Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toda la oposición rechaza el proyecto de Uriarte para el nuevo currículum

El Gobierno debate su propuesta con los agentes de la comunidad educativa

La consejera Cristina Uriarte (a la derecha) este miércoles en Vitoria.
La consejera Cristina Uriarte (a la derecha) este miércoles en Vitoria.

Educación ha dado este miércoles por cerrada la primera fase de su estrategia Heziberri 2020, la propuesta para modificar el currículum vasco y avanzar hacia la creación a largo plazo de una nueva ley de Educación.

El departamento que encabeza Cristina Uriarte ha presentado por la mañana a los agentes educativos el documento marco que fija las bases para los decretos curriculares que ya se están preparando. El texto ha incorporado parte de las más de 500 alegaciones de los agentes educativos, con borradores marcados por la polémica política debido a sus referencias a “Euskal Herria”.

Suplido este concepto por la “existencia de un agregado lingüístico y cultural propio, de un espacio denominado País Vasco”, el documento pide respeto hacia una cultura vasca en un contexto en el que llegan “algunas culturas con una fuerte tendencia homogeneizadora y uniformizadora”.

La consejería prevé tener el borrador de los decretos antes del verano, contrastarlos y cerrarlos a finales de octubre con la idea de que entre diciembre y enero próximos puedan ser aprobados de cara al curso 2015-2016.

El nuevo currículum cumplirá con la ley Wert, pero buscará ir más allá con el fin de “mejorar” y “defender” el sistema vasco. Es lo que ha respondido Uriarte, al ser preguntada sobre si Heziberri es una herramienta contra la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Esta semana ha sido rotunda y lo ha negado. En octubre, dijo que la iniciativa busca “dar una respuesta” al rechazo a la ley.

Los borradores de los decretos curriculares estarán listos para verano

Uriarte no ha logrado blindar el respaldo de los agentes educativos, con los que ha pretendido sellar por la mañana el documento antes de acudir al Parlamento. Los agentes han pedido tiempo para analizar el texto, pero la “receptividad ha sido buena y no hace falta una firma oficial”, ha dicho la consejera. “Ella quería el visto bueno y no puede ser así, con prisas”, resaltan personas presentes en una de las citas.

Ante los medios ha asegurado haber recogido todas las reclamaciones de los representantes de la escuela pública, pero el escrito de 82 páginas no ensalza esta red como aquellos pedían. Por la tarde, la propuesta ha recibido en el Parlamento la crítica de la oposición por diversos motivos: EH Bildu, porque no ha logrado el “acuerdo” educativo y por no recoger “dónde tiene que estar la escuela pública”, además de no servir para frenar la ley Wert; el PSE, por ser una “pérdida de tiempo” y un “compendio de extractos de un manual de hace años”, y el PP, porque intenta un “contraplan” ante la LOMCE con “generalidades y lugares comunes”. UPyD no participó en la comisión, pero también rechaza el proyecto.

“¿Si no hay nada nuevo? Sí, sí hay, hay continuidad”, ha tratado de aclarar Xabier Garagorri, asesor del departamento para el proceso de Heziberri 2020 y responsable del proyecto impulsado por el que fuera consejero Tontxu Campos. El plan habla de competencias y de plurilingüismo. Ante los partidos, Uriarte ha asegurado buscar el máximo consenso y su participación. Tras ser preguntada por los medios si frenaría su aprobación si PSE y PP rechazan los decretos, ha aclarado que si cuenta con la comunidad educativa, seguirá adelante.