Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición aplaude la marcha de Currás pero censura que llegue “a destiempo”

Socialistas y nacionalistas rechazan que entren en la Corporación concejales no electos

Agustín Hernández, futuro alcalde de Santiago
Agustín Hernández, futuro alcalde de Santiago

Tras casi un año de resistencia numantina, Ángel Currás tiró la toalla. Fue necesario que su partido le retirase la confianza, tras meses y meses en que la cúpula del PP gallego apelaba a la presunción de inocencia para mantener en sus puestos no solo al alcalde sino a los otros nueve concejales que estaban imputados en diversos casos. La oposición municipal llevaba mucho tiempo pidiendo la marcha de Currás y ayer no pudo más que aplaudir la decisión, al tiempo que criticaba la tardanza del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y de la dirección del PP gallego en tomar medidas. El BNG, además, atribuyó la caída de Currás a la “lucha política y social” desarrollada en los últimos meses.

 “La dimisión llega a destiempo”, proclamó el portavoz municipal de los socialistas, Francisco Reyes, tras mostrar su satisfacción por el abandono de Currás. “Era la única salida posible para la situación de enroque del gobierno del PP de Santiago frente a una crisis como nunca se había conocido en este Ayuntamiento”, agregó Reyes, informa Europa Press.

Los socialistas habían aumentado su presión sobre el alcalde y sobre Feijóo desde la pasada semana. El propio Reyes anunció el viernes que su grupo iba a pedir un pleno extraordinario para reclamar la dimisión de Currás al tiempo que dejaba en el aire la posibilidad de presentar una moción de censura, pese a que la tendría perdida de antemano ante la mayoría absoluta del PP. El secretario general del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, tampoco negó esa posibilidad ayer mismo, horas antes de conocerse la renuncia del alcalde, y conminaba a Feijóo a que tomase medidas para solucionar la crisis política en la capital de Galicia.

El grupo municipal socialista ya formuló la primera petición al futuro alcalde, Agustín Hernández: que cubra las nueve vacantes de concejales con miembros de la lista del PP sin recurrir a ediles no electos, como tenía previsto Currás. La misma opinión mantiene también el BNG, cuyo portavoz municipal, Rubén Cela, sentenció: “Esto es una responsabilidad colectiva del conjunto del PP y ahora su cometido es convencer a las 11 personas que aún restan en su lista para que estos asuman también la responsabilidad”. “Es absolutamente rocambolesco que de los 13 concejales que salieron de las elecciones solo quede uno”, insistió Cela.

La oposición argumenta que, aunque la ley permite reclutar concejales que no concurrieron a las elecciones, esa maniobra resta legitimidad a la Corporación. Cela, además, llamó la atención sobre el hecho de que el futuro alcalde cerró la candidatura del PP en las últimas elecciones como una presencia meramente testimonial. Para el BNG, es “inaudito” que en tres años hayan desfilado ya tres alcaldes, los dos últimos, “los peores de la historia”. El socialista Reyes remachó: “Nosotros gobernamos 19 años y solo tuvimos dos alcaldes”.