Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Federación de Municipios niega “mala praxis” durante la era Bustos

El presidente de la entidad anuncia una investigación interna y una nueva etapa más transparente

Ni un ápice de autocrítica por parte del presidente de la Federación de Municipios de Cataluña (FMC), Xavier Amor, sobre la etapa de su ex responsable, Manuel Bustos, actualmente investigada por los Mossos d’Esquadra por el pago de presuntos sobresueldos a 40 alcaldes. Amor no considera que durante los 10 años en que el ex alcalde de Sabadell presidió la entidad hubiera “mala praxis”. El presidente de la FMC ha comparecido hoy ante los medios para anunciar una “nueva etapa” de la entidad “más transparente” y regida por criterios de “buena gobernanza y buenas prácticas”. No obstante, Amor ha querido desvincularlo con la polémica que rodea la FMC. “No tiene nada que ver”, ha aseverado el también alcalde socialista de Pineda de Mar.

Las escuchas policiales en el marco del caso Mercurio, de corrupción urbanística y tráfico de influencias en Sabadell y en el que Bustos está imputado, revelaron que cómo el ex alcalde de Sabadell intentaba esconder el pago de dietas por parte de la FMC. A raíz de la documentación incautada a la entidad, los Mossos han constatado que entre 2011 y 2012 se pagaron unos 300.000 euros a 40 alcaldes de todos los partidos. Los agentes consideran que se trata de sobresueldos irregulares y no de dietas, porque eran cantidades fijas mensuales y no de gastos justificados según las tareas desempeñadas.

El actual presidente de la FMC –que sustituyó a Bustos hace un año- ha esquivado valorar la gestión de la etapa anterior y ha insistido en que quiere iniciar una “nueva etapa” de la entidad regida por la transparencia. Amor ha anunciado acciones como una investigación interna sobre años pasados y una auditoría externa que se encargará a los colegios de Economistas, censores jurados de cuentas, interventores y tesoreros de la administración local. El presidente ha dejado entrever que la auditoría estudiará los ejercicios presentes y futuros, pero no los anteriores, salpicados por la polémica.

También se establecerá un código de buenas prácticas y se firmará un convenio con la Oficina Antifraude para que les informe sobre cómo mejorar la gestión. “Las medidas deben evitar la mala gestión y desterrar la mala praxis”, justifica la entidad. Pero preguntado sobre si consideraba que durante la era Bustos había habido mala praxis, Amor ha asegurado que “hablaba en términos generales”. “No creo que no haya habido transparencia anteriormente, solo que tenemos margen de mejora”, ha añadido. En cambio, la FMC descarta permitir que la Sindicatura de Cuentas fiscalice sus libros porque la ley actualmente no les obliga al ser una entidad privada.

Amor confía que con estas medidas, los alcaldes de CiU y ERC -9 de los 28 que forman el Comité Ejecutivo- vuelvan a los órganos de gobierno de la entidad. Cuando estalló la polémica sobre los presuntos sobresueldos ambos partidos anunciaron que dejaban la ejecutiva de la FMC hasta que se les diera las explicaciones oportunas. Los ediles se sienten “engañados” por la dirección de la FMC y aseguran que el caso se debe a un “error administrativo” en la forma de gestionar las dietas. Por eso forzaron la semana pasada el ceses del secretario general, Adolfo Moreno, cargo de confianza de Bustos y también imputado en el caso Mercurio.

Pero ni CiU ni ERC ven cercano su regreso a la entidad. Los nacionalistas habían puesto como condiciones que el presidente explicara por qué se escondió un informe en que alertaba de la irregularidad de la forma de pagar las retribuciones. También que se les garantizara que “no habrá nuevas sorpresas” y que los Mossos no revelarán más irregularidades. Finalmente, piden la creación de una comisión gestora en que los alcaldes, que temen su imputación, puedan tratar su defensa jurídica. “De momento no se ha cumplido ninguna de las tres condiciones”, ha asegurado Joan Mora, alcalde de Mataró y portavoz de los ediles de CiU. Mora considera un “error” que la FMC “minimice lo sucedido y haga como si no hubiera sucedido nada”. “Las malas maneras de hacer de la Federación ha puesto en duda la honorabilidad de los alcaldes. Lo que está pasando es muy gordo y dar la sensación de que no pasa nada es que no han entendido nada de lo que tienen encima”, ha espetado Mora.

“No tenemos fecha para volver a la FMC ni prisa para hacerlo”, ha añadido David Rodríguez, alcalde de Solsona y portavoz de ERC en la entidad. Rodríguez valora positivamente el relevo del secretario general, pero considera que de momento no se ha hecho nada más. “Todavía es muy pronto, después de todo lo que ha pasado. Tenemos que ver cómo avanza todo y recuperar la confianza no se hace en una semana”, ha remachado el edil republicano.