Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

CC OO pide la nulidad del informe de la Cámara de Cuentas sobre formación

El sindicato señala que el documento fue aprobado sin la obligada audiencia a los agentes sociales perceptores de las subvenciones

CC OO ha pedido que sea declarado nulo el informe de la Cámara de Cuentas de Andalucía sobre las ayudas a la formación profesional para el empleo porque fue aprobado sin la obligada audiencia a los agentes sociales perceptores de las subvenciones. El sindicato pide en un recurso a la Cámara de Cuentas que decrete la nulidad de dicho informe y lo retrotaiga al momento de dar copia a CC OO y otros agentes sociales para hacer alegaciones y aportar pruebas, tal como obliga la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas.

En enero pasado, el órgano fiscalizador presentó su informe sobre las subvenciones del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) en el 2009 y el 2010, según el cual el 89% de las ayudas se dieron sin “concurrencia competitiva”, además de presentar deficiencias de control interno y una mayoría de los fondos se destinó a gastos corrientes, en un caso que ahora investigan la Fiscalía Superior de Andalucía y la policía. El abogado de CC OO, Miguel Conde, afirma en su recurso que “todos los informes de auditoría están sometidos al principio de contradicción”, por lo que se debe dar oportunidad de pronunciarse tanto a la entidad fiscalizada como a “todas aquellas que aparezcan en el informe, a las que se haya analizado de alguna forma su actuación”, según la ley que regula el Tribunal de Cuentas estatal.

El sindicato niega que sus actividades hayan sido subcontratadas

CC OO rebate las 38 irregularidades señaladas y critica el “colapso administrativo y atraso en la fiscalización de expedientes” que se produjo en la Junta por el traspaso de estas competencias a Educación. Critica que la Cámara de Cuentas plantee como “incorrecciones” las modificaciones en los cursos y prácticas, cuando la realidad es que es necesario dar “respuesta inmediata” a las exigencias del mercado de trabajo y por ello “lo censurable no debe ser la existencia de mecanismos de adecuación, sino su no existencia”.

CC OO niega que sus actividades hayan sido subcontratadas, aunque recuerda que la ley lo permite hasta en un 50%, y afirma que “en ningún caso” ha superado “con un proveedor el 20% del total del plan". También aporta copia de haber entregado todos sus certificados contables “en tiempo y forma”. Sobre la acusación sobre el “elevado coste del material didáctico”, indica que “no hay normativa al respecto”.

Conde manifiesta que “no es cierto” que el Servicio Andaluz de Empleo no haya realizado visitas de seguimiento a sus cursos y asevera que “en todos sus cursos” se hacen cuestionarios de evaluación, en contra de lo afirmado por el órgano fiscalizador. Sobre la acusación de haber presentado peticiones de modificación de los programas fuera de plazo, CC OO asegura que “siempre lo ha hecho dentro del plazo de ejecución de la subvención”, niega que sus solicitudes estén “insuficientemente fundamentadas” y rechaza que sus cursos hayan empezado con retraso.

El sindicato niega haber utilizado facturas de programas anteriores y atribuye los dos casos recogidos por la Cámara de Cuentas a un error de las personas que las estampillaron "al coger mecánicamente un tampón". El recurso dice que la propia Cámara de Cuentas, en su informe, comete el mismo error "en cuestiones incluso de mayor importancia" pues cita una Orden Reguladora anterior a la que debe aplicar, por lo que el letrado del sindicato asegura que "en ambos casos se trata de anécdotas muy humanas".