Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ana Aguirre: “No me correspondía enterarme de la operación de Epsilon”

La exconsejera de Industria asume las responsabilidades de su equipo

Joan Villadelprat, este martes en el Parlamento vasco.
Joan Villadelprat, este martes en el Parlamento vasco.

La comisión de investigación sobre la gestión pública en torno a la empresa Epsilon y el proyecto automovilístico Hiriko ha cerrado la ronda de comparecencias con la presencia de la exconsejera de Industria y hoy viceconsejera de Justicia Ana Aguirre, que ha vuelto a dar explicaciones, por tercera vez, sobre las decisiones de su departamento para apoyar a Epsilon. Aguirre ha asegurado que no sabía nada de la operación de apoyo más polémica a Epsilon, una del parque tecnológico de Miñano en 2009, en el momento en que se realizó, y Joan Villadelprat ha resaltado que no tenía vínculos con Euskadi hasta que le llamaron poniendo como argumento la posibilidad de aprovechar la ciudad del motor de Arakamendi, una promesa electoral del PNV en 2007.

“Yo no intervine en esa operación, no estuve en la decisión del parque tecnológico, no me correspondía enterarme, había toda una estructura a la que le correspondía”, ha dicho una y otra vez la exconsejera, hoy alto cargo en el departamento de Josu Erkoreka, que este martea la defendió como una persona de “plena confianza, solvente, bien preparada y profesional acreditada”. Preguntado por una hipotética atribución de responsabilidades a la actual viceconsejera de Justicia por parte del Parlamento y las consecuencias que esto tendría a través del código ético, el portavoz ha señalado que sería “irresponsable anticiparse”.

La exconsejera ha asegurado que no sabía nada de la operación cuando se hizo la operación de 2009 y dirigió la responsabilidad a altos cargos de su departamento, pero sin citar sus nombres en ningún momento y resaltando que sus decisiones fueron correctas y buscando el bien público. “No me cuesta asumir las responsabilidades como consejera de Industria”, acabó declarando. El de Aguirre fue un nombre rodeado de la polémica ante otro dictamen, el de la comisión de investigación del caso De Miguel. En el documento inicial estaba citada, pero en el final desapareció porque no fue citada para defender su postura.

La recta final

La investigación en sede parlamentaria sobre los proyectos fallidos de Epsilon e Hiriko, ambos durante el período del Gobierno Ibarretxe, ha concluido este martes  con las comparecencias de Ana Aguirre y Joan Villadelprat.

A partir de ahora, y antes del 4 de julio, el presidente de la comisión, Carmelo Barrio, y la letrada disponen de plazo para presentar el informe que deben enviar al resto de miembros.

Entre el 4 y el 8 de julio, los grupos podrán redactar sus correspondientes enmiendas al informe de Barrio. Y ya el 10 de julio se procederá al preceptivo dictamen de conclusiones de una investigación que ha avivado de paso las tensiones del Tribunal de Cuentas.

La exconsejera ha dejado claro que el proyecto fracasó por dos razones: la forma de dirigir el proyecto y la crisis, porque en 2008 “no había ninguna perspectiva de que el proyecto iba a tener pérdidas”. “Si una gestión [empresarial] está mal hecha, está mal hecha, pero no me lo relacione ni con este Gobierno [el de Ibarretxe] ni probablemente con el siguiente”, el socialista, ha respondido a preguntas del popular Carmelo Barrio.

Ante las dudas de los distintos informes jurídicos y de control que apuntaron al riesgo de que se tratara de una ayuda de Estado, Aguirre ha señalado que se podía haber utilizado la convocatoria de ayuda del Ministerio de Ciencia conocida coloquialmente como parquetazo como “cobertura” para el parque. Eso sí, “todo es mejorable”, ha reconocido. En todo caso, hasta el peneuvista Luis Javier Tellería admitió que la operación de cesión de rango hipotecario “para nadie ha sido clara”, aunque él, ante la desconfianza del resto de partidos, ha señalado que no estaba planteada “para hacer el mal”.

Lo que un día atrás había sido considerado por el exconsejero socialista Bernabé Unda como algo negativo, el hecho de asumir desde el parque tecnológico público la compra del edificio, ha obtenido un barniz positivo a través del enfoque de Aguirre: “En el ADN de este proyecto, desde sus inicios, estaba la posibilidad de que lo público se quedara con los activos y las inversiones”. Villadelprat ha dedicado buena parte de su comparecencia a resaltar que estaba orgulloso de Epsilon y a defenderse de la sentencia en su contra por concurso culpable.

Por otro lado, han comparecido los trabajadores de TMA, del consorcio Hiriko. Estos han confirmado que se fabricaron dos chasis para Hiriko de los 20 por los que les contrataron y que nadie reclamó. Es una explicación similar a la que dio otro grupo de trabajadores, estos de la matriz del proyecto Afypaida, que compareció hace dos semanas.

Con la sesión de este martes, la Cámara ha cerrado las comparecencias para adentrarse en un procedimiento exprés de elaboración del dictamen, que se aprobará el 10 de julio. Los grupos no tienen aún ni las actas de las comisiones para elaborar sus enmiendas.