Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La concejal de Sueca que dejó el PP critica la corrupción y los recortes

Beltrán asegura que hacía tiempo que no se encontraba a gusto con la política de su partido

"Me siento incapaz de pertenecer a un partido en el que he dejado de creer" ha manifestado la concejal Celia Beltrán, de 39 años, que el pasado miércoles decidió abandonar el grupo municipal del PP del Ayuntamiento de Sueca, pasarse al de los no adscritos y darse de baja de la formación política en la que se integró cuando tenía 17 años. "Hoy me encuentro distante y no puedo defender ante los ciudadanos aquello que encuentro indefendible", afirma en una carta pública.

La edil arremete contra lo que ella denomina "niveles superiores" del PP que acaba de abandonar: "Me repugnan los casos de corrupción que tenemos dentro del partido y me repugna, todavía más, que no hagan nada al respecto para cortarla". Y critica las prácticas de austeridad económica impuestas por el PP desde los gobiernos central y autonómico. "No podemos permitir recortes en sanidad y en educación; el incremento del IVA; tasas judiciales cuando la Constitución nos habla de justicia gratuita; que bajen las ayudas a los dependientes y en algunos casos dejan de pagarlas; o que una obra acabe costando mucho más del precio estipulado", expresa en su comunicado. Beltrán considera que "no hay que ahorrar en cosas básicas; pueden evitarse duplicidades de administraciones, eliminar el senado, revisar subvenciones a los partidos políticos y sindicatos, comprar menos armamento, antes de quitar dinero de otras partidas".

La concejal asegura seguir respetando a sus excompañeros del PP de Sueca. "Hace tiempo que saben mis compañeros, los diré así, compañeros, que no me encuentro a gusto con la política nacional y regional de mi partido ni de la actitud que han tenido en Valencia con los problemas que tenía la agrupación local", añade antes de confesar que "es cierto que he tenido algunas disputas con ediles del PP, pero no puedo decir que me he sentido mal con ellos".

Beltrán también desvela en su carta pública que no piensa entregar el acta de concejal. "Desde el punto de vista jurídico me corresponde y la ley me deja continuar haciendo oposición en el grupo de los no adscritos", expresa. "Visto que el PP de Sueca sigue representado con nueve ediles, considero que no voy a hacer daño alguno quedándome en el Ayuntamiento y seguir dando mi punto de vista", justifica.

El detonante que llevó a la regidora a abandonar la formación política se produjo el pasado lunes, jornada en la que Sueca celebraba la festividad de la Mare de Déu de Sales, su patrona. Sin entrar en detalles, Beltrán apunta en su carta que "me dijeron unas palabras que no me gustaron; nada que no tuviera solución". Este periódico ha podido saber que fue reprendida por un compañero de grupo municipal tras el refrigerio del mediodía con las festeras y otros miembros de la Corporación municipal. La edil anduvo descalza por el salón de plenos, donde al mediodía se ofreció el aperitivo, al sentirse incómoda o dolorida por los zapatos de tacón.

María-Ángeles Matoses, presidenta de la comisión gestora del PP de Sueca, ha convocado una reunión extraordinaria para la tarde del próximo lunes. Ayer, antes de hacerse público el comunicado de Beltrán, se manifestaba confiada en reconducir la situación. En las filas populares consideran una rabieta la actitud de Beltrán y tienen previsto pedirle que devuelva el acta de concejal.

Más información