Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ICV inicia una campaña contra el turismo masivo en Barcelona

Los ecosocialistas presentan un decálogo de propuestas para mitigar el problema de la actividad con los vecinos

El grupo de ICV-EUiA en el Ayuntamiento de Barcelona presentó ayer una campaña con un decálogo de propuestas para “abordar el impacto” que tiene el turismo masivo en la convivencia de los vecinos de algunos barrios de la ciudad. Los ecosocialistas llevarán la campaña a las redes sociales (#turismeT1límit) y repartirán más de 30.000 octavillas en las que denuncian también la “precarización laboral en el sector”.

Bajo el lema El turismo tiene un límite, ICV pide que el Ayuntamiento destine más personal para realizar inspecciones en los pisos turísticos y recuperar el requerimiento de licencia previa, y no solo la simple comunicación, para convertir un piso en alojamiento turístico. En su decálogo de peticiones, el grupo de ICV-EUiA demanda que el 100% de la recaudación de la tasa turística vaya destinada a compensar el impacto de esta actividad en la ciudad, y no a la promoción del turismo, como pasa en la actualidad.

“La política turística basada en el incremento constante y sin límites del número de turistas que nos llegan debe acabar. Barcelona ha superado su capacidad de carga”, señaló ayer Ricard Gomà, presidente del grupo en el Ayuntamiento.

En las últimas semanas, ICV ha conseguido que el Ayuntamiento aprobara diferentes medidas, algunas incluidas en el decálogo de la campaña, para frenar la expansión del turismo y su impacto en Barcelona. “Apretaremos para que estos compromisos arrancados al Gobierno de Trias no queden en papel mojado”, aseguró Gomà.

Los ecosocialistas piden que se deroguen cuatro acuerdos vigentes entre los grupos deCiU y PP: el Plan de Usos de Ciutat Vella, la ordenanza de terrazas, la construcción de la marina de lujo en el Port Vell y la apertura de los comercios en domingos.