Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La industria vuelve a crear empleo por primera vez en seis años

El sector ganó 11.000 puestos de trabajo de abril a junio, según la EPA

Los nuevos trabajadores de la empresa Sayl, Javier González, a la izquierda y Manuel Luna posan junto al resto de compañeros. Ampliar foto
Los nuevos trabajadores de la empresa Sayl, Javier González, a la izquierda y Manuel Luna posan junto al resto de compañeros.

La multinacional japonesa de componentes Calsonic Kansei acaba de contratar personal para servir los pedidos que asociados a los nuevos vehículos de Nissan, que ganará mil empleos. Seat también contratará: convertirá en fijos a 200 temporales. Pero no solo crean empleo las multinacionales. Pequeños proyectos empresariales como Ibud, que fabrican carátulas personalizadas de madera para dispositivos Apple, han generado cinco puestos de trabajo, además del que se deriva de los encargos que subcontratan a una maderera de Cerdanyola del Vallès, explica Albert Ros, uno de los socios fundadores. O Metaldyne, en Gavà. O Ivascular, en Sant Vicenç dels Horts. O Condor en Arenys de Mar…

Un goteo que sumado llega a la primera buena noticia que tiene el empleo en el sector industrial en seis años: por primera vez desde 2008 la industria creó 11.100 puestos de trabajo entre abril y junio de este año, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre. Es solo un trimestre. Y la cifra de 11.100 está a años luz de la destrucción de casi 300.000 empleos que el sector ha perdido desde 2008. Sobre el total del empleo, la industria ha pasado de ser el 21,6% al 18,5%. Pero por algo se empieza. “Además de crear empleo neto, el sector cae en parados registrados, de 90.000 a 80.000”, subraya el director general de Industria de la Generalitat, Antoni Maria Grau. “Son dos avales en la misma dirección”, celebra, como aplaude que la contratación indefinida creció un 4,1% en el segundo trimestre frente al aumento del 2,1% de la temporal, un dato que no está desagregado por sectores, aunque los sindicatos alertan de que el empleo que se crea es sobre todo temporal.

“Cuando todo el mundo miraba atrás, nosotros miramos adelante”

No hay como ser especialista en un sector que puede parecer pequeño pero tiene su nicho de mercado. El ingeniero Marc Santesteban venía del sector de la refrigeración para hostelería (las neveras que conservan las tapas en las barras de los bares): conocía sus debilidades y fortalezas y cuando la empresa en la que trabajaba cerró, decidió, con otro socio, darle una vuelta. “Cuando todo el mundo miraba atrás, nosotros miramos adelante”. Era 2009 y creó Sayl Barcelona, una empresa que añadió diseño a un sector estancado en estética. Tienen clientes como Carte d’Or, Danone o el hotel Juan Carlos I. Pero no les conoce a todos: “Como vendemos a distribuidores del sector, nuestros productos me los encuentro en hoteles o establecimientos”, ironiza. Son 12 de plantilla. “Dos y medio contratados este año”, celebra. El medio es un contrato a media jornada que han pasado a completa, especifica tras presumir de un crecimiento sostenido de un 20%-30% anual y un aumento de plantilla del 18% en los últimos dos años gracias sobre todo a las exportaciones. Sayl es una muestra de la nueva industria, que como en el caso de los fabricantes de fundas de madera Ibud, se centran en el diseño y acabado de los productos que venden, y externalizan parte del proceso productivo. En Sayl por ejemplo, encargan las piezas metálicas o de cristal, o los motores, pero “el montaje es semi artesanal”. No hay maquinaria pesada, pero el control del producto es total.

Grau recuerda como “las cifras del sector, en indicadores como el PIB industrial o la inversión industrial, comenzaron a mejorar en marzo de 2013”. “El PIB crece ahora un 1,5% y la inversión otro 1,5%, ahora comenzamos a recoger estos frutos. Cuando las empresas necesitan renovar equipamiento e invierten es señal de empleo en el futuro”, constata.

¿Y qué sectores lo están haciendo? “Automoción, textil y agroalimentario y pequeñas y medianas empresas de otros sectores”, responde. Grau subraya que parte de las pymes catalanas “hicieron los deberes durante los dos primeros años de la crisis, reaccionaron con rapidez: quien exportaba se volcó en el exterior y creció, y quien tuvo que ajustar, lo ha pasado mal pero ahora les comienza a ir bien”. Pero no hay que perder de vista que por el camino, entre 2007 y 2013, se han quedado 11.152 empresas, el 22% sector. Y que en un gesto sin precedentes, hace dos años la alarma en el sector era tal que patronales, sindicatos y colegios profesionales lanzaron un SOS: Més indústria, un manifiesto con 138 medidas concretas para reactivar el sector. A comienzos de este mes, el propio Gobierno catalán, con el presidente Artur Mas al frente convocaba a 2.000 empresarios del sector en el acto La Cataluña industrial: un objetivo compartido. No hubo propuestas concretas, ni compromisos traducidos en fondos, pero insufló moral a la tropa.

A las cifras de la EPA y de caída del paro en el sector, el responsable de estudios y política sectorial de PIMEC, Mosiès Bonal, añade que la industria también ha comenzado a ganar afiliados a la Seguridad Social. 3.500 más entre mayo y junio de este año si se compara con los mismos meses de 2013. Retrospectivamente, Bonal recuerda que en 2007 y 2008 en pleno boom económico la industria perdió afiliados. “Fue un tema de coste de oportunidad, el mercado hacía más sencillo dedicarse a otros sectores”, afirma. Con vistas al futuro, el experto de PIMEC subraya que “el empleo que se está creando ahora tendrá un efecto rebote a medio plazo que multiplicará los efectos positivos”. “Hay más buena noticia de lo que parece”, concluye.

Pero el secretario general de la Federación de Industria de CC OO, Javier Pacheco, insiste en que, por mucho que “se ha frenado la sangría y se crea empleo neto, el que se crea es temporal y vinculado a sectores exportadores”.

La Memoria Económica de Cataluña 2013 del Consejo de Cámaras de Cataluña subraya que la industria y las exportaciones son las dos claves del proceso de recuperación de la economía catalana. “La industria ha iniciado la recuperación en Cataluña antes que en el resto de economías industriales europeas y regiones españolas”, afirma y añade que la industria manufacturera catalana ha atraído un 13% más de inversión extranjera en 2013. También las exportaciones fueron récord, por valor de 60.000 millones (un 0,1% más).