Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pan con chocolate para luchar contra el cáncer de ovario

En Cataluña se diagnostican unos 300 casos anuales de los 3.300 que se detectan en toda España.

Beatriz Valdivia ultimaba una reunión de trabajo en Berlín cuando una incipiente inflamación de abdomen se cruzó en los preparativos de su viaje. En 48 horas, pasó de estar organizando su agenda en Alemania a decidir el tratamiento adecuado para combatir un cáncer de ovarios. Su ginecólogo le había diagnosticado un tumor “bastante extendido” en la zona y los pronósticos no eran muy halagüeños. Casi cuatro meses después, con una ligera hipersensibilidad en las piernas, sin tacones y poco pelo, Beatriz abandera la lucha para combatir el cáncer de ovario, una enfermedad apenas conocida, que afecta a unas 3.300 mujeres cada año en España -300 en Cataluña.

La mujer ha apoyado, con su testimonio y su presencia, la presentación de una campaña de visibilización de la enfermedad que ha puesto en marcha el Hospital de la Vall d’Hebron. Con la colaboración de los pasteleros Daniel Jordá y Oriol Balaguer, la Unidad de Ginecología Oncológica del centro hospitalario han puesto a la venta unas 1.500 piezas creativas de pan con chocolate para dar a conocer la enfermedad. Los dulces se pondrán a la venta el 8 de mayo, coincidiendo con el Día Mundial del Cáncer de Ovario, al precio simbólico de un euro.

“De repente te encuentras pensando que te vas a morir y no estás preparada para afrontarlo”, confiesa Beatriz. Tras fuertes sesiones de quimioterapia con un tratamiento experimental, la mujer aguarda, optimista, la operación que sus médicos han previsto el próximo lunes para extirparle, al fin, el tumor y “limpiar la zona, para que no quede ninguna célula mala”. Aunque inicialmente el 50% de las pacientes responden de forma favorable al tratamiento de cirugía y quimioterapia, el 70% de los tumores son recurrentes y la supervivencia, al cabo de cinco años, es del 30%. “Yo no pienso en el mañana. Quiero vivir al día y que lo que yo haga sirva, aparte de para ayudarme a mí, para las otras mujeres que vengan”, apostilla.

Sólo en la Unidad de Ginecología Oncológica del Servicio de Ginecología del Hospital Universitario Vall d'Hebron se diagnostican unos 40 casos de cáncer de ovario al año, la mayoría en estado avanzado, ya que se trata de una patología que prácticamente no tiene sintomatología. El tumor representa entre el 4 y 5 % de todos los cánceres en la mujer, es el sexto más frecuente, la quinta causa de muerte por cáncer y la segunda causa de muerte por cáncer ginecológico después del tumor de cérvix, según han explicado los especialistas. Un 40 % de las pacientes afectadas son mayores de 65 años, con una mayor incidencia a partir de los 75 años, aunque las mujeres más jóvenes tampoco están exentas de padecerlo.

La Asociación de Afectados por Cáncer de Ovario (Asaco), ha insistido en que la sintomatología, aunque común y usual a otras patologías que nada tienen que ver con el tumor, puede ayudar a prevenir la detección tardía. Así, desde la asociación de afectados, advierten de que si una mujer padece, por primera vez y durante dos o tres semanas seguidas, un compendio de síntomas como son “hinchazón abdominal, dolor pélvico o abdominal, frecuente necesidad de orinar, estreñimiento y diarrea, sensación de plenitud continua, pérdida de apetito y cansancio excesivo”, es recomendable que acuda a su médico para descartar la enfermedad.