Mas-Colell reclama más ingresos para poder aumentar el presupuesto

El consejero catalán rechaza que la rebaja de intereses del FLA tenga condiciones

Andreu Mas-Colell, consejero de Economía de la Generalitat.
Andreu Mas-Colell, consejero de Economía de la Generalitat.

Por segundo año consecutivo, el mes de julio finalizó con un Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) decisivo para las arcas de la Generalitat de Cataluña. Si el año pasado las comunidades salieron de la reunión con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, con el jarro de agua fría de un nuevo objetivo de déficit que les obligaba a recortar 2.500 millones de euros, este año la noticia ha sido positiva, pero solo en parte: hay alivio en el pago de intereses del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), pero no nuevos ingresos, que es lo que reivindica Cataluña.

El ministerio ha relajado la devolución del FLA con una reducción del 1% de los intereses para dar aire a las comunidades, lo que para Cataluña supondrá un ahorro de unos 700 millones. Una cantidad que la Generalitat debe destinar al pago de proveedores y a reducir el déficit (del 0,8% en mayo, cuando el objetivo para todo el año es del 1%): no puede utilizarse para gasto corriente. Además, Montoro condicionó esta rebaja a entrar en plataformas de centralización de todas las facturas, lo que el consejero catalán de Economía, Andreu Mas-Colell, rechazó e interpretó como un “intento de recentralización”.

Este apunte llega tras la expectativa que el CPFF había levantado en el Ejecutivo catalán después de la reunión del miércoles entre los presidentes del Gobierno, Mariano Rajoy, y de la Generalitat, Artur Mas, en la que este le pidió expresamente un gesto con el FLA.

La Generalitat debe destinar el ahorro de 700 millones a facturas y déficit

Más allá de las condiciones del préstamo, la decepción de Mas-Colell se agrava al no haber nuevos ingresos a la vista, que es lo que él pide. “No hay novedades presupuestarias. La tesorería es importante, pero lo más importante es la disponibilidad presupuestaria”, insistió. Y aseguró que “Cataluña no presentará un presupuesto que reduzca el gasto en servicios públicos como la salud, la educación o los servicios sociales”.

El lunes pasado, Mas-Colell pedía en Barcelona al Gobierno una rebaja en los intereses del FLA, pero priorizaba ingresos para elaborar unos presupuestos con el mismo gasto que en 2013 y 2015. Con un añadido: poder volver a pagar la extra a los funcionarios catalanes, que no la cobran desde hace dos años.

En los últimos tres años Cataluña ha recibido más de 30.000 millones de euros en préstamos del FLA y del plan de pago a proveedores. Este año, la Generalitat debe pagar 476 millones en intereses y el año que viene, más de 1.000. En total, 1.510 millones de euros en intereses.

El presupuesto para este año prevé unos ingresos adicionales de 3.200 millones de euros. De estos, 900 salen de tributos como la tasa turística o la revisión del impuesto de sucesiones. Pero el grueso de los ingresos extra provienen de la venta de patrimonio y privatizaciones (venta de patrimonio y la cesión del canon del agua de Barcelona), unas cantidades que Mas-Colell alerta de que no son recurrentes, sino extraordinarios, no se pueden repetir.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción