_
_
_
_
_

CiU eleva el tono contra Esquerra Republicana para evitar el ‘sorpasso’

Duran acusa a los republicanos de “arruinar” a Cataluña

Artur Mas, ayer en la Generalitat.
Artur Mas, ayer en la Generalitat.Carles Ribas

Se acabaron las medias tintas y las críticas veladas. Las encuestas revelan que Esquerra Republicana se ha convertido en una amenaza real para Convergència i Unió y así comienza a reflejarse en los discursos de los nacionalistas. El objetivo es evitar el sorpasso cueste lo que cueste. Mientras Artur Mas se muestra elegante con sus socios republicanos las otras voces de su partido ya practican el cuerpo a cuerpo. Ayer fue Josep Antoni Duran Lleida quien saltó a la yugular de ERC, a los que acusó de haber “arruinado” Cataluña junto a las otras fuerzas de la izquierda.

Duran apenas ha hecho campaña junto a sus socios de Convergència y ayer suspendió su agenda por una dolencia en la espalda. Sin embargo, optó por entrar a fondo en el debate a través de su blog. El democristiano advirtió a los electores soberanistas de que “ante las urnas no se puede jugar con fuego” y que “ahora toca estar al lado de los que dirigen el país, aunque por la razón que sea no nos acaben de gustar del todo”.

Dirigiéndose a los votantes nacionalistas tentados por la opción republicana Duran cuestionó la voluntad real del partido de Oriol Junqueras: “ERC dice que no suframos, que ellos ya nos ayudarán, pero al mismo tiempo no tienen ningún interés de entrar en el Gobierno”. Y por si fuera poco rompió una regla no escrita dentro de CiU que consiste en olvidar que ERC formó parte del tripartito. “El PSC, ERC e ICV arruinaron el país”, dijo para culpar a los republicanos de los recortes sociales posteriores.

Desde el Gobierno, Convergència ha optado por situar en medio de la campaña el temor al cierre de varios canales de TV3 por la reforma de la TDT que impulsa el Ministerio de Industria. Hasta ahora la defensa de la televisión autonómica era un coto casi particular de Esquerra, con lo que CiU también podrá presumir ahora de haber evitado el cierre de estos canales. De hecho, Homs admitió ayer que espera que la situación se desencalle “en las próximas horas”.

Ante la invectiva de Duran Lleida, el presidente de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, hizo oídos sordos. Incluso lamentó su baja durante la campaña. “Nos enfrentamos a dificultades nuevas y del todo inesperados, como por ejemplo que nuestros mejores socios en las campañas electorales, Duran Lleida y Pere Navarro, llevan diez días callados. No sé si porque no quieren decir nada o porque no se lo dejan decir”, dijo Junqueras en un acto en Cornellà. El republicano tiró de sorna celebró que las invectivas de Duran son votos que recaen directamente en el saco de ERC: “Estábamos acostumbrados a hacer campañas donde casi no hacía falta que la hiciéramos porque ellos dos nos la hacían entera. Y ahora nos encontramos en que sí que la tenemos que hacer”. Los republicanos pugnan por ganar a CiU aunque insisten en defender su “lealtad” al Gobierno catalán ante el temor que una victoria de los republicanos provoque la ira de Duran y genere dudas en el proceso soberanista.

Duran es una figura de crítica recurrente en los mítines de ERC. Habitualmente sin citarlo por el nombre, son frecuentes las burlas a la propuesta de tercera vía que abandera: “No la soñamos ni en delirios. Me temo que la tercera vía que algunos sueñan es un bla bla bla para entretenerse, para ver si alguien pone un raíl. Es una vía que lo que quiere es llevar a Cataluña hacia una vía muerta”, dijo ayer el candidato europeo, Josep Maria Terricabras. El filósofo también se encargó de remarcar las divisiones en CiU: “Somos los que defendemos siempre, sin fisuras ni rendijas, el derecho a decidir, y queremos acompañar al pueblo de Cataluña hacia la independencia”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Más allá de la batalla entre CiU y ERC el Partido Popular sigue poniendo a Artur Mas en el centro de su campaña. Su secretaria general, María Dolores Cospedal, acusó ayer al presidente catalán “crear odio”, “mentir” y ser “irresponsable" al decir que España no ayuda a Cataluña.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_