Vocación internacional en la 080

Los modistos miran al extranjero para combatir la crisis La diseñadora cubana Isabel Toledo, que vistió a Michelle Obama, clausura hoy la pasarela

Desfile de la colección otoño-invierno 2014 de Zazo&Brull, ayer por la tarde en el centro cultural del Born
Desfile de la colección otoño-invierno 2014 de Zazo&Brull, ayer por la tarde en el centro cultural del Born ALBERT OLIVÉ (EFE)

Sobre las ruinas de la Barcelona de 1714, en una pasarela impregnada por la moda catalana más genuina, la 080 Barcelona Fashion ha llamado a las puertas del mercado internacional. A falta de que la industria empiece a saborear los brotes verdes de una recuperación económica, los modistos catalanes toman la delantera poniendo tierra de por medio y alzando la vista más allá de las fronteras españolas.

Los diseñadores independientes han tenido que renovarse para combatir los embistes de la crisis económica y la dura competencia de las grandes marcas comerciales. En la exportación encontraron la clave. “Durante la crisis, los que nos hemos salvado somos los que exportamos desde hace mucho tiempo. Esto nos ha hecho mantenernos e incluso aumentar un poco la facturación”, señala Núria Bisbal, diseñadora de la firma AldoMartins. El 80% de las ventas de la marca, que está presente en más de 1.600 puntos de venta en todo el mundo, viene del mercado internacional.

También Josep Abril, otro de los baluartes de la moda catalana y puntual a su cita en la 080, destaca el papel del mercado extranjero: “Los que funcionamos, trabajamos casi todos fuera. Europa es un buen mercado porque nos es próxima en lo cultural”.

La internacionalización ha sido la vía de escape para muchas firmas que se vieron asediadas por un sector que no levantaba cabeza. La diseñadora Sita Murt, que tuvo que cerrar ocho tiendas en 2013 y presentar un concurso voluntario de acreedores por las pérdidas acumuladas debido a la caída de ventas, ha encontrado en el Reino Unido y EE.UU los principales mercados para levantar el negocio.

“El hecho de salir fuera, de internacionalizarse, tiene que pasar siempre, tanto si hay crisis como si no. Hay que tener una visión global de la moda, sobre todo para vender. Es muy difícil salir fuera y abrir mercado en plena crisis cuando no lo has hecho antes”, reflexiona también Miriam Ponsa. La diseñadora, ya asidua a la 080, probó suerte fuera de casa desde su segunda colección, en una feria en Japón. Como Ponsa, los modistos Zazo&Brull, que desfilaron ayer por la tarde, arrancaron su periplo internacional tras participar en la International Fashion Fair de Tokio.

Empresarios rusos visitan el certamen para cerrar acuerdos comerciales
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

También el boca a boca cruza océanos y atraviesa fronteras. El pequeño atelier de la modista Natalie Capell, cobijado entre las callejuelas del Born, recibe la visita de clientas extranjeras que han oído hablar o alguien les ha comentado la existencia del pequeño taller. La modista, que ha participado por segunda vez en la 080, confecciona piezas que envía a Inglaterra, Francia, Australia y Estados Unidos. Como Capell, la diseñadora Txell Miras colabora, desde su estudio de diseño, con proyectos de autor en Australia o Egipto. “Los mercados en auge son China, los países árabes y Rusia; por ahí es por donde pasa todo”, apunta.

Pero no solo son los modistos independientes de la 080 los que han visto el filón del mercado internacional. Marcas como Custo Barcelona, que sorprendió el miércoles con una colección más sofisticada y relajando su habitual mezcla de colores imposibles, también ha visto como se resentían las ventas en el mercado español, e incluso el europeo. EE UU, América Latina y Oriente Medio son ahora su prioridad. La firma TCN es otra de las marcas que ha cruzado el charco y centra su expansión en EE.UU, paseando sus colecciones por Nueva York y Miami.

La organización del festival de moda, por su parte, ha tomado nota y ha encomendado la tarea de clausurar el certamen a una diseñadora internacional, la cubana Isabel Toledo. La modista, que ha vestido a Michelle Obama, cerrará este mediodía la edición invernal de la pasarela catalana. Además, una quincena de empresarios rusos han sido invitados a pasearse esta semana por las ruinas del Born, para palpar la moda catalana de primera mano y cerrar acuerdos con los empresarios locales.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS