Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición rechaza de plano el borrador del plan hídrico del Júcar

José Ciscar replica que el texto contiene avances “notables” y aún se modificará

Los grupos de la oposición en las Cortes Valencianas, PSPV-PSOE, Compromís y Esquerra Unida (EU), registraron ayer una proposición no de ley que critica duramente los ejes principales del borrador del Plan Hidrológico del Júcar. En la línea de una propuesta de la plataforma Xúquer Viu, los grupos denunciaron que el borrador del plan, que debía entrar en vigor en 2009 y todavía está en fase de alegaciones hasta el 7 de febrero, "repite los errores del plan de 1998", e "incumple la directiva marco del agua".

"El plan hace un análisis erróneo y casi acientífico de la situación de la cuenca del Júcar", explicó Lluís Torró, diputado de EU. Las alegaciones están estructuradas en seis ejes principales y hacen hincapié en la sobreexplotación del acuífero de la Mancha Oriental, del que bebe el río Júcar. Además, los grupos alertan de que el borrador reabre la polémica entre los regantes del Júcar y los de Alicante a cuenta del trasvase al Vinalopó; introduce la posibilidad de "negociar con el agua", y "se pliega" a las exigencias de la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, en el reparto de recursos.

Los grupos dicen que el borrador reabre la polémica entre regantes

La portavoz de Xúquer Viu, Graciela Ferrer, destacó también la "escasa ambición ambiental" del plan, que establece unos caudales ecológicos "insuficientes". Además, los grupos advirtieron de que el plan no garantiza que el agua llegue a L'Albufera en cantidad y calidad suficiente, ya que las aportaciones proceden de aguas residuales, depuradas y sin depurar, y contienen una cantidad de fósforo que perpetúa "el grave estado de eutrofización" del lago. Xúquer Viu lamentó que el plan posponga la definición de los objetivos para abordar la recuperación del parque natural a 2021 o 2027.

Entre las objeciones principales al borrador del plan, la oposición resaltó el problema de abastecimiento de La Ribera Alta y Baja. Los grupos exigieron que se facilite a las poblaciones afectadas agua "lo más natural posible". El plan no aborda medidas suficientes para combatir el exceso de nitratos, procedentes de la agricultura, y ninguna en cuanto a pesticidas. La oposición rechazó asimismo que el plan "asigne y reserve volúmenes de recursos hídricos muy por encima de la media de los existentes en los últimos 30 años", lo que "llevará a un agravamiento de los conflictos entre usuarios" e "incrementará las presiones" sobre unos recursos de por sí escasos para tantas demandas.

Ciscar negó que la negociación en torno al plan del Júcar acabe en nuevas cesiones a Castilla-La Mancha

"Una vez más, Fabra se ha plegado a los intereses de Cospedal dejando de lado los intereses de los valencianos e intentando reabrir, por intereses electorales, una nueva guerra del agua entre valencianos y entre comarcas como aquella del Agua para todos", ha criticado el socialista Francesc Signes. "El PP ha perpetuado la sobreexplotación fuera del territorio y el PP valenciano no ha hecho nada por remediarlo", abundó el diputado de Compromís Juan Ponce.

El vicepresidente del Consell, José Ciscar, replicó que el plan "contiene notables avances" para la Comunidad Valenciana. El también consejero de Agricultura y Agua aseguró que se consensuarán con los regantes las alegaciones al plan. "Entre todos vamos a intentar mejorar al máximo un plan de cuenca que es muy complicado por la diversidad de territorio que acoge". Ciscar negó que la negociación en torno al plan del Júcar acabe en nuevas cesiones a Castilla-La Mancha y defendió que en el caso del trasvase Tajo-Segura se mostró que María Dolores de Cospedal tiene "sentido de Estado" para llegar a acuerdo "en una materia nada fácil, como el agua".