Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas: “Hablar con Rajoy sin tratar la consulta sería de zombis”

El líder catalán asegura que el presidente le niega el diálogo

El presidente toma distancia con el referéndum de Crimea: “Hay muchas diferencias con Cataluña”

El presidente de la Generalitat, Artur Mas.
El presidente de la Generalitat, Artur Mas. EFE

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha explicado que hace “unos cuantos meses” que no habla con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ni por teléfono ni en persona. Y ello porque, según Mas, Rajoy no ha respondido a sus demandas: “Le he hecho llegar algunos mensajes a través de determinadas personas para decirle que estoy disponible para ir a verlo. Y todas las respuestas que he recibido es que no hace falta”. Rajoy se ha mostrado siempre abierto al diálogo, pero circunscrito a una condición: el rechazo a la consulta es innegociable. Y Mas quiere hablar principalmente del referéndum, como ha dejado claro esta mañana: “Hablar con Rajoy sin tratar la consulta sería una reunión entre zombis, nos correrían a gorrazos”, ha expresado Mas en una entrevista en Rac-1.

La voluntad del Gobierno catalán de lograr el aval internacional de la consulta soberanista se ha topado esta semana con un obstáculo de grandes dificultades: el contundente rechazo de la comunidad internacional al referéndum de autodeterminación de la región ucraniana de Crimea para anexionarse a Rusia, en pleno conflicto entre ambos países. Por ello esta mañana Mas se ha esforzado en buscar diferencias entre Crimea y Cataluña y en subrayar que su voluntad es hacer un referéndum pactado con el Gobierno español. Si no hay diálogo, ha sentenciado el presidente catalán, es porque el Ejecutivo del PP no quiere.

El presidente catalán ha insistido: “Hay grandes diferencias entre Crimea y Cataluña, es obvio. El gobierno de Crimea no está legitimado en las urnas, y por lo que se ve en las imágenes hay coacción, con militares paseando por las calles. Ahí no hay un escenario claro de democracia y libertad, y en Cataluña, sí”, ha comparado Mas, que ha aprovechado el escenario catalán para barrer para casa. “Entre Crimea y Cataluña no hay nada que ver. Y desgraciadamente, entre España y el Reino Unido tampoco. Hay otro tema que no es Crimea, que es Escocia: se pueden de acuerdo para votar y en España no nos dejan”, ha protestado Mas. El líder catalán ha hecho oídos sordos al rechazo contundente de Estados Unidos y la Unión Europea al referéndum en Crimea. Según la percepción de Mas, las negativas a Cataluña no son tan explícitas como las escuchadas al respecto de la región ucraniana.

El líder catalán insiste en que quiere hacer la consulta legal (hoy ha sugerido que puedan votar los mayores de 16 años) y que, de no lograrlo, convocará elecciones plebiscitarias. Mas ha sido muy cauto en dar detalles sobre la consulta, y ha sugerido que la Generalitat tiene un grupo de trabajo permanente dedicado a prepararla.

Mas confiaba en hacer de las elecciones europeas un proceso electoral centrado en la demanda de una consulta en Cataluña. Una voluntad aguada por el rechazo de ERC a configurar una lista conjunta con CiU para los comicios. La negativa de Oriol Junqueras, aliado de Mas, ha sentado mal al presidente catalán, que ha dejado claro su malestar sin abrir una grieta en las relaciones con ERC: “Prefiero morderme la lengua”, ha dicho el presidente. Mas insiste ahora en reclamar un acuerdo para que todos los partidos que apoyan la consulta consensuen un punto en común en su programa electoral: el líder catalán ha pedido abandonar “la obsesión estética” y “la política de corto recorrido” para lograrlo. Más contundente ha sido para ningunear las balanzas fiscales presentadas por el presidente extremeño, José Antonio Monago, centradas en asegurar que la comunidad ha sido perjudicada a favor de Cataluña: “La ignorancia es muy atrevida”.