Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bohigas, un señor de Barcelona

Los alcaldes Serra, Maragall, Hereu y Trias acompañan al arquitecto en la presentación de sus memorias

Oriol Bohigas, sentado a la izquierda, acompañado de los alcaldes Jordi Hereu, Xavier Trias y Narcís Serra y Pasqual Maragall y el editor de RBA Ricardo Rodrigo, durante la presentación de su libro de memorias.
Oriol Bohigas, sentado a la izquierda, acompañado de los alcaldes Jordi Hereu, Xavier Trias y Narcís Serra y Pasqual Maragall y el editor de RBA Ricardo Rodrigo, durante la presentación de su libro de memorias.

Un señor de Barcelona, un provocador, pero sobre todo, el polifacético Oriol Bohigas fue definido como “el gran hacedor de la Barcelona moderna”. Fue en la presentación de su libro, Refer la memòria, compendio de los 60 años de actividades del arquitecto y humanista, en la sede de la editorial RBA. Arropado por el alcalde de la ciudad, Xavier  Trias, y los exalcaldes Narcís Serra, Pasqual Maragall y Jordi Hereu -Joan Clos no asistió— y el editor Ricardo Rodrigo, el acto fue una mezcla de conversación a cuatro bandas entre Serra, Hereu, Trias y la periodista Mònica Terribas.

Maragall, sentado en primera fila del auditorio, no participó en el debate. Una primera fila en la que también estaban sentados el expresidente de la Generalitat, José Montilla, el consejero de Cultura, Ferran Mascarell, y una amplia representación del PSC: Jaume Collboni, Rocío Martín, Laia Bonet , Jordi Martí y Assumpta Escarp, entre otros.

Más que la presentación del libro, el acto se convirtió en un cálido homenaje a Bohigas por su contribución a la transformación de la ciudad y por su aportación a la cultura. “Hay muchas ciudades que celebran Juegos Olímpicos pero Barcelona los aprovechó para modernizar toda la ciudad”, apuntó Xavier Trias. Bohigas fue el delegado de Urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona desde 1980 a 1984 y después, desde su despacho de arquitectura MBM, trazó el proyecto olímpico. Narcís Serra, que fue el alcalde que le fichó, afirmó que su época de alcalde fue la más especial: “Después he hecho otras cosas, pero ser alcalde es lo que te permite que algo que se decide luego se haga y lo veas”.

Fue con Serra y con Maragall, con quien Bohigas trabajó intensamente y de forma muy personal. Para Jordi Hereu, Bohigas es “un notario de la ciudad a la que se dedicó con pasión y profesionalidad”. Hablando del presente y del pasado, Bohigas comentó que una de las cosas que ayudó a la transformación de la ciudad fue la complicidad de la ciudadanía “un entusiasmo que ya no existe”. Y otra:” también iba muy bien que los partidos políticos no interviniesen”.