Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat invita a observadores internacionales a supervisar el 9-N

La vicepresidenta Joana Ortega anuncia que "está todo a punto", aunque matiza que "es la hora del sentido común"

La Generalitat invita a observadores internacionales a supervisar el 9-N

La Generalitat invitará a observadores internacionales al referéndum independentista que prevé convocar para el 9 de noviembre. “El mundo nos mira”, ha sostenido su vicepresidenta, Joana Ortega, para referirse a la “inequívoca” voluntad política del pueblo catalán para decidir su futuro en las urnas. Durante un desayuno informativo del Fórum Tribuna Cataluña, Ortega explicó que su Gobierno también enviará a observadores al referéndum escocés que se celebrará el 18 de septiembre.

La vicepresidenta de la Generalitat, reunió ayer a todos los partidos del bloque soberanista (CiU, Esquerra, ICV y la CUP), además de al PSC, para explicarles el operativo diseñado en caso de que se pueda celebrar la consulta. El Gobierno catalán “tiene a punto toda la logística”, dijo Ortega, quien declinó concretar el camino que tomará Artur Mas si el Tribunal Constitucional suspende la cita. “Escenarios futuribles podemos tener muchos. Es el momento de trabajar en el terreno de la realidad, no de las especulaciones”, indicó, aunque precisó que “es la hora del sentido común y de hacer las cosas bien y estoy convencida que será así”.

Ortega, quien milita en Unió Democràtica, se mostró recientemente contraria a sacar las urnas a la calle si el Constitucional prohíbe la consulta, una opinión que irrita a Esquerra y a los sectores soberanistas de Convergència, aunque haya consejeros de este partido que piensan como ella.

"Todas las ofertas de diálogo que se han hecho desde Cataluña se han convertido en negativa. Siempre hemos encontrado una pared cuando hemos intentado llegar a un acuerdo", ha dicho. Ante esa negativa, "los catalanes han decidido que quieren decidir su futuro y el Gobierno de la Generalitat está a su lado", ha explicado.

Ortega ha negado discrepancias en el Gobierno catalán y en la federación de Convergència i Unió a causa de la consulta. "Estamos como una piña", ha dicho para visualiza esa unidad, aunque lo cierto es que las opiniones de Ortega, que milita en Unió,y la de otros consejeros, como Santi Vila, de Convergència, abogando por aplazar la consulta si el Tribunal Constitucional la suspende irrita a los sectores más soberanistas de CDC y especialmente a Esquerra Republicana, el socio parlamentario.

Ortega ha dicho que está en "sintonia absoluta en el Gobierno de Mas" y que ella trabaja de "una manera incansable" por la consulta. Por eso, ha añadido que "nadie puede dudar de mi compromiso" y ha insistido en que lo que le preocupa es "aquello que depende de nosotros", en referencia al dispositivo que ha de poner en marcha la Generalitat para el 9-N.

Más información