Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Sevilla exige un plan especial para rehabilitar las Atarazanas

Según los expertos, la figura solo es necesaria si se aumenta la edificabilidad de un BIC

Interior de las Reales Atarazanas de Sevilla. Ampliar foto
Interior de las Reales Atarazanas de Sevilla.

El delegado de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, Maximiliano Vílchez, considera "necesario" un plan especial para la rehabilitación de las Reales Atarazanas ya que se trata de "una zona delicada y además un bien protegido con más de 800 años de antigüedad”. Aunque, según los expertos consultados, el plan especial solo es necesario en los casos en los que la intervención en un Bien de Interés Cultural (BIC) suponga un aumento de su edificabilidad, supuesto que no se contempla en la restauración de las Atarazanas. El monumento del siglo XIII, con 7.200 metros cuadrados en pleno centro de Sevilla, iba a convertirse en un Caixaforum, proyecto de Guillermo Vázquez Consuegra que se truncó cuando CaixaBank absorbió a Banca Cívica y con ella a la Torre Pelli, en donde finalmente ubicará su centro cultural.

Hace un año la entidad bancaria y la Junta, propietaria de las Atarazanas, acordaron una compensación de 10 millones de euros para la rehabilitación del monumento y una aportación de 200.000 euros anuales para su funcionamiento. Sin embargo, la Consejería de Cultura no ha presentado aún el nuevo, y necesariamente más modesto, proyecto la restauración del conjunto.

Mientras que Vílchez, quien está exigiendo la aplicación de una figura sin conocer el proyecto definitivo que presentará la Junta, insiste en la necesidad de un plan especial. Esta figura requiere un periodo de exposición pública del proyecto al que los ciudadanos pueden presentar alegaciones, contestar esas preguntas y la redacción del proyecto final. Un proceso que podría retrasar el inicio de la obra más de un año y que, según los expertos, no es necesario, ya que se trata de una figura de menor rango que el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU).

"El plan especial no es un elemento de protección del patrimonio, sino un instrumento que se utiliza cuando la intervención en un BIC conlleva la ampliación de su superficie y puede afectar al entorno del edificio", asevera el especialista. Sin embargo, el responsable de Urbanismo afirma que no pide "nada del otro mundo, sino lo mismo que pidió el PSOE en su anterior mandato entendiendo que es necesario un plan especial para dicho proyecto”, comenta en referencia al proyecto del Caixaforum, en el que sí crecía la edificabilidad, y para el que la Gerencia de Urbanismo del gobierno socialista pidió un plan especial. “No entendemos porque la Junta sigue en sus trece y no se une a una petición que ya solicitaron sus compañeros en 2011”, añade Vilchez.