Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Contenedores de aire

Numerosos equipamientos municipales permanecen durante años cerrados o infrautilizados en la capital, con edificios, museos y teatros que languidecen a la espera de un uso

En 2001 se sacaron las dependencias municipales que albergaba el antiguo Mercado de Frutas de Legazpi. Ampliar foto
En 2001 se sacaron las dependencias municipales que albergaba el antiguo Mercado de Frutas de Legazpi.

Persianas bajadas, carteles de propaganda y alguna pintada en la fachada; y desconchones, muchas hojas secas y una solitaria lata de cerveza abandonada en las escaleras de entrada. Esta la imagen del enorme edificio construido 1926 por Luis Bellido y González y que ocupa 2.700 metros cuadrados en la esquina entre Alberto Aguilera y Vallehermoso. Allí, cuatro hombres abren la verja a media mañana de un nevado lunes de febrero.

—Perdonen, ¿qué hay ahí dentro? ¿Hay un almacén o algo?

—No, no hay nada, está abandonado.

La lenta aventura del nuevo Conde Duque

El patio del Conde Duque, en el centro de Madrid.
El patio del Conde Duque, en el centro de Madrid.

El nuevo Conde Duque estaba destinado a ser, a partir de junio de 2011, una referencia cultural que funcionaría de día y de noche. “Después de más de dos años, se puede asegurar que el centro es más invisible que nunca [...] Sus salas de exposiciones suelen estar vacías y todavía estamos esperando que abra el Museo de Arte Contemporáneo”, escribe Paco Díaz, de ACiBU. El Consistorio dice que el museo está a la espera “de unas obras de adecuación”.

—Y entonces, ¿dónde van?

—Somos operarios del Canal [de Isabel II]; hay una avería.

Aparcado por la crisis el proyecto de instalar allí la Casa de Portugal (un centro de promoción cultural, diplomática y económica del país luso), el edificio, propiedad municipal, sigue languideciendo después de más de cuatro años cerrado. Está a la espera, explica el Ayuntamiento de Madrid en una nota, de “operadores privados que estén interesados en su explotación mediante concesión”. Pero, claro, en el actual contexto económico...

Ni mercado ni intercambiador ni centro comercial en Legazpi

Antiguo Mercado de Frutas de Legazpi.
Antiguo Mercado de Frutas de Legazpi.

Los 24.000 metros cuadrados del Mercado de Frutas de Legazpi dejaron de funcionar como tal a mediados de los ochenta, y se convirtieron en un cajón desastre que acogió oficinas sindicales o del Samur o el almacén de la Villa (un inmenso trastero municipal). En 2001, todo se trasladó para hacer un complejo cultural que nunca fue. Y tampoco han sido ninguno de los proyectos que se han ido amontonado: la sede de la Gerencia de Urbanismo, dos torres de apartamentos y oficinas, un intercambiador, centro comercial... Ahora, el Ayuntamiento quiere vender una parte de la parcela y, con el dinero, adecuar otra parte como oficinas municipales.

La crisis ha obligado al Consistorio (que tiene una deuda de 7.050 millones de euros) a dejar aparcados muchos proyectos, pero eso no significa que estén olvidados, aseguran fuentes municipales. De hecho, añaden, muchos ya están otra vez en marcha y, algunos, con fecha de puesta en funcionamiento. Sin embargo, oposición y asociaciones de vecinos creen que lo que también ha quedado al descubierto es una escasa planificación y visión de conjunto que ha guiado la creación de dotaciones durante la época de bonanza, a juzgar por la cantidad de edificios e instalaciones municipales que hoy permanecen vacías o muy infrautilizadas en la capital. Hay de todo: museos, bibliotecas, centros deportivos, oficinas, locales, teatros, antiguos mercados, algún solar... La Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad (ACiBU) los llamó en un reciente artículo en su web “contenedores de aire”; espacios que, pasados meses y años, no terminan de albergar las promesas del Consistorio, con la consiguiente frustración vecinal.

El texto habla de las proyectadas escuelas de música e infantil en las instalaciones de las Escuelas Pías de San Antón, en la calle de la Farmacia, entre Chueca y Tribunal; la primera, asegura el Ayuntamiento, abrirá el próximo curso; la segunda, cuando haya dinero. También hablaba de muchos de los espacios vacíos del remozado Conde Duque; el futuro centro de arte contemporáneo está a la espera de unas obras. “Nosotros reclamamos las dotaciones necesarias para el barrio y muchas veces nos contestan que en el centro es muy caro el espacio. Pero ahí están esas instalaciones vacías, y es el Ayuntamiento el que tiene la responsabilidad de dotarlas de contenido”, dice Paco Díaz, de ACiBU, autor del texto sobre los contenedores.

Díaz va repasando en voz alta solo los de su barrio —la oficina municipal en la plaza de Santa María Soledad Torres Acosta, el solar entre San Vicente Ferrer y San Bernardo— y protesta, con bastantes dosis de hartazgo, por las idas y venidas de promesas mezcladas con cambalaches que le parecen absurdos. Por ejemplo, el de venta de un local del Ayuntamiento en la calle del Divino Pastor de 307 metros cuadrados por 380.000 euros, mientras poco antes acondicionaba por 327.000 un local en la Corredera Baja de San Pablo para instalar el Centro de Innovación CIBALL: un espacio de apoyo a proyectos innovadores que hoy ya está cerrado.

Escuelas Pías a medio gas

Instalaciones de las Escuelas Pías de San Antón.
Instalaciones de las Escuelas Pías de San Antón.

“El complejo de las Escuelas Pías de Hortaleza abrió a principios de 2012. Tenía que albergar, además del polideportivo y un centro de día, dos escuelas, una infantil y otra de música. Han pasado casi dos años y no sabemos nada de cuándo se pondrán en marcha estas dotaciones prometidas”, escribe Paco Díaz, de ACIBU. La de música está en camino (para el próximo curso, dice el Consistorio); la infantil, está a la espera de "disponibilidad presupuestaria". 

“No hay. Y, cuando hay, no se aprovecha o se desvía para otras cosas”, añade Vicente Pérez Quintana, que coordinó el año pasado un extenso trabajo de aportaciones de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) a la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad. A la falta de suelo en algunas ocasiones se contrapone en otras esos “escandalosos” contenedores vacíos, dice. Y, tal vez sea la crisis, pero Pérez Quintana le añade “falta de coordinación dentro de una administración y entre administraciones” y la rigidez en los usos de las instalaciones. “Tal vez en un barrio hace falta hoy un colegio, pero dentro de 10 años no, o hace falta uno más pequeño, pero es muy difícil cambiarlo”.

Aunque fuentes municipales aseguran que “la mayoría de los equipamientos no abiertos corresponden a servicios que pueden considerarse duplicados con la Comunidad de Madrid” y que la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local aclarará las competencias de unos y otros, Pérez Quintana insiste en la necesidad de más flexibilidad de usos y espacios polivalentes en un contexto general de déficits de dotaciones deportivas y culturales. Déficit que muchas veces es fruto de la falta de equilibrio entre barrios y dentro de estos.

Por ejemplo, en el caso del centro de la ciudad, Paco Díaz, de ACiBU, habla de falta de bibliotecas y de espacios ajardinados. Por eso, cuando en una reunión el Consistorio les planteó colocar una sala de exposiciones en el lugar que pronto dejarán libres los prefabricados provisionales del mercado de Barceló (las instalaciones definitivas están a punto de abrirse) a Díaz se le encendió la sangre y escribió su artículo de los contenedores de aire. Estaba pensando en las instalaciones culturales medio vacías del Conde Duque, o las del Museo de Historia, justo al lado, en la calle de Fuencarral, en obras y a medio gas desde 2002.

Una década de obras en el Museo de Historia de Madrid

Una de las nuevas salas del Museo de Historia de Madrid.
Una de las nuevas salas del Museo de Historia de Madrid.

El edificio del antiguo Hospicio, en la calle de Fuencarral, junto a la plaza de Barceló, que alberga el museo de Historia de Madrid, está en obras desde 2002. En este tiempo, se ha mantenido, por épocas, solo parcialmente abierto o completamente cerrado. Hoy, está abierta la planta sótano, con algunos cuadros, planos y maquetas del Madrid antiguo. “Su apertura está prevista para el segundo semestre de 2014”, dice el Consistorio.

—No se puede subir, está cerrado—, dice el celador una lluviosa mañana de un martes de febrero.

—Y, ¿cuándo abre?

—A finales de año.

En el sótano del Museo de la Ciudad, un profesor explica a un grupo de alumnos de ESO detalles del Madrid de los siglos XVII y XVIII frente a una enorme maqueta de la ciudad. Les habla, por ejemplo, de la Casa de la Carnicería, en la plaza Mayor, que servía de almacén general de carnes de la capital. Hoy, ese edificio (de 1631) sigue existiendo, pero está en desuso.

—Ahí había oficinas del Ayuntamiento, pero está cerrado—, explica el camarero de un restaurante vecino.

—¿Desde hace mucho?

—Lo menos cinco años, y me quedo corto; de ahí para arriba.

Exactamente, son seis. En 2008, el Ayuntamiento sacó la sede de la Junta Municipal de Distrito de Centro con la intención de ofrecer el edificio a un hotel de lujo. Problemas de permisos y, quizá, de falta de atractivo empresarial, han frustrado la operación hasta hoy. La intención municipal es: “Licitar una concesión demanial para la implantación de usos hoteleros. Previamente se construirá un parque de bomberos con traslado del parque que está en la calle Imperial”. En los últimos años, UPyD ha denunciado el estado “lamentable” en el que se encuentra este inmueble, Bien de Interés Cultural.

“No hay un proyecto de ciudad, se hacen las cosas para salir del paso”, se queja la concejal de IU en el Ayuntamiento Milagros Hernández. La edil se centra ahora en los espacios culturales, que probablemente merecen un capítulo aparte en esta historia. “Los centros culturales se están utilizando al 50%. De los anfiteatros al aire libre no se está usando ninguno”, añade. Algunos ejemplos: el centro de Interpretación del Manzanares, construido en 2010 por 2,3 millones de euros entre el Paseo de La Chopera y el río, muy cerca del Matadero —frustrado el proyecto inicial por falta de presupuesto, el Ayuntamiento estudia ahora fórmulas para que el centro, una vez abierto, consiga autofinanciarse—; el Teatro de Madrid, especializado en espectáculo de danza, en la Vaguada, cerrado en 2011 —el Consistorio “estudiando las condiciones para su reapertura a medio plazo”—; o el teatro infantil Daoíz y Velarde, cuyas obras se aprobaron en 2006 con un presupuesto de 12 millones de euros y que, hoy, terminado, permanece vacío, lo cual denunció recientemente el Grupo Municipal Socialista. En este caso, el Ayuntamiento tendrá muy en cuenta, mientras estudia posibles fórmulas de gestión, “el acuerdo adoptado el pasado septiembre por el pleno de la Junta Municipal de Retiro, que propone habilitar algunos de los espacios del centro como salas de ensayo a disposición de los vecinos”.

Hernández, de IU, insiste en este caso en que hay que cambiar la gestión cultural e ir hacia un modelo en el que participen mucho más las asociaciones, algo por lo que también han apostado desde el PSOE. Y también lo creen los vecinos. Pero advierten contra los peligros de proyectos como el del Campo de la Cebada, en La Latina, cuya gestión fue cedida a los vecinos después de una obra que se quedó a medias: en 2009, se tiró el polideportivo con piscina cubierta de la plaza con la intención, no cumplida, de remozar tanto esta instalación como el mercado; pero solo hubo dinero para tirarla. “Desde luego, es mejor que lo usen los vecinos a que esté vacío, pero eso no puede servir de excusa al Ayuntamiento para tapar el desaguisado de tirar una instalación municipal y dejarla vacía”, dice Hernández. E insiste Díaz, de ACiBU: “Es el Ayuntamiento es el que tiene la responsabilidad de dotar de contenido las infraestructuras”.

Los planes del Ayuntamiento

La siguiente es la contestación que ha dado el Ayuntamiento sobre la situación de cada uno de los espacios en desuso por los que ha preguntado EL PAÍS: 

1.- Escuelas Pías de San Antón. Escuela de Música: Está prevista su apertura y puesta en funcionamiento para el próximo curso, a partir del mes de octubre del presente año. Escuela Infantil: Pendiente de disponibilidad presupuestaria.

2.- En el nuevo Conde Duque. Museo de Arte Contemporáneo: La reapertura de este centro está pendiente de la ejecución de unas obras de adecuación de los espacios expositivos.

3.- Museo de Historia de Madrid. C/ Fuencarral. Su apertura está prevista para el segundo semestre de 2014.

4.- Biblioteca junto a la plaza de Barceló. La obra de la instalación, que se está realizando desde el Área de Urbanismo, no está entregada aún. En cualquier caso, la Dirección General de Bibliotecas y Archivos tiene previsto en su presupuesto de este año partidas para la adquisición del mobiliario y los fondos bibliográficos.

5.- Sala de Exposiciones. C/ Mejía Lequerica, 21. El distrito se encarga del mantenimiento y conservación del edificio de la calle de Mejía Lequerica, 21. Del aula de teatro y la sala de exposiciones se encarga el Área de Familia, Servicios Sociales y Participación Ciudadana. Y de la escuela infantil, además del manteniendo, depende de la Junta el contrato de gestión.

6.- Antiguo Mercado de Legazpi. Adscrito al Área de Gobierno Economía, Hacienda y Administración Pública. Pendiente de que se obtenga la parcela terciaria mediante operación urbanistica. Se pretende realizar una operación en colaboración con el sector privado que posibilite su adecuación como oficinas municipales para la implantación de trabajadores municipales que en la actualidad están ocupando edificios en alquiler, financiándose la operación con la parcela terciaria que está incluida en el complejo Legazpi.

7.- Casa de la Carnicería. Plaza Mayor. Pendiente de licitar una concesión demanial para la implantación de usos hoteleros. Previamente se construirá un Parque de Bomberos con traslado del Parque que en la actualidad está en la calle Imperial nº 8, a la vuelta de la Casa de la Carnicería.

8.- Casa de Portugal. En el edificio sito en calle de Alberto Aguilera. La embajada de Portugal se interesó por ese edificio para la implantación de la casa de Portugal. Se abandonó el proyecto por la restricción de usos del edificio, fundamentalmente educativos. En la actualidad se buscan operadores privados que estén interesados en su explotación mediante una concesión demanial compatible con los usos del edificio.

9.- Plaza de la Villa. Salón de Plenos y Patio de Cristales. En estos momentos se está finalizando la obra de mantenimiento realizada en el Patio de Cristales. La reapertura al público, Salón de Plenos y Patio de Cristales, junto al resto de salones, está prevista para el próximo mes de marzo. Recordar que en una parte importante de la anterior sede del Consistorio, se ha realizado una importante reforma y actualmente tiene uso de oficinas, con varias dependencias municipales allí destinadas, incluida la Sala de Comisiones en la Casa de Cisneros.

10. Centro de Interpretación del Manzanares. Junto al Matadero. El Centro de Interpretación de la Naturaleza e Historia del Río Manzanares es un proyecto diseñado por el Ayuntamiento de Madrid, por el Área de Gobierno de Urbanismo y Vivienda, y realizado en septiembre de 2010 con cargo al Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local del Gobierno de España. Como se explica en el pliego de prescripciones técnicas particulares del contrato, se trata de un espacio destinado a las actividades de interpretación y divulgación del patrimonio natural y cultural de las terrazas del río Manzanares en el parque de La Arganzuela, asentamiento tradicional de la población madrileña. Por todo ello, nos hubiese gustado haber podido poner en marcha este centro, pero no ha sido posible por falta de disponibilidad presupuestaria. Ante esta situación se han estudiado distintos planteamientos para adaptar la finalidad y los contenidos del centro a la situación actual. Entre otras opciones se ha analizado la posibilidad de que pueda albergar actividades de información, interpretaciones educativas y lúdicas en el entorno del parque y temáticas de sostenibilidad ambiental urbana; utilizarlo como espacio de proyectos de innovación transformadores de las ciudades; utilizarlo para coordinación de proyectos municipales con proyectos de iniciativas ciudadanas, y para gestión y promoción de propuestas o proyectos europeos. En este momento la viabilidad de estos y otros usos pasa por una gestión basada en la autofinanciación por los problemas que hemos indicado y, hasta ahora, no se ha encontrado una empresa interesada en realizar este tipo de actividades de forma que la futura actividad del centro se autofinancie. Sin duda esta opción encierra una mayor dificultad, pero estamos convencidos de que es más responsable en este momento y también la más respetuosa con el dinero de los madrileños.

11.- Teatro de Madrid.  En el barrio del Pilar. En estos momentos se están estudiando las condiciones para su reapertura a medio plazo.

12.- Teatro Daoíz y Velarde. Actualmente, el Área de Gobierno de las Artes, Deportes y Turismo, junto con la Junta Municipal de Retiro, está ultimando el estudio de las fórmulas de gestión posibles dentro del marco normativo vigente. Dichas fórmulas, en cualquier caso, tendrán muy presente el acuerdo adoptado el pasado mes de septiembre por el pleno de la Junta Municipal de Retiro, que propone habilitar algunos de los espacios del Centro Daoiz y Velarde como salas de ensayo a disposición de los vecinos.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram