Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Un escándalo europeo

Once millones de pisos vacíos, entre ellos 3,4 millones en España, que encabeza el ranking, 450.000 en Cataluña

Por las calles del barrio veo a diario hombres con carritos cargados de chatarra que luego llevarán quién sabe dónde, ya que el solar de Poblenou donde se concentraban centenares de ellos está inutilizado tras su desalojo policial este otoño. Me pregunto dónde viven ahora, dónde duermen, dónde comen. Miro hacia otro lado, alzo la vista y me topo con ventanas polvorientas. No se trata de casas nuevas sin vender sino de viviendas antiguas cerradas a cal y canto, propiedad de los urbanotenientes que proliferan en el Eixample. Esta mañana enlazo sin transición unos y otros, los chatarreros y los pisos cerrados, dos indicios de la ciudad de hoy. En mi cabeza bulle una noticia que me ha dejado traspuesta: 11 millones de pisos en Europa están vacíos.

Los datos, publicados por el diario británico The Guardian, se refieren a los estados que se tienen a sí mismos por más europeos. No me imagino la cantidad si, por orden de mayor a menor número de casas vacías, además de España, Francia, Italia, Alemania, Portugal, Reino Unido, Irlanda y Grecia, se contabilizaran todos los demás estados que forman la Unión. E incluso los que no y que son también Europa, pongamos que Ucrania la contáramos. Uno de los fantasmas que recorre el continente es la falta de hogar. Por las migraciones, por el desarraigo, la quiebra o la estafa. De ahí que finalmente se esté planteando en Bruselas un problema que hasta ahora parecía específico de nuestra burbuja inmobiliaria. Quien ha puesto el tema sobre la mesa es una organización que se ocupa de personas sin hogar, de homeless, sin techo, sans-abri, que asegura: "Con sólo la mitad de pisos vacíos actuales se terminaría con el sinhogarismo." En cifras oficiales las personas a la intemperie en la Unión son 4,1 millones, pero en el crudo recuento de esta organización son más.

España encabeza el ranking de pisos cerrados, 3'4 millones. Siguen Francia (2'4), Italia (2-2'7), Alemania (1,8), Portugal (735.000), Reino Unido (700.000), Irlanda (400.000) y Grecia (300.000). No hay más datos europeos. Pero sí de Estados Unidos (4'1 millones) que, en proporción de habitantes, engrandece la cifra española. Los datos españoles salen del último censo publicado, de 2011. La cifra representa el 14% de las propiedades, y supone un diez% más que hace diez años, cuando la crisis estaba por comenzar. Ahora que según Rajoy ha terminado, a ver qué se hace con esto.

Un sin techo ya no es un mendigo, puede ser cualquiera atrapado en una hipoteca

Un sin techo ya no es un mendigo, puede ser cualquiera atrapado en una hipoteca. El informe publicado por el diario británico coincide con el quinto aniversario de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Sin esta organización cívica, el número de gentes sin hogar sería aún mayor. No sorprende que Ada Colau como su cabeza visible esté recibiendo reconocimientos internacionales, pues el problema de la vivienda está llegando a extremos llamativos. Freek Spinnewijn, director de FEANTSA, federación europea de organizaciones que trabajan con los sin techo, advierte que cada vez hay más en Europa y que la única manera de encarar el futuro es que los gobiernos saquen al mercado las casas vacías.

En Cataluña se está empezando. Gracias a la decidida respuesta de los afectados por las hipotecas bancarias, son ya setenta y cinco los ayuntamientos que multarán a los bancos que se han quedado pisos y no los ponen ni a la venta ni en alquiler. Es una corriente que ha hecho implicarse de palabra al Ayuntamiento de Barcelona y al propio Govern. Terrassa es en esto pionera, tiene 5.000 pisos vacíos en manos de la banca.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los datos sobre los pisos vacíos en Cataluña y en Barcelona varían tanto según las fuentes, que no sé si por las mismas razones es ajustada la cifra española o se queda corta. En Barcelona oscilan, dicen, entre 20.000 y 150.000. ¿Cómo puede haber tanta diferencia en la estimación? ¿Nadie los cuenta ni los puede contar? Más creíble es la cifra de 80.000, que de vez en cuando aparece en los papeles de expertos de fiar desde al menos cinco años. Cifra que, a su vez, qué casualidad, es la que da el conseller Vila da para toda Cataluña. Pero la Plataforma per al Dret a l'Habitatge Digne estima que son 450.000, de los cuales unos 120.000 están en manos de la banca. Tal y como van las cosas, las diversas plataformas ofrecen más confianza y con sus cifras me quedo.

Hay que investigar, por más dificultades que pase el periodismo y la política. The Guardian reporta en la misma noticia (“El escándalo de la Europa de los 11 millones de hogares vacíos”) una de sus propias investigaciones, muy reciente: la tercera parte de las mansiones del barrio más caro de Londres está vacía y a punto de derrumbe, en la llamada Billionaires Row. La especulación y la corruptela siguen. Mientras tanto, aquí, gentes que saben mucho de los problemas de la vivienda y de los sin techo han dejado la Administración y la banca para trabajar en Cáritas y organizaciones similares. El descrédito institucional es tanto que la política se está reinventando.

Mercè Ibars es escritora.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS