofreció a la familia del escultor, en unas negociaciones fallidas, 80 millones, mientras que el Ejecutivo precedente valoró Chillida-Leku en 112. Un peritaje de Sotheby's estimó en 168 millones el conjunto escultórico, más otros 12 por los terrenos.

El Gobierno vasco siempre ha contemplado la adquisición de Chillida-Leku, a pesar de que el informe recuerda que las administraciones pueden hacerse cargo a través de la fundación que se constituya “del cumplimiento de la misión de Chillida-Leku”, al tiempo que la colección y bienes pueden permanecer bajo titularidad de la familia. “Este caso se asemejaría a lo que ocurrió con la colección Thyssen-Bornemisza y ocurre a día de hoy con la colección Carmen Thyssen”, apunta el informe.

Pero además de esos 400.000 euros de aportaciones públicas, el informe precisa que el centro debería conseguir 208.960 euros por patrocinios, frente a los 194.120 que consiguió en 2009, y unos ingresos propios de 611.629. Con un presupuesto anual de 1,2 millones Chillida-Leku sería viable, siempre y cuando, se reduzca el personal y sus gastos, así como el de otras partidas, y se adecuen los horarios de apertura en función de la época del año —el texto llega a plantear que en invierno se abra solo un fin de semana al mes—. El museo contó en 2009 con un presupuesto de 1,1 millones pero tuvo un déficit de 593.549 euros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El informe, que ha estudiado la viabilidad y concepción de otros centros que se asemejan a Chillida-Leku por su concepción (centro monográfico), situación (en plena naturaleza) o posible modelo de gestión (fundación pública), además propone una serie de cambios en el concepto artístico del museo para su relanzamiento. El texto, que fue encargado por el Gobierno vasco en 2013 por un importe de 17.980 euros, propone la conservación y estudio de la colección permanente -Chillida-Leku fue concebido por el escultor como una obra en sí y por lo tanto ya conclusa-, descarta que el museo se encargue de la conservación, catalogación y estudio del legado del artista, así como de la adquisición de nuevas obras, y propone la creación de una residencia de artistas. Chillida-Leku sería el lugar de trabajo, nunca el de alojamiento.

El informe además rechaza la producción de exposiciones temporales, así como la producción e itinerancia de muestras para otros centros y un servico de guías y de audio guías, pero apuesta por el mantenimiento de la tienda del centro. El texto recomienda el cobro de una entrada pero dibuja algunas fórmulas, como acceso gratuito un día a la semana por las tardes, para garantizar que cualquier persona pueda visitar Chillida-Leku.

Todo lo recogido en el texto no son más que recomendaciones y una guía para el Gobierno vasco en las negociaciones que ha mantenido con la familia, con lo que el grado de cumplimiento de lo propuesto lo determinará el acuerdo que finalmente se alcance con los herederos de Chillida.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS