¿De quién es el Triunfo de San Rafael?

El Cabildo de Córdoba inmatriculó en 2011 un monumento y una plaza que aparecen en el Inventario Municipal

Una vista del Triunfo de San Rafael de Córdoba.
Una vista del Triunfo de San Rafael de Córdoba.Juanma Vacas

En pleno cogollo del casco histórico de Córdoba, entre la Mezquita, el Puente Romano, la Puerta monumental de Felipe II y la sede del Obispado, se levanta una de las diez columnas que, con un San Rafael en la cúspide, jalonan el entramado urbano de la ciudad. Son los conocidos Triunfos, que empezaron a erigirse en el siglo XVII. Pero este en concreto es especial porque en 2011 el Obispado de Córdoba lo inscribió por primera vez (inmatricular, en la jerga técnica), junto con la plaza vallada que le rodea, en el Registro de la Propiedad.

Que una estructura plenamente integrada en la ciudad en forma de terraza elevada sobre el río sea propiedad de la Iglesia ha levantado una importante polémica en Córdoba, una ciudad que vive un profundo debate sobre la titularidad de su principal monumento, la Mezquita-Catedral, que fue inmatriculado en 2006 en el mismo registro.

Pero la nota simple de estos archivos no deja lugar a dudas de la visión que el Cabildo tiene del Triunfo de San Rafael. “El inmueble está destinado al culto católico, sagrado apostolado y ejercicio de la caridad”, reza el final del documento. Antes, la nota simple recoge la descripción e historia que la Diócesis de Córdoba hace del Triunfo. Construido entre los años 1765 y 1781, las obras fueron encargadas por el Cabildo Catedralicio sobre el solar de un antiguo hospital del siglo XIII. Por problemas presupuestarios las obras estuvieron varios años suspendidas hasta que se inició una suscripción popular que permitió acabarlas en 1781.

En la nota simple se detalla que el Cabildo Catedralicio de Córdoba no sólo inmatricula el monumento, sino que también incluye los 1.000 metros cuadrados de plaza que le rodea. Y lo hizo, al igual que la inmatriculación de la Mezquita, aprovechando la reforma de la Ley Hipotecaria aprobada por el Gobierno de José María Aznar en 1998. Pero a pesar de que la plaza del Triunfo pertenece a la Iglesia, según el Registro de la Propiedad, el Ayuntamiento ha concedido permisos municipales a la Federación de Peñas de Córdoba para celebrar distintas actividades, como verbenas. Es más, en el Inventario Municipal, la plaza aparece como propia del Ayuntamiento. Y aquí es donde se complica un poco más la historia.

El Inventario Municipal se aprueba cada año por el pleno y se expone al público para alegaciones o reclamaciones. Pero ni el Cabildo ni el Obispado han protestado nunca, a pesar de haberse aprobado la presencia de un monumento que consideran suyo en el registro del Consistorio. Entonces, ¿ha inscrito el Cabildo un bien público? “La situación es caótica y muy complicada”, resumió esta semana el portavoz del equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Córdoba, Miguel Ángel Torrico (PP).

Por un lado, el Inventario Municipal es claro: el Triunfo es del Ayuntamiento. Pero Torrico mostró la ficha urbanística del Triunfo de San Rafael, aprobada en Pleno en 2002, donde se dice que “es propiedad del Obispado de Córdoba”, aunque la inmatriculación de 2012 se hiciese a nombre del Cabildo. ¿De quién es entonces el monumento? Para tratar de resolver el entuerto, el Consistorio ha encargado a sus servicios técnicos de la Unidad de Patrimonio que redacten un informe que aclare la situación.

No es el único informe que van a tener que escribir. Esta semana el diario Córdoba informó de que otra plaza, la de la Fuensanta, también había sido inscrita en el Registro de la Propiedad, junto con la iglesia que le da nombre y la casa del cura. Lo curioso es que esa inscripción se hizo en 1987, diez años antes de la reforma de la ley hipotecaria que le permitía inmatricular bienes. Miguel Ángel Torrico anunció que los servicios técnicos se van a poner a investigar “los bienes que planteen dudas sobre su propiedad, pidiendo informes a la unidad de Patrimonio, al Archivo Municipal y a los museos de la ciudad”, sin aclarar si la plaza de la Fuensanta entra o no dentro de ese listado dudoso.

Torrico achacó a la “gestión del gobierno anterior” la confusión patrimonial que reina ahora mismo en la ciudad, ya que “hasta el año 2013 el inventario no era informático” y era más difícil comprobar a quien pertenecía el bien. “Hay mucha confusión”, reconoció el portavoz municipal, pero según él, también hay una “polémica ficticia” que impulsa el portavoz del grupo municipal de IU, Francisco Tejada. Y a él considera Torrico responsable de esta confusión “generada cuando cogobernaban IU y PSOE”.

Tejada ha pedido esta semana al alcalde que “dé las instrucciones necesarias a los servicios municipales y a la asesoría jurídica para que actúen en defensa del patrimonio municipal” y también para que se “compruebe si algún otro bien de titularidad municipal y pública ha sido inmatriculado a favor de la Iglesia Católica o el Cabildo, y en su caso se actúe para la recuperación del mismo”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción