Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Munté y las entidades critican el reparto del fondo para la pobreza infantil

El Ministerio de Sanidad insiste que se ha utilizado una fórmula concensuada

Las entidades que trabajan por la infancia en Cataluña se sumaron ayer a las críticas de la consejera de Bienestar, Neus Munté (CiU), por la fórmula de reparto de 17 millones de euros destinados al plan contra la pobreza infantil que promueve el Ministerio de Sanidad. El modelo adoptado por el Estado penaliza a las regiones con mayor población y, por ello, con más menores en riesgo de exclusión social.

Munté, junto con los representantes andaluz y gallego en el Consejo Territorial de Servicios Sociales, criticaron la fórmula de reparto. “Es poco eficaz y justa”, aseguró la consejera catalana, que también calificó de “muy pequeño” el esfuerzo económico de Sanidad para combatir la pobreza infantil. Cataluña recibirá un total de 726.989 euros (2,25 euros por cada menor), mientras que Ceuta recibirá casi el doble 1,3 millones de euros (153 euros por cada niño).

La gran diferencia en el reparto se debe a que está calculado con base en el índice Arope, una tasa europea de ciudadanos en situación de riesgo y exclusión social que se concede a cada región. Aunque es muy completa, no tiene en cuenta la población infantil en riesgo.

La ministra de Sanidad Ana Mato (PP) defendió ayer el criterio seleccionado y aseguró que fue consensuado. “Cada comunidad autónoma tiene un criterio diferente. Unos piden la población; otros, la dispersión; otros, la renta. Se decidió que este año se daría de acuerdo con el índice de pobreza infantil que se utiliza en Europa”, dijo.

Jaume Clupés, presidente de la Federación de Entidades de Atención y de Educación a la Infancia y a la Adolescencia (Fedaida) reprobó que se excluyera la variable población del cálculo. “Esta muy mal distribuido”, aseguró. Sin embargo criticó que se trate de una aportación puntual y pidió una política más seria. “Debemos caminar hacia el 2% del PIB que dedican nuestros vecinos europeos para la infancia. Desde Unicef Cataluña no se criticó el reparto, pero pidieron avanzar hacia una “estrategia clara con medidas para mejorar la condición de vida de los niños”.