Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A las puertas del quirófano

Esperas de hasta cinco años para ser operado para 28.000 personas que aguardaban en 2013

Mercedes Jiménez, el pasado viernes, en su domicilio de Vacarisses. Ampliar foto
Mercedes Jiménez, el pasado viernes, en su domicilio de Vacarisses.

La espera desespera. Sobre todo, si esa demora es para ser intervenido por un problema de salud, dura seis años y te ata, como a Mercedes Jiménez, a unas muletas permanentemente para poder desplazarse a cualquier parte. Apenas hace un mes que esta mujer pasó por el quirófano pero los bastones todavía la acompañan en el postoperatorio. Tras más de un lustro aguardando a que le pusiesen una fijación en el tobillo, a principios de junio y previa reclamación por el retraso, Mercedes por fin fue intervenida en el Hospital de Bellvitge. Durante los seis últimos años, la mujer, vecina de L'Hospitalet de Llobregat, computó dentro de la extensa lista de espera que arrastra la sanidad catalana para una intervención en los hospitales públicos. A finales de 2013, 181.559 personas aguardaban por una operación y de ellas, 28.894 tendrán que esperar entre uno y cinco años antes de entrar en el quirófano.

En medio de una retahíla de retrasos y dos preoperatorios perdidos en las demoras, el tobillo de María empeoraba y los ánimos iban a menos. “Ha sido muy duro. Estaba perdiendo mi vida laboral y personal”, reconoce. Las demandas ante Atención al Paciente se quedaron en un “ya le llamaremos” hasta que, hace unos meses, se topó con los voluntarios de la Federación de Asociaciones de Vecinos de L'Hospitalet, que se parapetan todas las semanas a las puertas de Bellvitge para animar a los pacientes a denunciar los retrasos. Mercedes hizo una reclamación al centro y en ocho meses estaba operada. “Concienciamos a la gente de que tienen sus derechos y hemos conseguido que se agilicen algunas operaciones. Quizás hemos salvado más de una vida”, explica el portavoz de la federación, Miguel Mansergas. A raíz de sus denuncias, los vecinos de L'Hospitalet calculan que se han operado unas 80 personas en Bellvitge. Pero no son los únicos: las mesas de reclamaciones también están presentes en Vall d'Hebron, Reus o Terrassa.

Los retrasos hacen que la gente pida préstamos para ir a la privada

A partir de sus denuncias, —que se envían al Síndic de Greuges, además de a la dirección del hospital y al Servicio Catalán de la Salud (CatSalut)—, el defensor del pueblo catalán, Rafael Ribó, inicia actuaciones de oficio para investigar “una posible vulneración de derechos”, ya que los ocho hospitales del Instituto Catalán de la Salud (ICS) superan los seis meses de espera máxima garantizada en al menos alguna de las 14 intervenciones quirúrgicas protegidas por ley. Según el departamento, el 31,7% de las 75.075 personas en lista en 2013 tuvo que aguardar más de seis meses para ser intervenida de alguna de las 14 dolencias.

Las entidades en defensa de la sanidad pública coinciden con el Síndic en que los retrasos han aumentado debido a “las intervenciones que se han dejado de hacer durante 2012” por los recortes que aplicó el departamento de salud el año anterior. A pesar de que la Generalitat ha apremiado a los hospitales para que aumenten las intervenciones de cirugía mayor ambulatoria —que no requiere ingreso— para llegar a fin de año sin retrasos en las 14 garantizadas, los profesionales sanitarios auguran que la reducción de la actividad quirúrgica programada durante el verano, sumada al colapso que viven las urgencias de los hospitales en las últimas semanas y el cierre de camas, agudizarán las demoras en muchas intervenciones. “Es imposible que se puedan reducir las listas cuando están cerrando camas”, apunta Angels Castell, de Dempeus per la Salut Pública. Salud admitió que este verano dejará sin servicio hasta 3.100 plazas en agosto.

Derivar intervenciones a los centros con ánimo de lucro es, según las entidades sociales, la salida por la que ha optado el consejero de salud, Boi Ruiz, para reducir las listas: “El supuesto intento de disminuir las cifras se hace vía derivaciones a la privada mientras cierran recursos en la pública”, protesta Marian Rodriguez, de la Plataforma de Afectados por los Recortes en Salud (PARS).

Mercedes Jiménez aguardó más de cinco años por una fijación en el tobillo

Trabajadores y usuarios denuncian la “perversión” de las listas. “Los retrasos hacen que la gente pida préstamos para ir a operarse a la privada”, señala Mansergas. Incluso la opción de agilizar la espera entrando por la puerta privada surge previa recomendación directa de algunos facultativos.

“Una médica me dijo: ‘si tiene mucha prisa, por 15.000 euros le operan en cualquier clínica privada’”, relata Enrique Cruciani, un hombre joven de 30 años que lleva más de un año a la espera de un recambio de válvula aórtica. A pesar de que el departamento de salud ha puesto en marcha un plan director para reducir la lista en las operaciones cardíacas, la cirugía valvular tenía a finales de 2013 más de 600 personas en espera y un tiempo medio de retraso de cinco meses.

Otra de las métodos del departamento para “falsear” las listas, según Rodriguez, es “retrasar las citas al especialista”, que es quien toma la decisión final de intervenir. Por ley, el paciente debe entrar en lista de espera en cuanto el facultativo se lo comunique. Sin embargo, las entidades denuncian que no siempre es así. Es el caso de Jesús Tardío, de 58 años. Su médico le aseguró en octubre de 2012 que tendrían que operarlo de una hernia discal. “Me dijo que tendría que esperar un año porque tenía a 400 personas delante”. Jesús no descubrió, hasta poner la primera reclamación por el retraso 18 meses después de la visita, que constaba en la lista de espera “desde enero de 2013”, tres meses después de que se lo comunicase su doctor. Lleva casi dos años con parches de morfina para paliar el dolor que le produce la hernia; el otro dolor, el de la espera, parece haber mejorado desde que puso la reclamación asesorado por los vecinos de L'Hospitalet. El hospital de Bellvitge, que a junio de 2014 tenía más de 500 personas esperando para intervenirse de hernia discal, le ha comunicado que en agosto iniciará el preoperatorio.

Más información