Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector aeroespacial mira al exterior en un encuentro con 360 empresas

Las 77 compañías andaluzas que acuden podrán contactar con grandes como Airbus o Boeing

Ensamblaje de un avión A-400M en Airbus Military de Sevilla.
Ensamblaje de un avión A-400M en Airbus Military de Sevilla.

Tres de cada cuatro euros que el sector aeroespacial andaluz factura proviene de lo que exporta. Solo en la última década, sus ventas en el extranjero se han multiplicado por cuatro. El futuro está en el exterior. Y las compañías lo saben. La industria aeronáutica andaluza afronta esta semana un encuentro internacional entre empresas del sector con dos retos en el horizonte: potenciar su internacionalización y apostar por la concentración de sus empresas. También con una gran baza: su madurez. En la feria, que se celebra en Sevilla del 3 al 6 de junio, participan 360 compañías de 28 países, entre ellas, los grandes fabricantes mundiales: Boeing, Airbus Group, Bombardier y Embraer. A la cita también acuden 77 andaluzas.

Este encuentro bienal, bautizado como Aerospace & Defense Meetings (ADM), es una de las estrategias del sector para borrar las fronteras. El objetivo es claro: ser una plataforma para que las principales empresas de la industria aeroespacial y de defensa hagan negocios, identifiquen socios, proveedores o nuevos clientes. “Toda feria es un gran escaparate, nadie te garantiza que vayas a conseguir contratos, pero te permite tener contacto de una pasada con 30 o 40 empresas”, explica el director gerente de la Fundación Hélice, Arturo de Vicente. La feria se celebra pocos días después de que la Fundación Hélice presentara el balance del sector de 2013, cuando creció casi un 11% y creó 395 empleos.

A lo largo de estos cuatro días, las compañías presentarán, reunión a reunión, sus proyectos, ampliarán sus agendas y darán a conocer sus estrategias de negocio. Según la organización, se prevén más de 7.000 encuentros. “Desde el punto de vista comercial, el sector es muy costoso. No es fácil firmar un contrato de estas características y más cuando tus clientes pueden estar en cualquier parte del mundo. Es muy importante tener contactos y esta feria te ayuda a adquirir una nutrida agenda”, explica el director financiero de Recursos Humanos de Sofitec, Manuel Pérez. “No solo muestras tu oferta, también conoces qué se va a demandar”, precisa uno de los directivos y responsable del área de aeronáutica de Carbures, Javier Moreno. “Esta industria ha evolucionado mucho en los últimos años y es el momento, a través de este tipo de foros, de proyectar su capacidad y consolidación”, expone el director de Industria y Fabricación de Aertec Solutions, David Doral. Y así lo demuestran los datos. Andalucía es la segunda región en este sector en España (22,9% de las ventas) y uno de los tres polos aeronáuticos más importantes de Europa, junto a Toulouse y Hamburgo.

El mercado asiático, en auge

El mercado asiático está adquiriendo año a año una gran importancia en las cuentas de las empresas aeroespaciales andaluzas. Y las cifras así lo demuestran. En 2013, Andalucía exportó a este continente material aeronáutico por valor de 314 millones, lo que representa una quinta parte de las ventas totales del sector (1.509 millones). Esta cifra supone duplicar los datos de 2012. Pero el crecimiento experimentado es más llamativo si comparamos los resultados de los últimos cinco años. Las exportaciones a Asia se han multiplicado por 20, se ha pasado de los 16 millones de 2009 a los 314 del año pasado.

Por países, las ventas se concentraron en Omán (102,4 millones), Indonesia (83,2 millones) y Arabia Saudí (42,5 millones). En el otro extremo, se encuentan Jordania (1,7 millones) y China (0,1%). “China es un mercado que tiene un gran potencial, está creciendo mucho en los últimos años. Pero es un mecado muy complicado, entre otros motivos, por su política”, explica el director de Industria y Fabricación de Aertec Solutions, David Doral, quien destaca que las principales puertas de entrada al continente asiático son Indonesia e India.

La importancia de la relación entre empresas de ambos continentes también queda reflejada en esta segunda edición del Aerospace & Defense Meetings (ADM). Según resaltan sus organizadores, al encuentro internacional acuden varias empresas asiáticas, entre ellas, tres grandes contratistas de China: Comac, el mayor constructor de aviones comerciales del país; Avic y Catic.

En 2013, las exportaciones de la industria aeroespacial andaluza alcanzaron los 1.509 millones de euros, un 44% más que en 2012, y se sitúa como el quinto sector exportador de Andalucía (5,8%). Por provincias, las empresas sevillanas (80) concentraron las ventas en el extranjero (66,4%) seguidas por las gaditanas (33,4%). En cuanto a los mercados, Francia, Alemania y Brasil continúan siendo los principales clientes al sumar casi el 60% de las exportaciones. Esta relación también queda patente en la feria de esta semana: de las 163 empresas extranjeras que acuden a la cita 60 proceden de Francia y 17 de Alemania.

En esta lucha por la internacionalización, la visibilidad tiene un papel clave. “Las empresas andaluzas llegan a todo el mundo a través de Airbus, al que venden sus productos. Quien los adquiere, se los compra a Airbus y las compañías quedan en un segundo plano. Sin nombres. Hay que trabajar para que se nos reconozca”, explica de Vicente. Un objetivo que se basa en alianzas. “No es necesario que las empresas estén físicamente en el extranjero, basta con que encuentren un socio, una entidad de aquel país que esté creciendo”, puntualiza el director gerente de Hélice. “En este sector, hay que apostar por ser globales. Hay que estar abierto”, expone Javier Moreno, de Carbures.

Y es en este punto cuando ADM entra en juego. Bien lo sabe Aerocomposites, del grupo Triron. Desde enero, esta empresa da sus primeros pasos en el sector aeronáutico. “Estamos en pleno proceso de lanzamiento y una feria de estas características nos posibilitará darnos a conocer y establecer las primeras alianzas en un mercado de alta calidad y de un nivel de exigencia muy elevado”, explica el director de la planta de El Puerto de Santa María, Ignacio Becerra, quien precisa que ya tiene cerrada una veintena de encuentros durante estos días. “Además de entrar en contactos con importantes empresas europeas, en la anterior edición consolidamos nuestra relación con la empresa brasileña Embraer, la tercera del país”, pone como ejemplo Manuel Pérez, de Sofitec.

Esa alta exigencia de la que habla Becerra sustenta el segundo gran reto del sector andaluz: la concentración. “Las empresas andaluzas deben ganar peso para poder acceder a proyectos más ambiciosos”, defiende el consejero de Economía, José Sánchez Maldonado. De las 115 compañías aeroespaciales andaluzas, 91 pertenecen a la cadena de suministro. “Los encargos de las empresas tractoras cada vez son más complejos, incluyen el diseño y grandes volúmenes de ingeniería. Y las pequeñas empresas no son capaces de asumir estos paquetes. Por eso, hay que apostar por menos compañías pero más fuertes, eso sí, manteniendo el tono muscular”, apunta de Vicente.

“No estamos hablando de que se compren entre sí, sino de que alcancen alianzas”, agrega. “Solo siendo empresas fuertes vamos a poder diversificar nuestra oferta y acceder a nuevos mercados. Así, no dependeremos tanto de los ciclos de trabajo de Airbus”, apunta David Doral, de Aertec Solutions. Según avanzó la semana pasada el director gerente de Hélice, se espera que Airbus despeje estos días las incógnitas sobre su reestructuración y el impacto en la cadena de suministro andaluza.

Durante el encuentro, organizado por la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia —a través de Extenda— y la francesa BCI Aerospace, el sector andaluz debe defender “su madurez” y “su apuesta por el I+D”, en palabras de Arturo de Vicente. “Lo que hacemos aquí se puede hacer en cualquier parte del mundo. El sector ha apostado por la ingeniería y eso se nota en los procesos y queda reflejado en sus certificaciones”, explica el directivo de Hélice. “Además, somos proveedores de primer nivel que tienen un contacto muy directo con las tractoras”.

Más información