_
_
_
_
_

Enseñanza esquiva la cuota del 25% de castellano con trabajos en esta lengua

Cinco colegios deben aumentar las horas de español a partir del lunes

La consejera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau.
La consejera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau.EP

Trabajos redactados en castellano. Esta es la fórmula que ha hallado el Departamento de Enseñanza para dar cumplimiento a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que obliga a impartir un 25% de castellano en cinco colegios, aunque solo en las aulas de los alumnos de las cinco familias que lo han pedido. La medida se aplicará a partir de este lunes, aunque las clases acaban el 20. La Generalitat ya ha enviado las instrucciones a los cuatro colegios concertados y el instituto público afectados. En el texto insta a concretar este porcentaje en el aula pertinente “con un proyecto o actividad donde se demuestre que el castellano es lengua de comunicación vinculado a determinadas áreas no lingüísticas”.

Como ejemplo, la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, ha abundado que si una clase ha estado trabajando este curso sobre la anatomía humana, que se pida a los alumnos que realicen un trabajo en castellano sobre lo que han aprendido este curso. Rigau ha recordado que durante la semana próxima, aunque sea lectiva, no se realizan clases, sino que las escuelas hacen actividades propias del final de curso, como colonias, fiestas, etc.

Sobre la situación que se creará en septiembre, Rigau ha mantenido el hermetismo habitual y no ha querido avanzar nada. “Iremos paso a paso”, ha dicho. Lo único que ha asegurado es que se mantendrá un "diálogo franco" con las familias demandantes para “evitar la complicación de otras familias”. "Acabamos aquí una etapa en la que hemos recibido estas sentencias derivadas de casos particulares judicializados, pero ahora ya hay un nuevo marco legal", ha remachado.

La polémica del 25% del castellano en las aulas saltó en enero, pero se demoró por los recursos judiciales hasta que a finales de abril el TSJC se reafirmó en su mandato y dio un mes para cumplirlo. El plazo acababa el 2 de junio, según el propio tribunal, pero la Generalitat lo atrasó hasta este lunes 16 de junio porque entiende que el reloj empezaba a correr pasados 10 días que tenía para recurrir al Supremo. Pero esta fecha más lejana permite a Enseñanza aplazar al máximo la aplicación de la sentencia, así como hacerla coincidir con la manifestación en favor de la lengua catalana convocada para este sábado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_