Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jerez gasta 3,1 millones en horas extra y productividades tras el ERE

El coste de los complementos salariales ha subido un 16% en seis meses

Una protesta de trabajadores de municipales de Jerez. Ampliar foto
Una protesta de trabajadores de municipales de Jerez.

El gobierno de Jerez que lidera la alcaldesa María José García Pelayo (PP) ha gastado en productividades, horas extra, compras de libranza y gratificaciones del personal municipal en el primer semestre del año 3,1 millones de euros, un 16% más que en 2013. Los complementos salariales en el Consistorio representan ya más del 10% del coste total de la nómina mensual y escapan de la austeridad que impone el plan de ajuste exigido por el Ministerio de Hacienda para que Jerez afronte una deuda municipal que supera los 1.000 millones de euros.

Entre enero y junio de 2014 el Consistorio ha destinado 1,7 millones de euros a costear productividades; 621.060 euros a gratificaciones; 100.503 euros a horas extra y 674.097 a compra de supresión de libranza, es decir, a abonar a los policías locales y vigilantes 200 euros por cada día libre que se le exige cumplir una jornada laboral.

¿Por qué este concepto en principio extraordinario se dispara hasta los casi 700.000 euros semestrales? Porque los cuadros horarios de estos colectivos siguen sin prever que el servicio esté cubierto los fines de semana, con lo que las jornadas de los sábados y los domingos se retribuyen aparte de manera sistemática, a razón de 200 euros el día. Este complemento mensual unido a las dos subidas salariales que ha firmado el PP para el cuerpo de seguridad de la ciudad desde octubre de 2013 hacen que un policía local raso (con estudios de bachiller) cobre en Jerez, al margen de la antigüedad, 3.200 euros brutos mensuales, emolumento que aumenta otros 1.300 euros en meses como junio, en el que se gratifica eventos como la Feria del Caballo y el Gran Premio de Motociclismo.

Pese a que la regidora popular ha anunciado en varias ocasiones desde que llegó en 2011 que iba eliminar las productividades y poner “el contador a cero”, estos sobresueldos están aún muy lejos de controlarse. En el año 2012, el Ayuntamiento de Jerez firmó, por estos conceptos, 2,8 millones de euros; en 2013, ya con 260 empleados menos por la ejecución de un ERE en el Consistorio, la cifra alcanzó los 2,7 millones de euros. En la primera mitad del presente año, el coste ya alcanza 1,7 millones.

El gobierno local no ha explicado por qué ha subido en lo que va de año el coste de los complementos salariales en medio millón de euros y defiende que desde su llegada a principio de mandato los gastos de la plantilla se han reducido en 18 millones, pasando de 84 millones anuales a 66,2 en la actualidad. El equipo que encabeza Pelayo añade que “mira con lupa cada euro que se gasta del ciudadano, poniendo fin a épocas anteriores de arbitrariedades salariales y despilfarro en las que se llegaban a pagar nóminas de más de 100.000 euros anuales”.

El PP evita comparar los costes extrasalariales de anteriores gobiernos porque aunque los predecesores de Pelayo, Pedro Pacheco y Pilar Sánchez, contribuyeron a disparar el gasto del personal municipal, el pago en extras a la plantilla no distaba demasiado del actual. Tal como denunció en un pleno de 2013 la propia regidora popular, el gobierno socialista de Sánchez sumó en 2010 gratificaciones por valor de 1,1 millones, 70.000 euros más que el gobierno vigente.

La principal medida de ahorro del capítulo I del presupuesto aprobada por el PP en Jerez ha sido el ya mencionado ERE que dejó en la calle en septiembre de 2012 a un total de 260 empleados. Y ahora son estos extrabajadores los que ya anuncian que utilizarán los datos de gastos en complementos salariales para batallar judicialmente los despidos. “¿Cómo se puede alegar causa económica para hacer un ERE municipal pagando 20 días por año trabajado y derrochar más de tres millones de euros en costes de personal totalmente prescindibles?”, se preguntan varios de los afectados que prefieren mantenerse en el anonimato.

Además del ERE, el gobierno municipal ejecuta un plan de ajuste que ya ha supuesto la privatización de la gestión del agua durante 25 años, la rebaja en un 20% de la inversión en los servicios públicos, la subida de la tasa de basura en un 50%, la baja incentivada de 20 empleados de la televisión municipal o la jubilación anticipada de medio centenar de operarios.

El portavoz del grupo municipal socialista, Luis Flor, ha anunciado que pedirá al gobierno que facilite en la próxima sesión plenaria las cantidades totales que ha dedicado a sobresueldos desde que llegó al Consistorio. "Tememos que la cifra puede ser mareante, una indignidad teniendo en cuenta la situación de abandono que sufre la ciudad", remacha.