Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJA avala la licencia del centro Nevada, tras ocho años de parón

El promotor del proyecto de Armilla ya derribó la parte a la que le obligó un juzgado de lo penal

Obras paralizadas del centro comercial Nevada, en Armilla. Ampliar foto
Obras paralizadas del centro comercial Nevada, en Armilla.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) da un paso más para la apertura del centro comercial Nevada, en Armilla (Granada). El alto tribunal avala la licencia de obras que fue concedida en 2005 por el Ayuntamiento y que el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo 1 de Granada ordenó revisar de oficio en 2009. Para el TSJA, esa revisión no es ni “justificable ni amparable” ante los tribunales.

En su sentencia, la sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJA rechaza el recurso de la Junta de Andalucía y recrimina al Gobierno autonómico que consintiera que la licencia del Ayuntamiento de Armilla saliese adelante al dejar concluir los plazos ordinarios de impugnación. “La falta de la oportuna impugnación permitió la consolidación de una determinada normativa urbanística (…) y la materialización en gran medida de una licencia cuya nulidad ulterior determinaría importantes consecuencias para el Ayuntamiento de Armilla”, arguye el texto.

Eso podría haberse evitado con las acciones de impugnación previstas en el ordenamiento jurídico, añade la resolución, que revoca la de 2009 que obligaba a esa revisión para aclarar el “presunto exceso” en la ocupación máxima del solar, altura y edificabilidad conforme a lo previsto en la normativa urbanística aplicable.

El centro comercial Nevada lleva más ocho años de embrollo judicial y, según los magistrados, han sido decisiones en otros ámbitos las que han “salvaguardado” los intereses públicos. La promotora del centro comercial tuvo ya que demoler casi 1.500 metros cuadrados del edificio por orden del Juzgado de lo Penal 3, que los declaró ilegales.

Por este centro, que en su día iba a ser el más grande de Andalucía, fueron condenados a cárcel el entonces alcalde de Armilla José Antonio Morales Cara (PSOE), el exedil de Urbanismo Gabriel Cañavate, el promotor del centro Tomás Olivo y los cuatro ediles que votaron a favor de la licencia.

Además de demoler los metros a los que le condenó el Juzgado de lo Penal, Olivo accedió a derruir otros 2.500 a los que se comprometió con el Ayuntamiento de Armilla. Las obras de todo ese proceso acabaron en verano.

El que fue criticado por ser un “leviatán de hierro y cemento” en plena Vega, según el juez instructor del caso, continúa hoy sin abrir sus puertas. Se paralizó por primera vez en 2006 y en 2007 de forma total, con excepción de unas obras de seguridad posteriores. El centro, que se proyectó a mitad de la década de los noventa, prevé albergar unas 250 empresas. Pero eso será cuando finalicen las obras y pueda abrir sus puertas.