Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

53 detenidos en el desalojo del Vicerrectorado de la Complutense

La policía ha desalojado el edificio a petición de la dirección de la universidad

El rector: "Las condiciones de inseguridad e insalubridad no permitían trabajar"

Los estudiantes encerrados defienden que acordaron oponer solo resistencia "pacífica"

Un grupo de alumnos ha quemado contenedores y levantado barricadas por la huelga

Disturbios este martes en la Complutense.

Un total de 53 personas han sido detenidas este miércoles en el desalojo de un encierro en el Vicerrectorado de la Universidad Complutense de Madrid, según fuentes de la Jefatura Superior de Policía. La mitad son estudiantes y, el resto, okupas y miembros de grupúsculos de extrema izquierda, según estas mismas fuentes. La dirección de la universidad había requerido a la policía que desalojara el edificio, que llevaba ocupado varios días por estudiantes en protesta por la nueva política de becas del ministro Wert, que ha endurecido los requisitos académicos para acceder a las ayudas. El desalojo ha coincidido con el inicio de la huelga estudiantil contra la LOMCE, de 48 horas y con un seguimiento desigual en la primera jornada. Un grupo de manifestantes ha levantado sobre las siete de la mañana barricadas y quemado contenedores ante el inmueble.

El rector de la Complutense, José Carrillo, defiende que tomó la decisión de pedir esta mañana a la policía el desalojo porque la ocupación del Vicerrectorado (que llevaba ya una semana) acabó por impedir el trabajo de los 130 empleados. "Ayer recibimos un informe del comité de riesgos laborales que decía que el edificio estaba en unas condiciones de inseguridad e insalubridad que no permitían trabajar. Había superpoblación, unos cuatro perros, bombonas de butano, humo de cigarros...Con ese informe en la mano yo no podía autorizar a nadie a entrar en el edificio". La Universidad decidió ayer, por tanto, que los empleados del Vicerrectorado no accedieran al inmueble, que es además un lugar "sensible" del campus, en palabras del rector, "porque en los despachos hay información de los estudiantes protegida por la Ley de Protección de Datos".

"La negociación con los estudiantes encerrados se ha roto esta mañana cuando los vicerrectores han encontrado las puertas de sus despachos cerradas con cadenas", afirma el rector. "Ya no podíamos garantizar la seguridad de los datos de los estudiantes y no hemos tenido más remedio que solicitar el desalojo". El máximo responsable de la Complutense apunta que no le consta que todos los encerrados fueran miembros de la universidad, y que se está procediendo a la evaluación de daños del inmueble. Hay al menos una puerta rota, cristales y pinturas en las paredes, añade.

Seguimiento desigual del primer día de paro

El seguimiento de la huelga convocada por el Sindicato de Estudiantes, que se prolonga también mañana, ha sido desigual.

Según el Ministerio de Educación no ha llegado al 20%, mientras que el Sindicato de Estudiantes lo eleva al 90%. En Andalucía ha secundado el paro un 72% de los alumnos de secundaria, según la consejería de Educación. En Cataluña, la media en institutos ha alcanzado el 40%, según la Generalitat, y apenas se ha notado en la universidad.

El resto de comunidades no ha ofrecido datos oficiales. Tampoco las universidades han facilitado datos centralizados.

Los estudiantes que han estado encerrados reconocen que tenían bombonas de butano. "Eran para cocinar, pero cocinábamos fuera del edificio", asegura Riansares, estudiante de medicina de 18 años, que con la esterilla en la mano cuenta que el número de asistentes oscilaba, y que había días que eran solo un par de decenas, pero que anoche eran unas 200 personas. Ella no ha sido detenida porque salió por la mañana con otro grupo de compañeros a un piquete informativo por la huelga. "Hemos visto llegar a la policía, eran más de 100, han avanzado en columna impidiendo que nadie de los que estábamos fuera se acercara". En el desalojo sus compañeros no han opuesto resistencia violenta, sostiene, "porque en la asamblea de ayer se dejó claro que solo haríamos resistencia pacífica".

"Pero lo de que estábamos en condiciones de insalubridad no es cierto porque limpiábamos todos los días", apunta otra de las jóvenes que ha participado en el encierro, que prefiere no revelar su nombre y que reconoce que no es estudiante de la universidad, que está en paro y ha ido "a apoyar". "Hemos tenido una organización sorprendente, ejemplar", afirma. El grupo de jóvenes llevaba desde el pasado miércoles ocupando el edificio del Vicerrectorado en protesta por "la falta de becas y la subida de tasas"."Hoy hemos cerrado las puertas porque eso es una okupación normal y corriente", defiende Laura, estudiante de 18 años y también participante en el encierro.

"Okupa las becas", se puede leer en una de las numerosas pintadas de la pared del inmueble. Una gran pancarta recibe a la salida del metro de Ciudad Universitaria: "600.000 alumnos sin beca", dice.

Un grupo de profesores y administrativos de la universidad ha firmado un escrito contra el desalojo. Una de las profesoras firmantes, Ángeles Díez (doctora en Ciencias Políticas y profesora de Sociología) ha calificado la actuación de Carrillo como "lamentable", ya que el encierro era "pacífico" y sus reivindicaciones, "legítimas", informa EFE.

El Sindicato de Estudiantes ha exigido la "inmediata puesta en libertad de los detenidos". "No es ninguna casualidad que precisamente el día de la huelga hayan ordenado el desalojo", se queja Ana García, su secretaria general. "Es completamente escandaloso y parte de la campaña del Gobierno de deslegetimar las movilizaciones pacíficas, como con las marchas de la dignidad", sostiene.

Los 53 detenidos en el Vicerrectorado, que están acusados de los delitos de daños y usurpación (al ocupar un edificio público), han sido trasladados en varios furgones a la Brigada Provincial de Información, en el distrito madrileño de Moratalaz. Fuentes policiales explicaron que serán puestos en libertad con cargos. El primer detenido (y que sumaría 54) ha sido arrestado esta mañana cuando se han producido altercados en la avenida Complutense. Los alborotadores han colocado palés y contenedores en medio de la vía, que han incendiado. Está acusado de atentado contra agente de la autoridad, resistencia y desórdenes públicos, según fuentes policiales. 

En el campus de Vicálvaro de la Universidad Rey Juan Carlos también se han registrado algunos incidentes en el marco de las protestas convocadas por plataformas estudiantiles, que han generado la quema de varios contenedores y el zarandeo de una profesora por parte de un grupo de manifestantes, informa EP.

Los alumnos han ido a la huelga, que prosigue también mañana, convocados por el Sindicato de Estudiantes, contra la reforma educativa, el cambio en el sistema de becas —que ha endurecido los requisitos académicos para acceder a las ayudas— y el alza de las tasas universitarias —de un 20% de media en dos cursos—. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información