Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJCV inicia el trámite para meter en la cárcel al exalcalde de Torrevieja

Hernández Mateo formó parte del grupo de diputados populares valencianos imputados

El exregidor está condenado por corrupcion en un contrato de 100 millones

Pedro Ángel Hernández Mateo hace dos años en su escaño de las Cortes Valencianas. Ampliar foto
Pedro Ángel Hernández Mateo hace dos años en su escaño de las Cortes Valencianas.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) ha iniciado este lunes los trámites para enviar a la cárcel al que fuera alcalde de Torrevieja durante dos décadas y también diputado popular en las Cortes Valencianas, Pedro Ángel Hernández Mateo, condenado a tres años de prisión por corrupción.

El tribunal ha citado el miércoles a Hernández Mateo, "al objeto de requerirle para el cumplimiento voluntario de la pena privativa de libertad impuesta y el centro penitenciario de ingreso, con el apercibimiento que en caso de no comparecer a la práctica de la diligencia se acordará su búsqueda, detención e ingreso en prisión", según la resolución de la Sala Civil y Penal del tribunal.

Los jueces valencianos, que condenaron al exregidor por prevaricación y falsedad en documento oficial en la adjudiación de la contrata de la basura por un importe de casi 100 millones de euros, han recibido una comunicación de la subsecretaría del Ministerio de Justicia, División de Derechos de Gracia y otros Derechos en la que se informa de que el Gobierno ha rechazado la solicitud de indulto formulada por Hernández Mateo.

La petición de la medida de gracia, que el político presentó después de que el Tribunal Supremo rechazara su recurso de casación, llevó al tribunal a suspender la ejecución de la condena a finales del año pasado. Y conocido ya el resultado de la solicitud, que el Consejo de Ministros resolvió el 11 de julio, los magistrados preparan su ingreso en la cárcel.

El Gobierno denegó aquel mismo día el perdón al expresidente balear Jaume Matas; al exjuez Baltasar Garzón; al dirigente de Nuevas Generaciones del PP Ángel Carromero; a quien fuera alcalde de Marbella, Julián Muñoz, y al torero Ortega Cano.

Hernández Mateo integró el grupo de diputados populares imputados en las Cortes Valencianas, que a lo largo de la actual legislatura ha llegado a superar la decena. Su caso se convirtió, además, en un problema particularmente delicado para el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra. Mientras el jefe del Consell se esforzaba por transmitir una imagen de mano dura contra la corrupción, un numeroso grupo de sus diputados en el Parlamento autonómico se dedicó a recoger firmas en el Hemiciclo solicitando al Gobierno de Mariano Rajoy que le concediese el indulto. El presidente de la Diputación de Valencia y alcalde de Xàtiva, Alfonso Rus, que ha defendido en público a distintos implicados y condenados por corrupción, afirmó que no consideraba a Hernández Mateo "un delincuente".

Parte de los diputados populares en las Cortes Valencianas que han estado imputados esta legislatura. Hernández Mateo está señalado con el número uno. ampliar foto
Parte de los diputados populares en las Cortes Valencianas que han estado imputados esta legislatura. Hernández Mateo está señalado con el número uno.

Fabra reaccionó expulsando a Hernández Mateo del PP, casi dos años después de haber sido condenado. El exregidor había aguantado en su escaño durante la investigación judicial y el juicio, y solo dimitó cuando fue se conoció la sentencia condenatoria.

Torrevieja es el mayor municipio de la comarca de la Vega Baja, la más meridional de la Comunidad Valenciana y la más sacudida por casos de corrupción, hasta el punto de que el Consejo General del Poder Judicial consideró hace un año que el problema era allí "estructural".

El antiguo alcalde, aliado del expresidente Francisco Camps en la lucha interna que libró para hacerse con la hegemonía del PP valenciano, adjudicó en 2004 el servicio de recogida de basuras a la unión de empresas formada por Necso Entrecanales Cubiertas-Grupo Generala de Servicios, por 96 millones de euros y un periodo de 10 años.