Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las AMPAs de la concertada defienden el modelo de escuela catalana

Las familias alertan de posibles conflictos en los centros tras las últimas resoluciones judiciales

La Confederación Cristiana de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Cataluña (CCAPAC) han cargado este viernes contra los últimos autos del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) -que fija un mínimo del 25% de castellano cuando un alumno lo pide- y han salido en defensa del actual modelo de escuela catalana. Se trata de la primera manifestación conjunta de las familias de la escuela concertada cristiana, especialmente afectada por las últimas resoluciones. Y es que de los cinco colegios obligados a aplicar este porcentaje, cuatro son concertados religiosos (el quinto es público).

Las últimas sentencias del TSJC y del Supremo dejaban claro que la reclamación de más horas de castellano por parte de algunas familias no se podía solucionar con la atención individualizada, como se estaba haciendo hasta ahora. Los tribunales consideran esta vía “discriminatoria” y obligan a que toda la clase se haga en castellano, afectando así también al resto de compañeros del alumno demandante. La CCAPAC acusa a los tribunales de “injerencia” en aspectos de orden académico en centros privados que tienen una normativa propia.

A través de un comunicado, la CCAPAC expresa su “respeto hacia las opiniones y opciones de todas las familias”, pero rechaza que “el criterio de una de ellas deba prevalecer e imponerse al de todas las otras familias”. La entidad recuerda que el uso de las lenguas forma parte del proyecto educativo del centro, que en el caso de las concertadas, las familias firman y aceptan cuando matriculan a su hijo. En este sentido, la CCAPAC pide a los demandantes “que acepten el modelo pedagógico” y que planteen sus opiniones y alternativas en el marco del consejo escolar y en diálogo con el resto de familias. La Confederación también se muestra “alarmada” de las consecuencias que se puedan derivar de los autos, “que puede provocar conflictos entre las familias de los centros”.