Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hospital de Girona tiene una lista de espera en cirugía pediátrica de 541 niños

Medio centenar de menores aguardan una intervención desde hace dos años

El hospital de Girona tiene una lista de espera en cirugía pediátrica de 541 niños

La cirugía pediátrica en el hospital Doctor Josep Trueta de Girona se encuentra al borde del colapso. Sindicatos del centro denuncian que los dos especialistas del servicio no dan abasto con una lista de espera que, según fuentes del hospital, asciende a 541 niños, un 50% más que en 2012. Además, el retraso en la puesta en marcha de un convenio de colaboración firmado en mayo con el Vall d'Hebron para aliviar las dilatadas listas ha enrarecido todavía más la situación. Este verano, la falta de personal obligó a suspender dos sesiones quirúrgicas de cuatro operaciones cada una.

El acuerdo del Trueta con el Vall d'Hebron de Barcelona —ambos hospitales públicos pertenecen al Instituto Catalán de la Salud (ICS)—, preveía duplicar el número de cirujanos pediátricos en el centro gerundense y dotar al servicio de una guardia localizada de 24 horas los 365 días del año —hasta ahora era de 8 a 15 horas, de lunes a viernes—. Sin embargo, cuatro meses después de la firma del convenio, ninguna de las medidas acordadas se han llevado a cabo. “Nos lo vendieron muy bien. Que contratarían dos cirujanos más, que vendrían especialistas del Vall d'Hebron a hacer guardias al Trueta… pero a día de hoy, seguimos igual. Se han tenido que anular quirófanos y la lista de espera no para de crecer”, denuncia la presidenta de la junta de personal del hospital gerundense y delegada de CC OO, Mª Àngels Rodríguez.

En agosto se supendieron ocho operaciones por falta de especialistas

Las únicas medidas tomadas tras la firma del acuerdo fueron la supresión del cargo de la doctora Montserrat Ros, hasta ahora jefa del servicio —el equipo pasa a depender organizativamente del Vall d'Hebron— y la contratación de una cirujana pediátrica que apenas duró unos días en el puesto. “Una semana después de entrar en el Trueta, dejó la plaza y se fue al Parc Taulí de Sabadell. Y ese puesto no se ha vuelto a cubrir. De cuatro que prometieron tener en el servicio, solo están los dos que ya estaban”, apostilla Rodríguez. Un portavoz del hospital declaró que “en breve, lo más pronto posible”, se empezarán a ejecutar las medidas acordadas, aunque no especificó una fecha exacta.

El centro insiste en que el acuerdo entre los dos hospitales “reforzará” la cirugía pediátrica del Trueta pero los sindicatos temen que la intención del Departamento de Salud sea la de “desmantelar el servicio”. El sindicato Metges de Catalunya (MC) denuncia que el ICS quiere convertir al hospital gerundense en “una sucursal del de Barcelona”.

Con todo, mientras sindicatos y directivos libran la batalla administrativa en los despachos, la lista de espera en las consultas y quirófanos no para de crecer. Medio centenar de niños llevan más de dos años en lista de espera y, según fuentes del hospital, “de seguir así”, a final de año la cifra puede ascender a “los 90”.

Un acuerdo de colaboración con el Vall d'Hebron lleva meses de retraso

La calidad de vida de los enfermos en lista de espera, advierten, disminuye día a día. “Hay intervenciones, como la criptorquidia [un mal descenso testicular], que es recomendable operar antes de que el niño cumpla tres o cuatro años. Sin embargo, hay 54 niños que superan esta edad y que están en lista de espera. Cuanto más tarde se operan, más riesgos corren”, relatan fuentes sindicales. Lo mismo ocurre con las hipospadias (malformaciones penianas), que es preferible que sean operadas antes de que el niño cumpla los tres años y, sin embargo, hay 10 menores que rebasan esta edad en la lista de espera del Trueta.

Los trabajadores se muestran escépticos con las promesas del hospital y ven el convenio entre los dos centros como papel mojado. A pesar de que el Trueta asegura que el retraso “no ha influido en absoluto de manera negativa” en el aumento de las listas de espera y que la reorganización del servicio “se hará este mes”, fuentes sindicales advierten de que la dirección del centro trasladó a los trabajadores que tenían que tener “paciencia” porque era “complicado” encontrar cirujanos pediátricos.