Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Centenares de estudiantes se manifiestan en Barcelona en contra de los recortes

La protesta culmina dos días de huelga de alumnos, que se ha notado notablemente en Secundaria y nada en las Universidades

Estudiantes manifestándose en el centro de Barcelona.
Estudiantes manifestándose en el centro de Barcelona.

Unos 1.500 estudiantes, según recuento de este diario, se han manifestado este mediodía por el centro de Barcelona en contra de los recortes en el sector educativo (por el aumento de las ratios y el retraso en el nombramiento de profesores sustitutos), de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (por “recentralizadora” y su trato al catalán) y de la Ley de Educación de Cataluña (por el reciente decreto de plantillas). Los alumnos –principalmente de Secundaria, pero también de ciclos formativos y Universidad- han marchado a partir de las 12 del mediodía desde plaza Universidad pidiendo la dimisión del ministro de Educación, José Ignacio Wert, y gritando consignas contra el presidente catalán, Artur Mas, y la consejera de Enseñanza, Irene Rigau. La manifestación ha finalizado casi dos horas más tarde en plaza Sant Jaume sin incidentes.

A gritos de ‘Queremos becas y no hipotecas’, ‘Sí que hay dinero, lo tienen los banqueros’, los estudiantes han denunciado los efectos que están teniendo los recortes. Roc, que estudia primero de Bachillerato en el instituto Icaria de Barcelona, se queja de que los sustitutos tardan en llegar quince días. “Esos días o no vas a clase o te ponen un profesor de guardia, pero no haces nada. Y eso cuando están en Bachillerato pensando en la Selectividad te preocupa”, explica el joven. Sus compañeros también se quejan del hacinamiento en las aulas. Este año son 35 en clase, cuando hace dos años éramos 28. “Con tanta gente cuesta más concentrarse”, se queja Júlia. “Hay días que tenemos que traer sillas de otras clases y como soy el último de la lista me tengo que esperar a que todos se sienten y tener suerte de encontrar sitio”, añade Pau.

De las ratios también se quejan los estudiantes del instituto concertado Sant Gabriel, de Sant Adrià del Besòs. Miriam, que cursa segundo de Bachillerato explica que son casi 40 en clase, cuando en la ESO hace dos años eran 32. Pero esta joven admite que también ha asistido a la manifestación porque le preocupa el futuro. “Estamos en un momento decisivo pero las posibilidades para el año que viene son muy negras”, tercia la alumna, que quiere estudiar Periodismo, esperando que las elevadas tasas no sean un obstáculo.

En los institutos el seguimiento del paro ha llegado al 58% de media

Vestidos con harapos y ataviados con fardos, un grupo de estudiantes del Instituto del Teatro se declaran “exiliados” porque sus estudios superiores no son reconocidos como un grado universitario. “Son cuatro años de estudios, con créditos como en la Universidad, pero para ser reconocidos como una licenciatura tenemos que hacer un máster, que es carísimo”, se queja José Luís que se ha plantado en la manifestación con una nariz de payaso y cargando la funda de una guitarra. También denuncian que la matrícula de sus estudios se han casi doblado -de los 1.600 euros el año pasado a los 2.500 euros del curso actual- y de la falta de material por los recortes.

La manifestación es el punto culminante de 48 horas de huelga convocada por el Sindicato de Estudiantes que finaliza hoy. Los organizadores cifran en el 90% el seguimiento de la huelga en las aulas y la han calificado de “gran éxito”. El Departamento de Enseñanza lo calcula en un 58% de media (un 40% ayer) con puntas de cerca del 76% en Barcelona, el Baix Llobregat y las Tierras del Ebro. En las universidades, el seguimiento ha sido inapreciable.

La protesta se enmarca en la “semana de lucha” organizada por los principales sindicatos de profesorado que tendrá su punto y final en otra manifestación conjunta el sábado por la tarde en Barcelona. El portavoz de este sindicato, Borja Latorre, ha avisado “que no pararán hasta que Wert dimita y vuelva a las cavernas del franquismo”.