Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cuadro desaparecido inquieta al PP

El Ayuntamiento ‘perdió’ una obra de Antonio de Felipe valorada en 12.000 euros

Ediles y cargos regionales discrepan sobre el destino de la pieza esfumada en Retiro

El cuadro de Antonio de Felipe desaparecido en el Ayuntamiento. Ampliar foto
El cuadro de Antonio de Felipe desaparecido en el Ayuntamiento.

La desaparición de un cuadro del artista valenciano Antonio de Felipe valorado en 12.000 euros y que ha colgado durante años en los despachos de la Junta Municipal del Distrito de Retiro ha desatado el nerviosismo en el Partido Popular madrileño, que lleva días buscándolo y cruzando llamadas entre altos cargos, incluida su presidenta, Esperanza Aguirre, para averiguar su paradero. La obra no está donde debería, en la Junta, pero ninguno de sus actuales o antiguos responsables, alguno de los cuales forma parte ahora del Gobierno regional, puede aclarar su paradero. Y el Ayuntamiento, a quien pertenece la obra, solo sabe que ha desaparecido.

La historia comienza hace casi 20 años. En septiembre de 1996, el Ayuntamiento de Madrid, entonces regido por José María Álvarez del Manzano (PP), ofreció a Antonio de Felipe exponer en la Casa de Vacas, dependiente de la Junta de Retiro. El artista, que se define como pop y cuenta con obra en el Museo Nacional de Arte Reina Sofía y el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), creó para la ocasión una serie de obras protagonizadas por vacas.

“Por entonces, al acabar una exposición, los artistas teníamos que dejar una obra para los fondos del centro. Estaba dentro de las normas; por lo general, se trataba de una obra menor”, explica De Felipe. El artista cedió al Ayuntamiento un cuadro de la fuente de Cibeles en la que había sido sustituido los dos leones que tiran del carro por vacas. Cibeles Láctea, que así bautizó la obra, es un acrílico sobre cartón de 75 x 96 centímetros valorado en 12.000 euros. “Yo se la cedí al Ayuntamiento, no a nadie en concreto. Otra cosa es en manos de quién haya acabado”, aclara el autor, que recuerda haber visto la obra colgada en el despacho del director de Casa de Vacas.

“Sí, conozco ese cuadro”, explica Francisco Javier Ramírez Caro, que fue nombrado director de Casa de Vacas en 1998 y ahora es secretario general del PP en Retiro y director del Instituto de Realojamiento e Integración Social (IRIS) de la Comunidad de Madrid. “Esa obra es de antes de mi época como director. Estuvo colgada en varios despachos de la Junta, entre ellos el mío”, señala.

El cuadro desaparecido, colgado en el despacho de González Moñux (tercera por la derecha) durante una reunión con Gallardón (tercero por la izquierda), en mayo de 2006. ampliar foto
El cuadro desaparecido, colgado en el despacho de González Moñux (tercera por la derecha) durante una reunión con Gallardón (tercero por la izquierda), en mayo de 2006.

Cuando Alberto Ruiz-Gallardón (PP) fue elegido alcalde, en mayo de 2003, puso a Elena González Moñux al frente de Retiro. “Cuando llegó la concejal, vio el cuadro y me lo pidió para ponerlo en su despacho”, cuenta Ramírez. “Y allí seguía cuando yo me fui del Ayuntamiento”, añade. Ramírez salió “a petición propia” en julio de 2005. En una fotografía distribuida por el Ayuntamiento en mayo de 2006 se puede ver el cuadro colgado junto a la mesa de reuniones aneja al despacho de la edil.

González Moñux estuvo en Retiro hasta 2007; ese año, Gallardón fue reelegido y ella pasó a Fuencarral-El Pardo (distrito en el que sigue al frente del PP). En enero de 2012 dejó el Ayuntamiento al ser nombrada viceconsejera de Justicia por Esperanza Aguirre, entonces presidenta regional.

González Moñux asegura no saber nada del cuadro. Dice que colgaba en su despacho porque allí lo colocó Ramírez; que el estilo de la obra le desagradaba; y que no se lo llevó consigo al cambiar Retiro por Fuencarral. Y añade que Ramírez es amigo personal del artista. A la viceconsejera le ha sorprendido el revuelo por el cuadro y el nerviosismo y cruce de llamadas entre altos cargos del PP madrileño. Admite que incluso le ha preguntado por la cuestión la propia Esperanza Aguirre.

Luis Asúa, el concejal que la relevó al frente de Retiro en 2007, asegura sin embargo que González Moñux se llevó el cuadro cuando se mudó a Fuencarral; que la obra salió entonces de Retiro lo pueden atestiguar, indica, varios funcionarios de la Junta. En 2011, Asúa pasó a ser concejal de Chamberí (distrito en el que ahora es presidente del PP), hasta ser nombrado, en enero de 2012, viceconsejero de Medio Ambiente; abandonó ese puesto en abril de 2013.

El cuadro ha sido buscado exhaustivamente en la Junta de Distrito de Retiro y en Casa de Vacas. Allí no está, según certifica la actual concejal, Ana Román, que tomó el testigo de Asúa en 2011. En la Junta de Fuencarral tampoco está y “nunca ha estado”, dice su edil, José Antonio González de la Rosa. Él tomó el relevo en 2012, cuando González Moñux pasó al Gobierno regional. Según cuenta, su equipo, que heredó de su predecesora, no tiene constancia de que el cuadro estuviera nunca.

La obra sigue en paradero desconocido. Y en el PP madrileño se rumia desde hace días sobre su ubicación, con distintos grados de nerviosismo. El Ayuntamiento, regido por Ana Botella (PP), aún no ha tomado cartas en el asunto de forma oficial para averiguar dónde está el cuadro, que no fue incluido en su inventario oficial, como era menester, cuando se incorporó al patrimonio municipal.