Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco menores agredidos cuando asistían a la ‘Trobada pel valencià’ en Benirredrà

Los socialistas acusan a simpatizantes del Grup de Acció Valencianista (GAV), que inauguraban una sede en Gandia

La batalla de Valencia, alentada por grupúsculos de extrema derecha con el concurso de dirigentes de la extinta Unión de Centro Democrático (UCD), dividió como nunca a los valencianos durante la transición política. Muchos años después, todavía hay quien quiere mantener viva esa división. Los herederos de la UCD, ahora PP, predican y practican el anticatalanismo con el único objetivo de amarrar votos ante unas elecciones que se les presentan cuesta arriba por primera vez en 21 años. La sociedad, como revelan todas las encuestas, incluidas las que realiza Presidencia de la Generalitat, está en otras cosas más importantes, como la crisis económica. Pero de la hoguera que se encendió desde mediados de la década de los 70 hasta primeros de los 90 del siglo pasado aún quedan rescoldos. Un sector de la extrema derecha, cobijada tras una presunta defensa del valencianismo, todavía cree en la dialéctica de los puños como método para amedrentar a quienes asisten a actos reivindicativos de la enseñanza en valenciano.

El pasado sábado, cinco jóvenes, todos ellos menores de edad salvo uno, fueron agredidos por un grupo de personas (entre 10 y 15, según las fuentes) pertenecientes al Grup d’Acció Valencianista (GAV). Los hechos se produjeron en el municipio de Gandia junto a una rotonda que da acceso a la localidad de Benirredrà donde se celebraba una Trobada per l’Ensenyament del Valencià. Según manifestó un de los agredidos al periódico Levante-EMV, “íbamos a ver la trobada cuando nos cruzamos a pie con un grupo de personas que salían de la manifestación del GAV y, en ese momento, sin mediar palabra, nos pegaron”. Dos jóvenes tuvieron que ser atendidos en el hospital de la capital de La Safor, uno con una contusión en la cabeza y otro con una herida cortante en la cara.

La alcaldesa de Benirredrà, la socialista Loles Cardona, cuestionó, a través de un comunicado, la idoneidad de celebrar en un mismo día la Trobada d’Escoles y la inauguración de la sede del GAV. "La Trobada", dijo, "es un acto festivo y familiar, que se ha celebrado con normalidad y que ha concentrado en nuestro municipio a más de 10.000 personas por la educación y el valenciano de más de 70 colegios y entidades". "En todo momento", aseguró Cardona, "hemos intentado mantener la calma y garantizar que la Trobada se desarrollara con normalidad como así ha sucedido”. La alcaldesa lamentó que estos incidentes tuvieran lugar en un día que “debía ser festivo para todos y de carácter familiar”.

La ejecutiva del PSPV de la comarca de La Safor se mostró más contundente en su valoración de los hechos y acusó directamente al GAV de querer reventar la Trobada. En una nota, los socialistas criticaron las actitudes “irrespetuosas e intolerantes de unos radicales de la ultraderecha que no van a poder hacer callar la voz de más de 10.000 personas que respaldan una educación pública, de calidad y en valenciano”. La secretaria general de los socialistas de La Safor, Teresa Reig, lamentó que la Delegación del Gobierno autorizara “una manifestación fascista delante de una actividad para escolares, con el mismo horario y el mismo lugar". “El PP", dijo Reig, "ha demostrado que no está preocupado ni trabaja por la educación y los intereses de los ciudadanos, sino por la polémica y la violencia”.

El PP de Gandia, por su parte, condenó las agresiones sufridas por los jóvenes asegurando que “nunca pueden ser justificadas en un Estado democrático”. Los populares han mostrado su “total apoyo” a los jóvenes agredidos y a sus familias. El PP gandiense ha insistido en su condena a “cualquier agresión, física o verbal, venga de donde venga y afecte a quien afecte”.