Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Más dinero a la banca para nada

Andalucía debería pensar fuentes de financiación alternativas ya que del BCE no le vendrá nada bueno

Las medidas que anunció la semana pasada el Banco Central Europeo para que aumente el crédito dando más dinero a los bancos, bajando los tipos de interés y penalizando sus depósitos allí se han recibido como un hito histórico pero me temo que hay razones fundadas para pensar que no servirán de mucho.

Es verdad que el crédito o no llega a las empresas y a los consumidores o que si llega es muy caro, lo que dificulta la recuperación económica. Pero esa falta de financiación no se produce por falta de liquidez. El problema real es la insolvencia de la economía en su conjunto, de los consumidores, de las empresas y de la banca. Las empresas que tienen actividad no están tan interesadas en obtener más financiación como en desendeudarse, y lo que necesitan las que tienen problemas por falta de clientes es demanda efectiva, es decir, que sus potenciales compradores tengan más ingresos para gastar.

Se puede adelantar que el Banco Central Europeo (BCE) no resolverá casi nada limitándose a proporcionar más dinero a los bancos europeos porque hemos comprobado ya que así no aumentan los ingresos de empresas y consumidores de los que depende que haya gasto. Y es solo el incremento de este último lo que puede hacer que aumente la actividad, el empleo y los ingresos, disminuyendo así la insolvencia de consumidores y empresas que está hundiendo la demanda y dificultando su acceso al crédito disponible.

Además, para que los bancos presten más y más barato no solo necesitan liquidez (que ya tienen de sobra) y empresas y consumidores más solventes, sino también más capital. Y el propio Draghi ha reconocido en varias ocasiones durante los últimos meses que la banca europea no ha saneado aún sus balances (algo, por cierto, que corresponde al BCE evitar). Por tanto, él sabe mejor que nadie que, mientras que eso sea así, los bancos no van a dar crédito ni en la cantidad ni al tipo de interés que la economía europea necesitaría para salir adelante, por mucha más liquidez que tengan.

Finalmente, la teoría económica advierte también del poco éxito que tendrán estas medidas. Como señaló hace mucho tiempo el Nobel James Tobin, la idea de que las cosas pueden funcionar llevando por un lado los asuntos del dinero y los precios y por otro los relativos al presupuesto, los impuestos, el empleo y la producción, como se viene haciendo en Europa, es una falacia.

Países como España o comunidades como Andalucía harían bien en desconfiar de estas medidas y ponerse a pensar en cómo disponer de fuentes de financiación alternativas para sus empresas y consumidores porque del actual BCE y del fundamentalismo de los dirigentes europeos no les vendrá nada bueno.

@juantorreslopez