Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El portal Airbnb paga la multa a la Generalitat, pero dice que recurrirá

El Gobierno catalán sancionó a la web por anunciar apartamentos turísticos no registrados

El popular portal de internet Airbnb ha pagado la sanción de 30.000 euros que le impuso la Generalitat por comercializar apartamentos turísticos ilegales. La multa se impuso al constatar que la empresa norteamericana intermedia entre turistas y propietarios de viviendas que no han sido inscritas en el Registro de Turismo de Cataluña. Con todo, el portal, que sigue operando, explicó ayer recurrirá la multa.

Un portavoz de Airbnb aseguró ayer que la multinacional “es la primera interesada en resolver la situación” y explicó que la empresa mantiene contactos con la Administración catalana para solucionar la situación. “Tenemos un espíritu de colaboración máxima, puesto que somos los primeros interesados en tener un marco de actuación que dé garantías, justo y razonable”, afirmó.

La misma fuente añadió que la multinacional, fundada en la ciudad californiana de San Francisco, está “informando activamente” a las personas que anuncian su apartamento o habitaciones en la web para ponerlo a disposición de turistas —los anfitriones, les llama el portal— que cumplan con todas sus obligaciones legales.

El portal informa ahora a quienes anuncian pisos o habitaciones que deben registrarse

La multa de la Generalitat a Airbnb es la primera impuesta al portal en Europa. Se trata dela máxima sanción prevista por Turismo, por considerar que la infracción es grave: por los perjuicios causados al resto del sector de alojamientos turísticos reglado por competencia desleal, por el beneficio ilícito obtenido, el volumen económico de la empresa y la trascendencia social de la actuación infractora para el interés turístico, puesto que el viajero cree que está contratando un servicio legal.

La sanción obligaba al portal a cesar de forma inmediata la comercialización de inmuebles de Catalunya que no estén registrados para ser alquilados a turistas. La Generalitat se planteaba incluso impedir el acceso al portal desde cualquier IP ubicada en territorio catalán. Además de la multa a Airbnb, por ahora la Generalitat ha sancionado 11.000 viviendas turísticas sin regularizar, pero calcula que puede haber hasta un millón de camas ilegales.