EL ENCAJE DE CATALUÑA EN ESPAÑA

Mas advierte a Rajoy de que aún está a tiempo de “escuchar” a Cataluña

El ‘president’ convoca a los catalanes a participar en la Diada de hoy Llama a la unidad del soberanismo tras las divergencias con Esquerra por la consulta

El nacionalismo catalán enviará hoy un mensaje a favor de la consulta soberanista que quiere que se convoque el próximo 9 de noviembre con una masiva manifestación que pretende llenar las principales calles de Barcelona. El presidente catalán, Artur Mas, se anticipó ayer a esta nueva prueba de fuerza del soberanismo remitiendo al Gobierno central y a las instituciones del Estado la idea de que “aún están a tiempo” de evitar el choque de trenes que en su opinión supone impedir la consulta soberanista.

En el mensaje institucional de la Diada, centrado completamente en el proceso soberanista, Mas apeló por enésima vez al presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, a permitir que los catalanes voten el 9 de noviembre, un mensaje que Mas ha acentuado en vísperas del referéndum de independencia de Escocia. “El Gobierno y las instituciones del Estado aún están a tiempo de escuchar el clamor pacífico y democrático del pueblo catalán”, dijo. “Silenciar la voz de un pueblo que quiere hablar es un error; negar el voto a quien ve en las urnas la solución y no un problema es un error doble”, añadió en referencia a la consulta.

“Mi compromiso de convocar las consulta es firme”, insiste Mas

El mensaje institucional llegó acompañado de una entrevista a la agencia France Press en la que advirtió a Rajoy de que, ya sea a través de la consulta o a través de unas elecciones en clave plebiscitaria, los catalanes decidirán sobre su futuro. “Si la población catalana quiere votar su futuro esto es prácticamente imposible de parar (...) creo que es absurdo pretenderlo y creo que el Gobierno español tendrá que darse cuenta de ello”.

Nadie en la Generalitat espera de Rajoy un cambio en su actitud respecto a la consulta ciudadana, pero el entorno de Mas insiste en que, llegados a este punto, no hay otro camino que convocar la consulta y esperar que el Gobierno la recurra ante el Tribunal Constitucional. Después, todo es una incógnita pero Mas siempre podrá justificarse ante sus votantes diciendo que cumplió con su promesa de convocar la consulta.

Más información
Rajoy y Mas discrepan sobre la consulta pero mantienen abierta la negociación
La Guardia Urbana pide que se evite el uso de vehículo privado en la Diada
Rajoy garantiza que tiene listas “todas las medidas” para frenar el referéndum
Toda la información sobre la consulta
El soberanismo ultima la Diada “definitiva”
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ayer mismo, Mariano Rajoy insistió en el Congreso en que la votación no debe celebrarse. Lo hizo después de que el diputado de CiU Josep Sánchez-Llibre le advirtiera de las consecuencias del “enquistamiento” de la consulta. “Si quiere que no haya problemas, lo que tiene que hacer es decir: ‘No vamos a convocar ningún referéndum ilegal’. Y ya verá entonces cómo no habría ningún problema en ningún mercado”.

El Gobierno de Artur Mas sí confía en que la comunidad internacional empuje a Rajoy a buscar una solución para Cataluña, con o sin consulta, especialmente si Escocia acaba votando a favor de su independencia la semana próxima. Para ello también esperan que la jornada de hoy, con una manifestación previsiblemente masiva [hay más de 530.000 inscritos] lance una potente imagen de unidad del catalanismo en torno a la consulta. Sin citar la manifestación, que formalmente no la organiza el Gobierno, sino las entidades independentistas Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, Mas sí llamó a participar en la Diada a través de una carta a los alcaldes.

El objetivo de los nacionalistas es, además, desmontar las críticas que se suelen lanzar contra el soberanismo por supuesta incitación al enfrentamiento entre comunidades. “El pueblo catalán no quiere imponer una decisión; quiere ser escuchado, quiere hablar, quiere votar y quiere llegar a buenos acuerdos para todos”. “No nos mueve el afán de ser mejores que los otros, sino de ser mejores nosotros mismos. Aspiramos, como todo el mundo, a un futuro mejor, que queremos de concordia y solidaridad con el resto de pueblos de España y de Europa”.

PP y Ciutadans no acuden a la ceremonia de conmemoración del 11 de septiembre

Aunque Mas suele admitir que una “independencia clásica” de Cataluña es imposible debido a las crecientes interdependencias que implica la globalización, en su discurso de ayer sí abogó por alcanzar una situación en la que Cataluña decida todo. “Queremos ser tratados como las otras naciones del mundo y, por lo tanto, decidir nosotros mismos sobre nuestra economía, nuestro bienestar, nuestros servicios públicos, nuestra identidad y la forma de relacionarnos con las otras naciones de Europa y del mundo”.

Mas no pudo ignorar en su discurso la creciente tensión que hay entre los partidos soberanistas que pactaron la celebración de la consulta. Esquerra Republicana pide desobedecer si el Tribunal Constitucional la impide, una idea que CiU no comparte. Por esto motivo, el presidente catalán aprovechó su mensaje para pedir unidad. “Mi compromiso para convocar la consulta es firme. Hemos transitado hasta el día de hoy con una mayoría política que, desde la diversidad ideológica, ha tomado todas las decisiones necesarias para llegar hasta aquí. Mi voluntad es que esta unidad no se agriete y que incluso pueda ampliarse para seguir dando respuesta al anhelo y la voluntad de la mayoría de nuestra sociedad”.

Las llamadas a la unidad del pueblo catalán que Mas lanzó en este discurso y en una carta enviada a todos los alcaldes no se consiguió en el acto oficial de conmemoración de la Diada, que este año tenía el aliciente añadido de conmemorar los 300 años de la caída de Barcelona ante las tropas borbónicas en la guerra de Sucesión.

Ni el PP ni Ciutadans acudieron a la ceremonia celebrada en el Fossar de les Moreres, en el casco viejo de Barcelona, uno de los más simbólicos lugares del nacionalismo. El acto sustituyó al que cada año se celebraba frente al Parlamento catalán y que, inicialmente, sí contaba con representación de todas las fuerzas catalanas.

El nuevo emplazamiento, que hasta la fecha concentraba los actos independentistas de la Diada, lo utilizó la Generalitat como forma de homenajear a los catalanes caídos en el asedio de Barcelona. De ahí el marcado carácter patriótico del mensaje de Mas, que enlazó con la consulta: “La nación catalana está viva; tenemos país; y nos preparamos para decidir nuestro futuro colectivo”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS