Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP se abstendrá en la votación para pedir la consulta al Congreso

La formación quiere convocar el referéndum sin permiso del Gobierno

La votación en el Parlament para pedir al Congreso que ceda a Cataluña la competencia para convocar referendos  va perdiendo efectivos. La propuesta para encontrar encaje legal a la consulta, que se debatirá este jueves, no contará con los tres diputados de la Candidatura d'Unitat Popular. El partido independentista, que forma parte de los grupos que pactaron la pregunta de la consulta, considera que Cataluña no debe pedir permiso para la votación. "Madrid no es nadie para impedir que los catalanes hagamos una consulta para decidir el futuro de nuestro país", ha explicado el diputado Quim Arrufat, que ha subrayado que la formación "está totalmente a favor" del referéndum.

La CUP ya ha comunicado al resto de fuerzas que apoyan la consulta (CiU, Esquerra e Iniciativa) su posición. El partido cree que, con la iniciativa para llevar la votación al Congreso, los partidos ponen "un riesgo" sobre la consulta, ya que el Gobierno puede demorar el debate: "Si el PP fuese inteligente podría admitirla a trámite y luego dilatar el proceso de debate y votación durante varios años", ha dicho Arrufat, si bien ha asegurado comprender la posición de CiU, ERC e ICV: "Entendemos que las fuerzas constitucionalistas que han gobernado en las instituciones autonómicas quieran agotar todas las vías legales, pero este no es nuestro caso, que ni siquiera estamos de acuerdo con la Constitución española".

CiU, ERC e ICV aludirán a la Carta Magna para pedir la potestad de convocar un referéndum, al amparo del artículo 150.2, de transferencia de competencias, La votación en el Parlament será la que menos apoyos recabará en la cámara catalana de todo el proceso de la consulta, ya que previsiblemente votarán a favor 84 diputados. Son menos de los 85 que apoyaron la declaración soberanista de enero de 2013 (la CUP en esa ocasión dividió sus votos, dos diputados se abstuvieron y uno votó a favor- y lejos de los 107 parlamentarios que votaron la propuesta de resolución del PSC que reclamaba una consulta pactada. Los socialistas se han desmarcado de todo el proceso de la consulta y la única incertidumbre para este jueves es si todo el grupo parlamentario seguirá las directrices del primer secretario Pere Navarro, que apuesta por rechazar la propuesta.