Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV da por amortizado a Bilbao en Diputación

“Dejaré de estar en la primera línea de la política con la cabeza alta”, asegura

La retirada del diputado general propicia la renovación con la apuesta por Unai Rementeria

El diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, ayer durante una de sus intervenciones en la Casa de Juntas de Gernika.
El diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, ayer durante una de sus intervenciones en la Casa de Juntas de Gernika.

José Luis Bilbao se va de “la primera línea de la política” prometiendo que no hará ruido. Después de tres legislaturas consecutivas como diputado general de Bizkaia, este economista bilbaíno de 57 años, orgulloso de haber contribuido a “la construcción nacional de Euzkadi, con z” —remarcó ayer— desde su veterana condición de afiliado al PNV, anunció ayer que no optará a la reelección. Bilbao se va, consciente de que su partido ya no contaba con él para seguir en este poderoso cargo de indudable influencia política y económica porque le considera amortizado en un contexto ciudadano que reclama renovación.

El PNV procuró ayer una cuidada puesta en escena para solemnizar la despedida de Bilbao bajo la imagen de un pleno respaldo a su decisión. La presencia en las gradas de invitados de la Casa de Juntas de Gernika de la esencia del núcleo duro del EBB —Andoni Ortuzar y Joseba Aurrekoetxea— junto a Itxaso Atutxa, responsable del partido en Bizkaia, suponía toda una imagen de complicidad, aunque a Bilbao no le hubiera importado continuar en el cargo. “Ha sido una figura clave e imprescindible” en la modernización y regeneración de Bizkaia, elogió Atutxa, antes de admitir que este diputado general es “un símbolo de lo que PNV entiende como un servidor público”.

Desde que la dirección nacionalista adoptó hace casi dos años la decisión de incorporar al entonces alcalde de Mundaka Unai Rementeria como portavoz foral en la Diputación de Bizkaia en sustitución del nuevo consejero vasco Juan Mari Aburto, Bilbao debió suponer que la cuenta atrás en su cargo había comenzado. Coincidente con la renovación en los órganos internos, se iniciaba intencionadamente un progresivo rejuvenecimiento de los carteles jeltzales. Eso sí, aunque es un secreto a voces su segura designación, la candidatura de Rementeria se mantiene en secreto porque a partir del 7 de octubre se iniciará el proceso de elección de candidatos del PNV para las elecciones locales y forales de 2015.

Para entonces, Bilbao ya había acumulado demasiada carga incómoda en su mochila con algunas declaraciones polémicas y decisiones muy propias de su estilo directo pero, en cambio, poco aleccionadoras para la proyección social del PNV. Jaleado en su partido por el recurrente hostigamiento a Patxi López como lehendakari, Bilbao no encontró el mismo eco en su frontal rechazo a la candidatura de San Mamés como sede de la Eurocopa 2020 para acabar pidiendo perdón por sus alusiones a las tanquetas o las derivadas de apuestas erróneas en su círculo de empresarios afines que encontraron en el caso de Jabyer Fernández y del Bilbao Basket sus resonancias más incómodas.

Pero Bilbao se irá “con la cabeza alta y los bolsillos de cristal porque tras doce años como diputado general y algunos más en cargos públicos nunca me he aprovechado personalmente ni me he enriquecido”, proclamó ayer en la Casa de Juntas de Gernika, donde ocupó un escaño por primera vez en 1983, iniciando así una ininterrumpida carrera institucional, siempre vinculada a la Diputación y a su Parlamento foral.

Día de despedidas

La jornada matinal del pleno de Política General en la Casa de Juntas de Gernika estuvo sacudido por el anuncio de las despedidas, especialmente la de José Luis Bilbao.

La presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia, Ana Madariaga, también aprovechó el último pleno de este corte en la legislatura para decir que no concurrirá como candidata a las próximas elecciones. Madariaga llevaba en el cargo desde 2003.

Finalmente, el nuevo secretario general del PSE-EE de Bizkaia, Mikel Torres, anunció que abandonaba el escaño para centrarse en su nuevo cometido orgánico y en la alcaldía de Portugalete. Dulcina Pereiro será su sustituta.

Preocupado siempre en sus discursos más solemnes por anteponer la honestidad de la clase política vasca a los casos de corrupción de otras comunidades, Bilbao detalló públicamente su situación patrimonial. “La suma de los saldos en las dos cuentas corrientes que tenemos mi mujer y yo ascendía a 65.315 euros” a fecha del pasado lunes. Además, junto a su esposa, es propietario de una “vivienda habitual adquirida hace 21 años con el crédito hipotecario pagado en su totalidad, cuyo valor actual en el mercado podría estar cerca de los 500.000 euros”. A su vez, es propietario de dos vehículos, tiene un saldo de 35.000 euros en una EPSV, con una cuenta corriente de 63.000 euros y pendiente de “materializarse una herencia que me va a costar muchos miles de euros”.

Ante su nueva etapa, Bilbao reconoció el agradecimiento a su partido por el honor que le ha supuesto ostentar este cargo y recibir la confianza de una mayoría de la ciudadanía de Bizkaia. Fue entonces cuando aseguró que “de la misma manera y con la misma fuerza con la que he intentado saber estar, intentaré saber no estar”. Toda una declaración de intenciones sobre su voluntad para un futuro próximo que algunos dirigentes de otros partidos no ven fuera del ámbito político.

Propio de ese estilo próximo, suficiente para hacerse entender sin explicaciones, Bilbao también lo mantuvo en varias fases de su discurso de despedida en las que rememoró su larga trayectoria con trazos gruesos que no eclipsaron algunas perlas llamativas. Llegó a reconocer que se ha encontrado “los que hacían pagos con fajos de billetes sin demostrar su origen, los que tenían grandes sumas de dinero en paraísos fiscales y cuyos nombres no salen a la luz”, acusó. Según admitió: “desgraciadamente habría muchas miserias” para contar, pero a “presentes y ausentes” les dejó tranquilos. “Nunca escribiré mis mmorias, memorias en las que podrían aparecer personas con sus grandezas y sus miserias”, delató ante caras de perplejidad de algunos junteros.

Aunque insistió en que “por lo que a mí se refiere” no detallará estas situaciones anómalas, el diputado general aprovechó la ocasión para ofrecer más detalles. “Desgraciadamente habría muchas miserias, los que decían una cosa en privado y la contraria en público, los que mentían sabiendo que mentían, los que sabían que nosotros teníamos información que luego no podíamos utilizar y jugaban con ello, los que decían una cosa y la contraria sin pestañear”, añadió. Fiel a su estilo, Bilbao evidenció así con este relato la elevada cota de poder que ostenta un diputado general en Bizkaia, el territorio económico y financiero más importante de Euskadi al disponer, principalmente, de una valiosa información sobre los pilares del territorio.

Conocida su marcha, José Luis Bilbao se propone ahora procurarse el empeño para disponer del apoyo suficiente que le permita sacar adelante sus últimos Presupuestos y así garantizar un arranque de mandato tranquilo a su sucesor, previsiblemente Unai Rementeria, con quien mantuvo más de un gesto de complicidad durante la sesión de ayer.

Para facilitarle la labor se ofreció con rapidez el PSE-EE. Lo hizo su nuevo secretario general de Bizkaia, Mikel Torres, en el día que anunció la renuncia al escaño de juntero. Los socialistas han sido uno de los socios preferentes habituales de Bilbao durante muchos años. Ahora, Torres le asegura a Bilbao que “estará a su lado” si elabora unas Cuentas con la suficiente entidad para “hacer frente a los problemas reales de Bizkaia”. El mensaje es idéntico al que Idoia Mendia le planteará hoy al lehendakari, Iñigo Urkullu, en su reunión. El PSE-EE quiere proyectar la imagen de que influye en la orientación de un gasto hacia el estado de Bienestar y la reactivación económica que amortigua las ansias reivindicativas de mayor autogobierno de los nacionalistas.

Bilbao afronta así su último reto mientras el PNV se ocupará de mantenerle la mano tendida.

Más información